El Enfermo Imaginario de Moliere, en una versión de Darío Portugal Pasache

0

image001-1

Darío Portugal Pasache nos brinda su versión libre del clásico de Moiliere, “El Enfermo Imaginario” en Teatro La Fábula con Néstor Villa en el rol de Argán

 

Argán, dominado por una manía u obsesión, producto de su profundo terror a la muerte, pretende sacrificar a toda su familia; su enfermedad, real o fingida, es el pretexto para reclamar la atención de los suyos, imponer sus puntos de vista y refugiarse complacientemente en su dolor y la medicina que lo cura.

Por Roberto Famá Hernández – Miembro de la Asoc. Arg. de Invest. y Crítica Teatral

El enfermo imaginario es una de las obras más ricas de Moliere, se trata de una comedia satírica, que en verdad intenta satirizar no al enfermo que hoy llamaríamos hipocondríaco, sino a la medicina y en cierta medida a los escribanos.

Es una obra que para lograr el registro burlón que requiere la sátira, generalmente busca anclarse en ciertas particularidades y recursos que son propios de la Comedia del Arte, como lo caricaturesco de los personajes, el discurso corporal, apartes al público, ritmo, vestuario, máscaras o maquillajes recargados, etc.

Más enfáticamente en Argán, el enfermo creado por Moliere, que es un burgués de buen pasar pero sumamente avaro y que a regañadientes gasta cuanto le piden en médicos y farmacéuticos, que es un hombre vulgar, sumamente egoísta, que en verdad no demuestra ningún afecto por nadie y que usa a su hija como instrumento para tener un médico gratis en la familia y otras características que son muy propias de Pantalone.

Il Dottore, es otro personaje de la Comedia del Arte que bien le calza al médico que pretende a la hija de Argán. Del mismo modo, Toñeta es simil de Colombina y el Cleantes de Moliere guarda similitudes con Brighella, optimista por naturaleza, descarado, arma burlas e intrigas, enreda y crea confusiones de las que espera sacar provecho.

Pero en la propuesta que nos ofrece Darío Portugal Pasache, el registro es otro, no utiliza las técnicas clásicas de la Comedia del Arte, se aleja entonces así de la sátira y se ancla en un registro más de comedia de enredos que, a mi parecer, desdibuja un poco la situación de conflicto y de denuncia social que Moliere nos plantea.

Néstor Villa, que viene de interpretar su unipersonal “El viejo Matías” abre su “caja de herramientas” y por ser un actor de mayor experiencia logra los momentos más certeros de la obra, acompañado por un elenco muy dispar,  un vestuario “de calle” muy naturalista, en un correcto manejo del espacio y una austera escenografía y puesta de luces.

La cita es los días viernes a las 21, en Teatro de la Fábula, de Agüero 444 en Abasto, CABA.

Compartir.

Sobre el autor

Comentarios cerrados.