“La escritura desde las raíces” La cultura y la lucha de los pueblos originarios presentes en la Feria del Libro

0
originarios-1En el marco de la Feria del Libro 2017 y con el auspicio de Ediciones Ciccus, en la sala Aroldo Conti, se realizó  el encuentro “La escritura desde las raíces” con destacados autores y autoras que se han dedicado al estudio y la difusión de las culturas indígenas y a la lucha por sus derechos. La presentación y coordinación estuvo a cargo de la Dra. Diana Braceras, autora del libro “La Pacha es el Otro – Aportes para la descolonización del conocimiento”

Integraron el panel el ensayista, escritor y antropólogo argentino Adolfo Colombres, autor de “Manual del promotor cultural” y más de 20 títulos dedicados al tema indígena.  Mariela Tulián, que es autoridad casqui curaca de la Comunidad Tulián, del Pueblo Nación Comechingón – de San Marcos Sierras-, y autora del libro  “Zoncoipacha – desde el corazón del territorio – El legado de Francisco Tulián”. El poeta y músico tucumano Miguel Ángel Palacios, autor del libro “La Tierra de los Alzados” con la historia novelada de Calchaque – Chelemín.  Omar Lobos, autor de Juan Calfucurá – Correspondencia 1854-1873 Y el escritor y periodista  Ricardo Aníbal Sarmiento, recientemente distinguido por la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires por su libro “Llahué Huarpe, Memorias”

originarios-4-bracerasLa Dra., docente, escritora y psicoanalista Diana Braceras, en su doble rol de presentadora y autora, se refirió muy brevemente a su libro “La Pacha es el Otro – Aportes para la descolonización del conocimiento” donde explora las formas de subjetivación de los pueblos americanos, a partir de que la Pacha – en sus distintas maneras de nombrarla-  es una manera de construir subjetividades distinta a la implantada por el colonialismo.  El libro evidencia la actual presencia colonial y colonizadora, incrustada en la subjetividad política, académica, estatal, educativa, social y económica que nos constituye.

La continuó en el uso de la palabra Mariela Tulián que es autoridad casqui curaca de la Comunidad Tulián, del Pueblo Nación Comechingón – de San Marcos Sierra-, y es autora del libro  “Zoncoipacha – desde el corazón del territorio – El legado de Francisco Tulián”  donde demostró, con un trabajo de investigación increíble, que el territorio de San Marcos Sierra, al norte de la provincia de Córdoba,  le pertenece a la Comunidad Comechingón Tulián, no sólo por derecho ancestral, sino también por los antecedentes jurídicos irrefutables que Mariela Tulián sacó a la luz y expone en su libro, donde queda demostrado que el Cacique Francisco Tulián en representación de su comunidad, le  había exigido a España, con las mismas reglas de juego legales impuestas por la Corona, la recuperación del territorio para su comunidad y que ganó aquel juicio, que no tiene parangón en toda América, el 6 de noviembre de 1809 luego de 5 largos años de litigio. Dijo su autora:

originarios-3-tulian“Zoncoipacha es parte de una investigación que comenzó cuando nací y que todavía continúa. Por nuestra memoria oral sabíamos que habíamos iniciado un juicio a la Corona Española, pero la historia oficial decía otra cosa; hoy en día, aún dice, en la página oficial de la Municipalidad de San Marcos Sierra, que “se devolvió el territorio para no matarnos porque estábamos sublevados” y nuestra comunidad necesitaba corroborar si esa memoria oral era verdadera o no, y recibí el encargue en el año 2004 de verificar esta historia. Cada familia sabía una parte o una versión diferente de la historia, pero para mi gran sorpresa había algunas familias que conservaban alguna documentación histórica. Eso me sirvió para investigar desde el 2006 en el archivo histórico y recién en el 2009 pude hallar el expediente judicial, pudimos lograr una fotocopia autenticada del expediente completo y así sabemos cabalmente como fue nuestra historia, la historia de nuestro territorio, de nuestra propiedad comunitaria. El libro es una síntesis de ese y otros documentos, pero es también una argumentación del porqué nosotros luchamos por el territorio, que para nosotros es un “ser vivo” es nuestra madre y a quién le pertenecemos. Jamás podríamos pensar el territorio como una propiedad privada o una pertenencia individual”

originarios-5-palaciosLuego hizo uso de la palabra el poeta y músico tucumano Miguel Ángel Palacios, autor del libro “La Tierra de los Alzados” con la historia novelada de Calchaque – Chelemín, donde trata de la epopeya de los Diaguitas librada contra los conquistadores españoles, por casi un siglo y medio. Sobre su libro dijo Palacios que trata de los levantamientos que ocurrieron en el noroeste, que entonces se llamaba Tucumanao, entre el siglo XV y el Siglo XVI. El primer levantamiento corresponde a Calchaque y el segundo a Chelemín. Dijo que es un libro que tiene 5 partes. La primera es sobre los mitos y creencias diaguitas cuando eran libres y dueños sobre la tierra sin ninguna interferencia de otras creencias. La segunda parte es cuando el español Diego de Rojas quiso invadir el Tucumanao. La tercera parte es sobre Calchaque, que se levanta con los pueblos y provoca grandes luchas contra diferentes gobernadores, hasta que muere de viejo. La cuarta parte es cuando llega un sacerdote, Francisco Solano, muy especial y carismático, que llevó a cabo una labor evangélica de tal modo que provocó divisiones entre los pueblos porque unos se convirtieron al catolicismo y otros lo rechazaron profundamente y lucharon unos contra otros. La última parte es sobre Chelemín, el gran cacique que se levantó contra los españoles pero a vida o muerte, liberación o sojuzgamiento. Y esa fue su lucha, por la que murió descuartizado que era la forma que tenían de matarlo, atándolo a 4 caballos, cortarle las piernas, los brazos y la cabeza y repartirlo por todo el territorio.

