Carlos Ercoli. Acuarelas, óleos y tintas, su forma de fabricar mundos.

0
Carlos Ercoli (fotografía de Daniel Barraco).

Carlos Ercoli (fotografía de Daniel Barraco).

“Creo que en el caso de las obras abstractas o no figurativas. como quieran llamarlas, no se trata tanto de razonar para comprender, o bien de reconocer elementos o formas más o menos familiares y tranquilizadoras, o de traducirlas  paso a paso como un mensaje cifrado (tengo siempre presente la actitud de esas personas que, indiferentes o molestas, vuelven la espalda con un encogimiento de hombros a una de estas obras pronunciando el célebre “yo a esto no lo entiendo”). El problema es mucho más simple, pero también más profundo, y por lo tanto no cabe hacerse ilusiones con respecto a quienes perdieron su capacidad de asombro. Se trata de aventurarse, manteniendo una actitud receptiva, en un terreno que inevitablemente produce inquietud como todo lo nuevo o desconocido”. 
Carlos Ercoli 

Carlos Ercoli nació en Mendoza en 1940. Estudió en la Escuela de Bellas Artes de su ciudad, en la Universidad de Córdoba y en la Universidad de Florencia. Es Profesor de Artes Plásticas.

Ha participado en exposiciones colectivas e individuales en Chile, Uruguay, México e Italia. Sus obras se encuentran en museos y colecciones privadas en Latinoamérica, Estados Unidos, Holanda, España, Italia, Egipto y Japón.

ercoli-1Color y ritmo… “Sus abstracciones son tan delicadas como sutiles, y nos recuerdan aquello que las artes, en la medida de su excelencia, se aproximan a la música”, escribió sobre su obra Rafael Squirru.

Una cantidad de esculturas arquitectónicas pueblan las repisas de Ércoli. Con trozos de madera y metal, también pasa sus días construyendo estas de urbes de fantasía que vemos en sus pinturas.

ercoli-libroEn el living de su casa, Ércoli aprecia las obras de Scalco y Retamosa, dos de sus plásticos mendocinos admirados. Presencias infaltables como “El Aleph” de Borges y “Punto y línea sobre plano” de Kandinsky.

La literatura es una compañera constante en la vida del artista. Entre sus incontables libros, “Las ciudades invisibles” de Ítalo Calvino es la obra que asoma en su taller.

El recuerdo del taller de grabado dictado por Marcela Furlani asoma en uno de sus portarretratos. “Fue una experiencia muy estimulante”, cuenta el maestro que no deja el camino del aprendizaje.

ercoli-pigmentos“De niño, en cuadernitos de tapas blandas, empecé a hacer dibujos raros”, cuenta quien a los 10 años recibió como regalo “La Eneida” de Virgilio y a los 12 ya había leído “El Quijote”.

Con el tiempo, los pomos de óleos acuarelas y tintas se convirtieron en su forma de fabricar mundos.

 

Compartir.

Sobre el autor

Comentarios cerrados.