ARTE CHICANO: Arte y Activismo. Insurgencia cultural

0

chicanoLos murales chicanos  que se encuentran en las calles de Los Ángeles,  son un reclamo de identidad, buscan empoderar a sus comunidades y desafían las normas culturales dominantes.

(chicano/a denominan a todo aquel ciudadano/a estadounidense con ascendencia mexicana)

 

Los murales de Chicanos en la mayor área de Los Ángeles, son muchas veces el blanco de la censura y la destrucción por odio racial. Han sido disputados, desafiados, censurados e incluso destruidos pero desde los años 60 siguen ahí.

Durante los años sesenta y setenta, los murales se convirtieron en una forma esencial de respuesta artística y voz pública para el Movimiento Chicano, en un momento en que otros canales de comunicación eran limitados para la comunidad mexicano-americana.

La visión alternativa del empoderamiento de la comunidad que estas obras presentaron podría ser transformadora para algunos y profundamente inquietante para los demás. Es que los chicanos hicieron frente a una extrema opresión racial, social y política en el que, en definitiva, era y es su propio país.

El Arte Chicano se desarrolló mayormente acompañando la explosión del movimiento de derechos civiles en los Estados Unidos. Eran tiempos en que la comunidad chicana no tenia derechos. En la escuela los estudiantes latinos no podrían hablar español y si hablaban una palabra de español, había un castigo para ellos. Ocurrió que varias organizaciones y diversos movimientos se unieron para lograr un objetivo común: la búsqueda de la igualdad para los chicanos en los EEUU, coincidiendo con otras luchas similares de los afroamericanos, los filipinos, los indios nativos de EEUU que buscaban también la liberación social.

Si bien su mayor influencia artística se manifestó mediante el muralismo, como legítimos herederos de los grandes muralistas mexicanos, también se expresó en la poesía, el teatro y la música.

Aún hoy el arte chicano representa una  insurgencia militante centrada en la identidad y el empoderamiento cultural y, obviamente, hay colores vibrantes y murales con temas de México y mucha de la música es mexicana y la comida también en gran medida lo es, porque los chicanos, ahora lejos de verse humillados recatan con orgullo su pertenencia cultural.

 

Compartir.

Sobre el autor

Comentarios cerrados.