“Apenas el fin del mundo” de Jean Luc Lagarce en una impecable dirección de Florencea Fernández

0

lagarce-11Se presenta los viernes a las 20.30, en la sala Portón de Sánchez, con una creciente respuesta de público, la obra del dramaturgo francés Jean Luc Lagarce, “Apenas el fin del mundo” con una muy acertada dirección de Florencea Fernández y la destacada actuación protagónica de Santiago Cirio.

 

Por Roberto Famá Hernández

Miembro de la Asoc. Arg. de Invest. y Crítica Teatral

lagarce-autorJean Luc Lagarce (1957-1995), es hoy uno de los dramaturgos mejor catalogados en Francia, sus obras se han traducido a 20 idiomas y aquí, en Argentina, sus textos son ya material de estudio en muchas de las escuelas de actuación o talleres de dramaturgia. Rubén Szchumacher, es quien más se ha acercado a su obra con “Reglas de urbanidad en la sociedad contemporánea”  en 2011, atraído – según declaró – por las formas distintas en que siempre Lagarce ha trabajado lo teatral.

“Apenas el fin del mundo”  es una obra con mucho de autobiográfico; a Lagarce, que abandona a su familia para acudir a la Facultad de Filosofía y a los cursos del conservatorio teatral en otra ciudad, el tema del retorno lo obsesiona y en “Apenas el fin del mundo”  es la idea eje. Cuando Lagarce escribe esta obra en 1990, hacía dos años que había descubierto que era seropositivo y sabía que, irremediablemente,  su vida se acababa.

Louis, un hombre joven, escritor, víctima de una enfermedad terminal, regresa a un hogar que él presiente que es incapaz de recibirlo y de brindarle consuelo. Se reencontrará con su madre, su hermana Suzanne, su hermano Antoine y la mujer de este, Catherine ¿Es posible el regreso a algún pasado? ¿Hay un hogar, o apenas un lugar? Más que la distancia, lo ha separado el silencio de años. ¿Hay espacio para el diálogo, o son apenas soliloquios cargados de reproches dichos a la espalda del otro?

En “Apenas el fin del mundo” los diálogos se vuelven sobre sí mismos: ¿Quién habla en verdad?   ¿Lo dice o lo imagina?  ¿Alguien puede oír?  Los deseos, los conflictos, las intrigas, se pliegan más en las palabras y en los silencios que en las acciones, mientras lo gestual queda minimizado a su mínima expresión de sentido.

lagarce-1Florencea Fernández acierta cuando juega el complejo contraste dramático de “Apenas el fin del mundo” entre la incomunicación insalvable de un absurdo de Ionesco y la apatía existencial de una obra de Chejov, donde la trama se entreteje en palabras y la acción se reduce al mínimo. Acierta también en el manejo de la atención del espectador, la dirige hacia donde quiere a través de luces y sombras y acciones simultáneas a más de un frente, aprovechando plenamente el aporte de Sofía Cobás Alé que suma, y mucho, a ese equilibrado manejo del espacio y a la creación de un adentro y un afuera que agobia o distiende, con un diseño de luces inteligente y una escenografía impecable.

Un gran trabajo de todo el elenco que debe sostener monólogos intensos, de alto contenido dramático y al tiempo acciones de mínima o nula expresión corporal. A Santiago Cirio le toca el rol protagónico y debe iniciar y cerrar la obra con dos monólogos nada fáciles; en el primero debe poner a la platea en situación y en el último debe alcanzar la más alta intensidad emocional para cerrar todo lo hecho. Cirio sale airoso del desafió y nos demuestra que es un muy buen actor, al que habrá que seguir con atención en todo lo que haga.

Luego de la función hablamos brevemente con la joven directora de “Apenas el fin del mundo” y esto nos decía Florencea Fernández:

Se ha discutido mucho si la obra de Jean Luc Lagarce es o no autorreferencial, luego de ver tu propuesta yo estoy convencido que si no lo es debería serlo. ¿Cuál es tu mirada al respecto?

Lo investigué bastante y creo que la voz del autor no está puesta sólo en el personaje de Louis sino que está puesta también en su hermano y en todos los personajes. Lagarce cuando era chico debe sufrir la muerte de un hermano y es una ausencia que tiene que llenar y pasa a ocupar un rol que no le pertenece.

Colocás un triciclo, viejo y roto en escena y es un poco el símbolo de eso que acabas de decir; el triciclo es una referencia a esa niñez.

Sí, es de Louis. Yo creo que todos se construyen a partir de la ausencia de él. En especial los personajes de los hermanos y la madre es la que carga con todo eso con lo que no ha podido a partir de la ausencia de él; ella siente la responsabilidad de no haber manejado las cosas de cierto modo, generando cierta responsabilidad a los que se quedan, la hermana menor se hace cargo de quedarse ahí, de no irse y no dejar a la madre, mientras el hermano del medio asume el rol del “hombre de la casa”

Sí, porque hay una ausencia de la figura paterna. No está ni se lo nombra.

Sí, no lo dice el texto, pero nosotros jugamos la hipótesis que Louis se marcha a los pocos meses de la muerte del padre, pero es una hipótesis de trabajo.

Respecto al manejo del espacio de tu puesta, te cuento que en los primeros minutos me pareció que había un error, que estabas jugando con la escenografía y el manejo del espacio al revés, pero pronto me di cuenta que no, que me sorprendiste, porque optaste por una manera nada convencional pero efectiva del manejo del espacio y del foco de atención, ¿cómo lo pensaste?

Lo fui trabajando en conjunto con la escenógrafa y lo fui descubriendo a través del trabajo con los actores, empezamos a jugar, a probar, a ver y soy como una espectadora ansiosa, así que como son textos intensos y cada personaje tiene monólogos extensos, quería hacer una puesta donde haya puntos de fuga para poder descansar la atención y por eso están los cinco personajes todo el tiempo en escena.

¿Qué tiempo de trabajo te llevó desde el primer contacto con el texto hasta el estreno?

El texto lo comencé a trabajar en enero del 2016, empezamos a ensayar en mayo del 2016, fueron ensayos muy intensos grupales, luego hicimos ensayos individuales con cada actor y en octubre hicimos tres funciones en la EMAD y retomamos las funciones aquí en febrero y seguimos porque por suerte el público nos acompaña.

lagarce-22Le recomiendo que no deje pasar la oportunidad de ver esta propuesta; Lagarce es un autor con una teatralidad diferente y la propuesta de Florencea Fernández es inteligente, arriesgada, de formas distintas bien trabajadas que lo harán disfrutar. La cita es los viernes a las 20.30 en Portón de Sánchez.

 

EL PORTON DE SANCHEZ

Sánchez de Bustamante 1034 (CABA)

Teléfonos: 4863-2848

Entrada: $ 200,00 / $ 150,00 – Viernes – 20:30 hs – Hasta el 05/05/2017

 

Compartir.

Sobre el autor

Comentarios cerrados.