FUEGO TODO: Decepcionante propuesta en Timbre4

0

fuego-todo-1Fuego Todo se presenta los viernes a las 23 en la sala Boedo de Timbre4 con dirección de Jorge Eiros.

Sinópsis de la Obra: una semana en la vida de una empresa de máquinas embaladoras que supo ser fabricante y en la actualidad se dedica a la importación de maquinaria China. Desde hace varios meses la tensión de los ex operarios despedidos con los empleados que aún permanecen en la fábrica crece ensombreciendo el día a día. La imposibilidad de reincorporación de algunos compañeros despedidos es el motor secreto que acciona diferentes planes que traen como consecuencia una tragedia.

Por Roberto Famá Hernández

¿Qué le sucede al espectador cuando presencia una escena de violencia física sobre el escenario? ¿Y sí ésa escena de violencia es la primera, la que lo recibe, la que inicia la obra? ¿Qué le pasa luego al mismo espectador, si a una escena primera, de alto voltaje de violencia física, la suceden una y otra del mismo tenor, con violencia verbal y otra vez violencia física y nuevamente violencia verbal en medio de un mal entendido humor corrosivo?

Seguramente cada espectador podrá dar su propia respuesta; la mía, es que primero me tensiona, luego me aburre y, cuando los 80 interminables minutos “de carnaval posmoderno” al fin se agotan, me decepciono. Si bien no esperaba ver una propuesta de teatro lineal, que irremediablemente desembocara en lo esperable, tampoco pensaba que iba a ver este “collage” de escenas con espasmódicas situaciones de histeria colectiva.

Hay personajes femeninos que parecen “espejados” lo que dice o hace lo podría hacer o decir otro personaje, porque son lo mismo, no hay elaboración en varios de ellos y por ende no hay contraste y terminan resultando sobrantes.

No se elaboran tampoco los silencios, lo no dicho queda ausente y el subtexto se desdibuja. Un tema profundamente trágico desde lo personal y desde lo social, como es la pérdida masiva de empleos, queda reducido a excusa argumental y nada más que eso, no logra espesor dramático.

En los últimos años he visto excelente trabajos donde el dramaturgo elabora sobre la improvisación de un grupo de actores y luego los reelabora a partir de tal o cual estética, pero “Fuego Todo” parece salido más bien de un trabajo de improvisación de alumnos de un primer año de teatro, plagado de lugares comunes y decepciona porque no es propio de un excelente actor y dramaturgo como Jorge Eiros y de Pablo Díaz Quiroga que está concluyendo su licenciatura en la UNA.

Creo que no acertaron el camino; se han olvidado que el teatro reivindica siempre la creación poética; Fuego Todo no la toma en cuenta y no provoca contagio ni sugestión, solo decepción.


invertir-en-arte-pie-de-nota

Compartir.

Sobre el autor

Comentarios cerrados.