“Conjuro para Venus & Adonis” Viviana Foschi y el arte de hacer visible lo invisible.

0

 foschiLa directora, dramaturga y docente teatral Viviana Foschi, presenta su segunda temporada del original de William Shakespeare “Conjuro para Venus & Adonis”. Un notable trabajo de composición que, con el ensamble de las distintas artes escénicas; el circense,  el canto lírico, la música y el teatro, nos presenta una puesta que busca aproximarse a la que hubo de ser representada en las cortes, en tiempos del más grande de los poetas en lengua inglesa.

 

Por Roberto Famá Hernández

Miembro de AINCRIT

Capaz de renovarse permanentemente, Viviana Foschi corre sus propios límites y si en la primera temporada de “Conjuro para Venus & Adonis” nos sorprendió por la belleza poética que desplegó en la puesta, en esta segunda temporada vuelve a sorprendernos con un manejo diferente del espacio, con tres áreas que son como tres paletas de colores complementarios; a izquierda del público nacen las voces y los sonidos, el laúd en manos del maestro Emilio Cervini, el metalófono y el canto lírico de la soprano Natalia Iñon. Al centro el verbo, la acción en sí, el limbo preferido de los intérpretes donde se juega el mayor contraste dramático. Hacia la derecha del público lo etéreo, el arte del trapecio y el cuerpo, como ave en vuelo, que se volatiliza en el movimiento.

foschi-venusEvidentemente, para Viviana Foschi el escenario es un “no espacio” un lienzo en blanco que ella pincela y en el que hace visible lo invisible. Su teatro es poesía en movimiento, ella crea imágenes y las hilvana con un texto cuidado tanto en su sonoridad como en su sentido.

Compartir un café y una charla sobre teatro con esta alquimista de la escena es un verdadero placer; esto es lo que hablamos con Viviana Foschi:

Algunos cambios respecto a la primera temporada, con los que me parece que ganaste en ritmo. ¿Puede ser?

Sí, sí puede ser.

Y algunas incorporaciones para esta segunda temporada, como el ingreso de una excelente actriz como es Selva Lione. Y la pregunta es ¿Cómo elegís a los artistas que te acompañan? Porque todos trabajan muy bien lo suyo.

Hago diferentes tipos de convocatorias. Por recomendación o porque ya los conocía de verlos trabajar o simplemente por casting.  

Para esta segunda temporada sumaste también el recurso de multimedia, ¿las imágenes que se proyectan son tuyas?

No, son de la diseñadora y artista gráfica Florencia Pérez Portillo, que estuvo siempre con nosotros, porque en realidad la idea estaba desde el principio, pero en el espacio anterior no la pudimos implementar como queríamos por un tema de proyección.

venus-elenco-2

 

 

 

 

 

El jabalí, que a la postre termina matando a Adonis, en la primera temporada era representado por Héctor Laudani – otro buen actor que te acompaña – que se calzaba la cabeza de jabalí. Ahora, preferiste que sólo se muestre la cabeza entre las manos del actor.

Es que busco que algunas cosas sean más metafóricas, más poéticas y nada tan indicativo. En realidad es que el objeto mismo cuenta algo y eso ya queda dicho.

Cambiaste de teatro y aquí en Tadrón, la puesta tiene otra dimensión del espacio que a mí, en lo personal, me gusta más. ¿Cómo fue ese cambio?

En realidad los dos espacios son muy buenos; había antes muchos metros de fondo, y esto lo que tiene es más metros de boca de escena y entonces se puede trabajar más a lo ancho. En realidad trabajan con el mismo metraje, pero no tanto fondo y sí es más en ancho.

carracci-venus-y-adonis

Venus, Adonis y Cupido – Annibale Carracci (1560-1609).

En esta puesta me parece que se cierra más el foco de atención del espectador, ¿eso puede ser por el espacio diferente o por la puesta de luces distinta?

Sí, acá las luces son otras y uno tiene otra posibilidad de composición en la iluminación y lo que me parece más interesante del cambio, es que acá se forman tres escenarios.

Sí, eso también lo noté como una ganancia.

Lo lumínico genera los tres espacios y es muy interesante el tema de los ángulos de visión del público; si yo me ubico en un costado veo un escenario hacia el fondo, si me pongo en el opuesto voy a ver otra cosa y desde el centro otra distinta. Eso es lo que a nivel espacial me pareció muy interesante. Estoy muy contenta con el trabajo acá y el cambiar espacios me parece un desafío fascinante, porque a mí me entrena más el imaginario, no estoy repitiendo una puesta, me parece que, a como está hoy el teatro, hay que generar algo como más itinerante, para que continúe viva la obra. A veces por programación, los espacios te dan tres meses y si uno quiere que la obra continúe y se pueda viajar en giras, uno tiene que acostumbrarse al desafío de diferentes espacios.

Sí, lo que para muchos sería un problema vos lo ves como una oportunidad para sumar algo más.

Sí, no lo veo como un problema, es un desafío que me resulta interesante, que me atrae.

El mito de Venus y Adonis que William Shakespeare toma para su poema y que vos recreas para llevarlo a escena, nos es un mito popular, ni muy conocido; ¿No es también ése un desafío a superar?

En esta temporada estamos entregando con el programa de mano una reseña muy breve de la historia, pero yo prefiero el teatro más abstracto y esto me invita a hacer éste teatro y no bajar a un naturalismo en que la gente tiene que entrar por lo racional; prefiero invitar al público a un mundo de sentidos, porque las cosas desde algún lugar terminando cerrando, hay una composición más inconsciente, es ir a ese encuentro. Es lo que tiene lo metafórico, lo poético, el generar, signos, símbolos donde el espectador resuene; no tiene que razonar, tiene que resonar, así es el arte. Para entender está el mundo cotidiano con sus lógicas.

A mí me gusta mucho como vas generando imágenes auditivas; la sonoridad de tus escenas va más allá de los instrumentos musicales o de la palabra, hay una sonoridad del cuerpo y de las cosas.

Yo lo que busqué es que lo sonoro ensamble, que lo sonoro complete lo narrativo y ahí con Emilio Cervini, que estuvo desde el primer ensayo, compuso la música desde los ensayos y eso es todo un placer: “heme ahí hay un sonido” “ahí tal cosa” Y bueno, eso es lo que genera ese ensamble.

Respecto a las acróbatas, Gabriela Bagno y Victorina De Día, que hacen un trabajo bellísimo, tengo entendido que una de ellas se sumó desde Brasil, ¿es así?

Sí, Gabriela Bagno. Y vino una coach también desde Brasil, hizo una temporada durante los ensayos, donde supervisó la parte técnica y me pareció muy interesante. Yo sabía que metáforas quería contar con el cuerpo, entonces cada acróbata propone con la técnica que maneja y vemos que posiciones del cuerpo cuentan mejor. Bagno tiene sus cualidades y Victoriana De Día las suyas, entonces había que saber escuchar para luego ensamblar.

Le recomiendo muy entusiastamente que vaya, este mismo sábado, a ver “Conjuro para Venus & Adonis”. Una verdadera delicia para los sentidos, una propuesta absolutamente diferente que usted no puede dejar de disfrutar. La cita es en Tadrón Teatro

 

Compartir.

Sobre el autor

Comentarios cerrados.