Autómatas o sujetos

0

automatasLa Compañía INSPIRA CIRCO presenta

AUTÓMATAS

de Facundo Pennesi

 

* Escribe: María Eugenia Zapata

Calificación: Muy Buena

Si bien el origen del teatro físico es muy antiguo, a partir del siglo XX cobra mayor fuerza como rama del teatro contemporáneo.  Autómatas se inscribe en esta clasificación sumándose a las propuestas que, con mayor frecuencia, se nutren de distintas disciplinas y manifestaciones artísticas que se combinan entre sí, originando una pieza polifacética, única y ecléctica.

La simpleza escenográfica se apoya en el soporte audiovisual, con un fuerte protagonismo de la iluminación y la música- siempre con base electrónica y minimalista- que alterna entre el sonido de un bombo y el zapateo percutido por los mismos actores, así como un delicado piano o la melodía de un tango más bien urbano.

Por su parte, el lenguaje tiene anclaje en lo físico, sustentado por los exquisitos bailarines cuya expresión corporal emerge con fuerza, sosteniendo el drama: cómo ser uno mismo, encontrar la propia identidad y sobreponerse a la monotonía y la alienación de la vida en la gran ciudad. Además de apartar la indiferencia y establecer la resiliencia como camino para abrazar la vida desde la libertad.

Cuerpos que se funden, despersonalizados, se comprimen, se chocan; seres que se miran sin verse, uniformados y clasificados por su rol social; siendo parte de un sistema que los mantiene automatizados, presos de la repetición de patrones que los alejan, cada vez más, de su propio ser y de sus más profundos anhelos.

Y sin embargo, todo puede ser diferente si sólo uno de los sujetos se detiene a cuestionar (y cuestionarse). La masa crítica necesaria para la transformación siempre inicia en la toma de conciencia de uno.

En la propuesta de Facundo Pennesi, el protagonista activa el interruptor y comienza una lucha interna, pero también hacia afuera, con sus semejantes. Quienes se resisten a hacer algo distinto y, a pesar de su propio ahogo, intentan “recuperar” y forzar el cauce de aquél que ha comenzado a moverse diferente.

La danza, como lenguaje universal, prevalece sobre el texto- más característico del teatro occidental tradicional- y la acción de estos magníficos intérpretes colma la escena, confiriéndole múltiples sentidos que apelan al espectador. El clima que se genera es muy íntimo y toca las fibras más sensibles del ser humano.

Adicionalmente, las artes circenses, como las acrobacias aéreas en tela, las piruetas y juegos de equilibrio, conceden un plus de atractivo y éxtasis por la habilidad de esos cuerpos ligeros y dúctiles que se arrojan por el aire encontrando, cada vez, el autodominio y el control sellados por la estética y la elegancia.

Se trata de una oportunidad para dejarse llevar por la trama y las cavilaciones del protagonista, permitiéndose una pausa y, tal vez, un nuevo reinicio de la propia mirada acerca de la vida contemporánea. Entre la rutina y el correr de los días, sienta bien un descanso que refresque el alma. Y, si lo concede, podrá notar también que toda toma de conciencia merece y necesita de una pausa.

Intérpretes: Alejandro Bruno, Martin Godoy, Fabio Viceconte, Mariano Frias, Santiago Piñón, Gabriel Ferradas, Nahuel Lozano, Sebastian Reinoso, Nicolas Mazzotta, Facundo Martín/ Dirección General, Puesta en Escena y Coreografías Aéreas: Facundo Pennesi / Coreografías: Rodrigo Garro/ Asistencia Aérea: Ale Bruno/ Producción: Ana Lopez/ Vestuario: Cecilia Cotognini/ Proyecciones y Piezas gráficas: Agustín García/ Diseño Lumínico: Paula García/ Diseño Gráfico: Angel Nicolás Rivera/Fotografía y Videos:  Fun Boy Productions/ Fotografías para Gráficas: Simón Quezada/ Lugar: Teatro El Popular/ Domingos de Noviembre a las 18 hs.

Compartir.

Sobre el autor

Comentarios cerrados.