INVERTIR EN ARTE: Lino Enea Spilimbergo: Dos de sus obras se anuncian en subasta

0

spilimbergoPara Lino Enea Spilimbergo, el arte debía hacerse eco de lo social, pero al mismo tiempo debía ser autónomo y responder a la interioridad. Dedicarse al arte por una parte suponía el compromiso con el contexto geográfico, cultural y social, pero por la otra el artista también pintaba una obra intemporal, con personajes y figuras hieráticos, con esos ojos y esos rostros que luego se volvieron parte de su estilo más reconocible. Mientras que la pintura para Spilimbergo era un campo de sedimentación de lo aprendido, el grabado era un campo de experimentación.

Se anuncia en Galería Arroyo la subasta  de dos excelentes obras de Lino Enea Spilimbergo, el próximo jueves 20. Se trata de las siguientes:
 lino-enea-spilimbergo-fieles-companeros-punta-seca-sobre-papel-64-x-49-cmFIELES COMPAÑEROS –  (*) Grabado a Punta seca s/papel – 64 x 49 cm.
Que se saldrá con una base de  U$D 1500

 

 pensativaPENSATIVA – Tecnica mixta s/papel – 56 x 76 cm.
Que se saldrá con una base de U$D 1200

 

Resulta una muy interesante oportunidad para invertir en arte, incluso para aquellos que desean iniciarse en esta segura inversión. Recordemos que el mayor valor pagado en una subasta en el mercado nacional de arte argentino, fue por una obra de mismo artista, cuando al tercer golpe de martillo, Eduardo Costantini se adjudicó por 1,7 millones de pesos, “Terraza” de Lino Enea Spilimbergo en setiembre del 2012.

La obra de arte es una inversión diferente, estable, que ofrece a quien la posee beneficios estéticos, sociales  y financieros. No da renta estructurada pero, en tanto se trata de un bien mueble, susceptible de ser revendido con una eventual plusvalía, constituye un objeto  de inversión alternativo frente a otros activos que pueden perder valor.

(*) El grabado a punta seca utilizado en FIELES COMPAÑEROS (dry point) es una muy trabajosa técnica de grabado artistico en hueco (intaglio) consistente en grabar directamente sobre la plancha de grabado haciendo a mano libre pequeñas incisiones y líneas con un instrumento de punta fina muy afilada.

En el grabado a punta seca, la aguja deja unas pequeñas rebabas en la placa. Esas rebabas hacen que, al entintarse, la plancha tome más tinta e imprima de forma un poco difusa, aterciopelada. Ese efecto y su aspecto “manual” es típico del grabado a punta seca. Es una técnica propicia a la improvisación directa.

Se diferencia del simple grabado en hueco porque las herramientas usadas, que dejan una línea más fina , y porque las imperfecciones y rebabas producidas se dejan in situ. Es decir, el material no se elimina, más bien se desplaza.

Compartir.

Sobre el autor

Comentarios cerrados.