“El Mudo” La escultura que “habló” en plena dictadura.

0

el-mudo

El mudo

  • AUTOR:Distéfano, Juan Carlos
    Nacionalidad Argentina
    (Argentina, Buenos Aires, 1933 )
  • FECHA:1973
  • ORIGEN:Donación Asociación Amigos del Museo Nacional de Bellas Artes – AAMNBA, 1973
  • ESCUELA:Argentina S.XX
  • TÉCNICA:ModeladoVaciado
  • OBJETO:Escultura
  • ESTILO:Nueva Figuración
  • MEDIDAS:75 x 80 x 102 cm
  • UBICACIÓN:Sala 38 – Arte argentino 1960 – 1980: La nueva imagen del Hombre

 

El dolor humano es quizás la característica más notoria de toda la obra de Juan Carlos Distéfano, pero en “El Mudo” el dolor es de una contundencia ineludible. Nos presenta la figura de un hombre amarrado, torturado, sus piernas parecen quebradas, hombro y rodilla juntos, una sola oreja; la izquierda. Se lo ve sacando su cabeza de un cubo de agua y puede verse también en su rostro como ese ser comienza a “desaparecer” como en su mirada hay un desvanecerse anestesiado por el mismo dolor, en el tránsito hacia la muerte. Sus manos amarradas atrás. Su espina dorsal a punto de romperse. Hay allí una violencia física que inmediatamente remite a la violencia social. Pero al mismo tiempo, todo ese horror no deja de estar atravesado por la belleza, por aquella poética propia del artista que la hace soportable, aunque pega fuerte y de lleno en el sentimiento de culpa social, en la conciencia ética del espectador, “El Mudo” sacude el espíritu del espectador y lo hace reflexionar.

2118282482_a6e862021e En 1972, comenzó Distéfano con los bocetos primigenios de su obra. A él llegaban los primeros comentarios de torturas y atrocidades que se cometían y sintió la necesidad de denunciarlo. Luego, en 1973 las noticias sobre el golpe a Salvador Allende en Chile con todo su horror, fueron acompañando las últimas capas de resina exposi que conformaron la obra. La resina exposi debe colocarse capa sobre capa, una cada día, para darle mayor transparencia y debe ser trabajada con guantes y barbijo para no intoxicarse. Las noticias se acumularon de la misma manera, capa sobre capa, y  “ElMudo” fue la más contundente denuncia que el artista podía hacer para darle transparencia a lo que pasaba y no intoxicarse con esa realidad.

 

Terminando ya el año 73, Daniel Martínez, jefe  en esos tiempos del área técnica del Museo Nacional de Bellas Artes, visitó el  taller de Distéfano, vio la obra y de inmediato le sugirió a la Asociación Amigos del MNBA que compraran “El Mudo”  para el Museo. En 1974, “El Mudo” fue ubicada en una de las salas del primer piso del Museo Nacional de Bellas Artes.

Entre 1977 y 1980, Distéfano estuvo exiliado junto a su esposa en Barcelona y en esa ciudad dibujaba figuras de prisioneros “trasladados” que aparecen en la costa del río, arrojados desde aviones.  Pero aquí, paradójicamente, en esos años, su obra pasaba inadvertida para los censores de la dictadura militar y formaba parte de la muestra permanente del museo más importante del país. En una época de silencios, “El Mudo” estaba “hablando”

Hoy, “El Mudo” puede verse en la Sala 38 del MNBA en la muestra Arte Argentino 1960-1980. Le sugiero fervientemente que no deje de verla, de mirarla y de mirarse en los ojos de “El Mudo” y recuerde que cada argentino es ética y socialmente responsable de todo lo que “El Mudo” nos dice.

 

Compartir.

Sobre el autor

Comentarios cerrados.