“Amarillo”, una tragedia política, la traición, el poder y la lucha de clases. Teatro CELCIT

0

_mg_7527

“Amarillo”

“Desconfíen del amarillo: 

es el oro donde confluyen todas las ambiciones innobles.”

 

 

Amarillo”, de Carlos Somigliana, con adaptación y dirección de Facundo Ramírez se presenta en el Teatro CELCIT todos los domingos a las 16 con las actuaciones de Patricia Becker, Gustavo Chantada, Manuel Fernández Othacehe, Pablo Finamore, Matías Garnica, Luciano Linardi, Mario Mahler, Manuel Martínez Sobrado, Mario Petrosini, Facundo Ramírez, Luciana Ulrich, Manuel Vignau.

En la Roma antigua, un joven patricio, Cayo Graco, decide honrar la memoria de su hermano asesinado levantando las banderas de su lucha.

Resignando su entorno familiar, se presenta a elecciones como candidato a tribuno en favor del pueblo, y al ser elegido, lleva adelante una profunda reforma política que incluye la concesión del voto para todos sus habitantes, un nuevo poder judicial representado en partes iguales por ciudadanos y por nobles y la implementación de la reforma agraria.

Pero a medida que consigue que se aprueben las leyes que favorecen al pueblo, sus políticas son resistidas por los poderes que se oponían a su implementación: la nobleza romana comienza a ver en Cayo Graco a su peor enemigo.

La tragedia política se desata y el enfrentamiento es inevitable. Víctima de un golpe de Estado, Cayo Graco no puede escapar a su trágico destino que, al igual que al de su hermano, finalmente le costará la vida.

Sobre la obra

Concebida por Carlos Somigliana como una tragedia política, la obra es una amarga reflexión sobre la traición, el poder, la reforma agraria y la lucha de clases. “Amarillo” conjuga a través del lirismo de sus versos, un universo en el que conviven las relaciones humanas, el amor, la violencia y la contradicción entre el deber y el ser.

A pesar de estar ambientada en la Roma antigua (año 123 a.C ) la acción de la obra aborda problemas de una gran actualidad.

En primer lugar, problemas económicos y sociales y, en segundo lugar, problemas de orden psicológicos.

A través de su protagonista, el joven Cayo Graco (prototipo del anti-héroe revolucionario), se exponen los planos donde chocan la necesidad de llevar adelante un proceso de reforma política en beneficio de los más vulnerables sin perder la pureza, y la angustia de tener que resignarlo todo en un plano personal y familiar.

Amarillo tiene como paratexto a las “Vidas paralelas” de Plutarco, en el sentido que se propone extraer en profundidad el carácter moral del personaje antes de adentrarse finalmente en la narración de los acontecimientos políticos de la época.

Como tragedia, “Amarillo” le rinde a su vez un homenaje a las tragedias escritas por W. Shakespeare: las citas a “Ricardo III”, “Macbeth” y “Hamlet” ponen de manifiesto la admiración de Carlos Somigliana por la obra del genial “Bardo de Avon”.

En la adaptación que realicé del material escrito, desarrollé con textos de otros personajes de la obra el personaje de Lucio Septimuleio: suerte de asesino a sueldo que reflexiona sobre el pasado y el futuro como si alcanzara a ver en forma simultanea las dos caras de Jano Bifronte (Dios de las puertas, los comienzos y los finales) en otro guiño del autor, ésta vez, a la mitología romana.

De este modo el personaje se transforma en una suerte de presentador de cada acto que conoce y devela poco a poco el desenlace argumental de la obra a los espectadores, trayendo el mundo trágico a una contemporaneidad más emparentada con el teatro de Bertolt Brecht.

Ese acercamiento me permitió llevar el lenguaje escrito a un castellano neutro, despojándolo del modo antiguo (“vosotros”, “tenéis”, etc.) más conservando de la escritura original su vuelo poético y sin perjudicar su estructura dramática.

“Amarillo” funciona hoy como un relato que nos obliga a reflexionar sobre la trágica historia de una humanidad que intenta conseguir, a través de la justicia, su verdadera libertad.

(Conceptos tomados del prólogo de Araceli Arreche para la edición impresa por la Editorial Biblos, más palabras del director de la versión 2017, Facundo Ramírez)

37


 

Compartir.

Sobre el autor

Comentarios cerrados.