LA CULTURA EN ALERTA: Más de 25 entidades culturales se oponen fervientemente a la Ley Pinedo

0

 Más de 25 entidades culturales, en conferencia de prensa y mediante una solicitada publicada hoy en diversos medios, manifestaron, una vez más, su total rechazo a la denominada “Ley Pinedo” que ya cuenta con media sanción en senadores y que atenta contra los derechos de propiedad intelectual.

tortoni

El Proyecto denominado “Ley Pinedo” obtuvo el 2 de noviembre de 2016, en la Cámara de Senadores  media sanción y está pronto a tratarse en la Cámara de Diputados. En él se incluye entre sus disposiciones,  la quita de responsabilidad a las empresas proveedoras de Internet, por el contenido pirata que circule en sus redes y obliga a los autores a recurrir a la justicia y esperar que un juez ordene la quita de la red del contenido cuestionado, mientras tanto, el contenido se viraliza hasta el infinito y el autor ve como se avasallan sus derechos protegidos por la ley de propiedad intelectual, pero abortado por esta ley que beneficia a las PSI y a los piratas de los contenidos de autor.

Pero además, si logra que un juez ordene que se levante el contenido, nada garantiza que el contenido no sea vuelto a subir, una y otra vez y deberá recurrir el damnificado a la justicia, así infinitas veces, porque no se fija sanción alguna para quienes se enriquecen pirateando contenidos, ni para las empresas proveedoras de Internet aunque también lucran con el tráfico de contenido ilegal.

En razón de esto, es que más de 25 entidades que representan a trabajadores de la cultura, tales como la Fundación el Libro, Argentores,  la Asociación Argentina de Traductores e Intérpretes (Aati), Asociación de Dibujantes de Argentina (ADA), Asociación de Ilustradores Argentinos, Asociación de Literatura Infantil y Juvenil Argentina (Alija), Asociación de Reporteros Gráficos de la República Argentina (Argra, Asociación Civil de Interpretes Argentinos de Doblaje (Iadac), Club de Traductores Literarios de Buenos Aires, Fundación InterArtis Argentina (IAA) y Red de Editoriales Universitarias Nacionales (Reun) entre otras, manifestaron su total rechazo al proyecto de ley, mediante una conferencia de prensa en el Café Tortoni y una solicitada publicada hoy en diversos medios titulada “La Honda de Goliat” y que el guionista y productor Sergio Vainman leyó en nombre de Argentores durante la conferencia de prensa y que en sus párrafos más contundentes dice:

“El mundo digital está gobernado por gigantes que imponen las reglas del mercado (…) Los creadores somos una parte fundamental para la existencia y el funcionamiento de ese negocio, pero somos los únicos que no participamos de las ganancias. Estas mega empresas usan nuestra obra para promocionar su servicio y así poder captar usuarios, y se transforman, entonces, en partícipes necesarios, a nuestro entender, de una violación a los derechos de autores e intérpretes. Hasta ahora solo lo hacen porque sí. Porque pueden. Porque son Goliat”. Argentores, junto con las otras dos entidades que firman esta solicitada Directores Argentinos Cinematográficos (DAC) y la Sociedad Argentina de Gestión de Actores Intérpretes (Sagai), solicita a los diputados que “no le entreguen la honda a Goliat”. Alejandro Vaccaro, en representación de la Fundación El Libro y como presidente de la Sociedad Argentina de Escritores (Sade), señaló algunos déficits del proyecto, entre los que subrayó que “la única opción para el autor es el litigio”, que “está fuera de sintonía con el deber general de no dañar y prevención del daño”, que “omite la creación de un protocolo para la baja rápida” y que “no regula el derecho al olvido”.

Por nuestra parte, entrevistamos, al Dr. Enrique Falcón, destacado abogado especializado en derecho de propiedad intelectual y esto es lo que nos dijo:

Dr. Falcón, ¿cuáles son a su criterio los defectos que contiene este proyecto de ley?

falcon

Esta ley tiene tres defectos graves: el primero es que resulta inconstitucional, el segundo es que las leyes que descienden de la Constitución Nacional dicen lo contrario y tercero es que los mismos miembros que proponen esta ley, fueron los que aprobaron el Código Civil que dice una cosa exactamente contraria. Es cierto que los proveedores de servicio de Internet requieren de un tratamiento especial por la singularidad que tienen, que no es imposible pero si de alto costo controlarlas a todas, pero este problema ya se ha solucionado fácilmente en Europa y otros países; las cosas que son evidentes las levantan inmediatamente y las que no son evidentes, ante la presentación del damnificado también las levantan y sólo en los casos en que no las levantan aparece la acción judicial y la responsabilidad ocurre desde que se cometió el acto y no desde que intervino el juez. Porque pueden aparecer, además del daño al derecho de autor, cuestiones como casos de pedofilia que el daño es gravísimo y no se puede esperar. Además, las cuestiones de consumidores y usuarios no están consideradas y son fundamentales, además las ha recogido el Código Civil y Comercial y, además, ya la Corte Suprema de Justicia ha dicho en un fallo exactamente lo contrario.

Si se aprueba este proyecto de ley, ¿cuáles son los caminos legales para recurrirla?

Primero, me parece que hay que hacer un proceso colectivo porque hay tanta gente con tantos intereses y son cuestiones colectivas muy complejas y habrá que pedir medidas cautelares para que se bloquee esta ley, hasta que se derogue de una manera definitiva.

¿El recambio de diputados inminente en la Cámara, de acuerdo al último proceso electoral, no obliga a que vuelva a tratarse en comisión el proyecto?

No necesariamente, las leyes que se aprueban en los último días del año, se hacen en conjunto sin una lectura no convencimiento y se confía en que los que traen las leyes están bien y las dan por buenas. Pero las leyes, antes de aprobarlas, hay que leerlas y si no las trabajaron durante el año que trabajen hasta sábados y domingos para ponerse al tanto y tienen que consultar a personas que sepan de la materia. Además, esta ley, está mal redactada; fíjese que en el artículo I, aparece luego derogado por el artículo IV, pero además de esto, no figuran los derechos de autor en ninguna parte y es uno de los derechos más extensos que se discute en esta materia y que en todas las leyes de la zona norte del mundo, donde está el mayor desarrollo con toda la tecnología, se ha tenido en cuenta en todas y cada una de la veces. Entonces, ¿qué tal si la Argentina, porque tiene una ley así de permisiva, es el lugar donde todos los datos del mundo se incorporan para entrar en las otras naciones que tienen esos contenidos restringidos?

Compartir.

Sobre el autor

Comentarios cerrados.