originarios-6-lobosLuego fue Omar Lobos quién siguió con la locución. Omar Lobos es autor de “Juan Calfucurá – Correspondencia 1854-1873” donde reúne las cartas enviadas por el cacique Calfucurá y buena parte de las que le enviaron a él reconocidas figuras de la historia argentina. Omar Lobos, añade y completa la transcripción de las cartas con otros documentos complementarios y con notas que contextualizan el momento histórico, que fue decisivo para la conformación definitiva del país. El autor contó que desde niño en la Pampa se sintió profundamente interesado por la figura del gran cacique de las Salinas Grandes y por toda la cultura mapuche y otros pueblos originarios y que cuando ya los libros no lo conformaron buscó ir a los documentos históricos y fuentes fidedignas y al encontrarse con las primeras cartas del cacique sintió que tenía allí una tarea que cumplir, que era reconstruir lo más posible la voz de Calfucurá y aclara que sabiendo que había un lenguaraz y un escribiente mediando en ésas cartas, encontró transcripciones literales y otras no tanto, pero entre los 20 años que abarca su estudio, buscó las coincidencias en los razonamientos, en las estrategias, la mano negociadora y la mano presta a la lanza en las amenazas vedadas y hasta en las humoradas, que permiten diferenciar lo propio de Calfucurá de lo ajeno y contextualizarlas con otros documentos históricos que se cruzan sobre los mismos temas.

Por su parte el escritor, locutor  y periodista  Ricardo Aníbal Sarmiento, autor de “Llahué Huarpe, Memorias”,  dijo que cuando descubrió que tenía en su sangre otra memoria, prefirió para sí el nombre de Llahué Huarpe que quiere decir hijo del desierto, porque él se considera hijo de aquellos que habitaron el desierto porque era el lugar dónde no llegaban los españoles. Y aclaró que el apellido Sarmiento es un apellido mestizo iniciado en 1627 en San Juan de Dios de la Frontera, cuando un militar español se casó con una mujer huarpe y desde allí, el apellido  Sarmiento es huarpe desde su origen. En referencia a su libro dijo que tal vez sea la primera obra literaria sobre la cultura huarpe y se refirió al diccionario escrito por el jesuita Luis de Valdivia en 1601, que aprendió de los esclavos que los españoles llevaban desde Cuyo hacia las minas chilenas,  los dos idiomas huarpes ―el millcayac y el allentiac― y que de los 8 ejemplares de diccionario que se imprimieron en 1607 sólo queda un ejemplar y desde entonces hasta ahora, solamente hay dos libros de 1939 que se llama uno “La tierra huarpe” y otro libro llamado “Lengua milcayac” recuperando el diccionario de Valdivia.  Contó como su pueblo era “acollarado” con un tiento de cuero y un yugo de madera como animales para ir a las minas en Chile y que quien se negaba era degollado, pero con la particularidad que primero degollaban a los hijos para vencer la voluntad de los padres. Dijo que por documentación de la misma Iglesia de Mendoza de los últimos 400 años, puede afirmarse sin mucho margen de error, que  entre los años 1561 y 1592 murieron no menos de 100.000 huarpes. Afirmó que el pueblo huarpe era una nación y que muchas otras están desaparecidas como tales. Aseguró que hoy hay jóvenes trabajando para tratar de recuperar el millcayac y el allentiac,  y que esta es la dignidad de su pueblo que recoge en su libro, que son memorias emocionales para que el pueblo siga recuperando su patrimonio cultural.

originarios-8-colomboFinalmente, el ensayista, escritor y antropólogo argentino Adolfo Colombres, que desde los años 70 viene trabajando sobre la cuestión indígena, destacó que se ha avanzado mucho en los últimos 50 años y que la ley 23.302 que define los principios fundamentales de la política relativa a los aborígenes, en la que él ha colaborado en su redacción, ha sido más importantes tal vez que todos sus libros porque a raíz de esa ley, tan sólo  en su provincia (Tucumán) hay 17 comunidades registradas con personería jurídica que les permite luchar por sus derechos y por el territorio. Que hay todo un fenómeno de resurgimiento de algunas etnias que se consideraban extinguidas, que reaparecieron porque ahora pueden manifestarse y luchar abiertamente. Subrayó que hay muchas líneas convergentes que deben dar lugar a una civilización latinoamericana, que es algo así como “las raíces del futuro” y que lo único que puede salvar a la humanidad son los aborígenes de América, porque de allí nace el reconocimiento de los derechos de la naturaleza, que rompe con los mandatos occidentales y el derecho romano, al poner a la tierra como sujeto de derecho. Aseguró que hay una perspectiva civilizatoria nueva y que la racionalidad del mundo está en los indígenas y muy pocas cosas valiosas quedan afuera.

originarios-9-libros

Todos los libros mencionados pueden hallarse en la Feria del Libro de Buenos Aires hasta el 15 de mayo, en las principales librerías del país o haciendo click aquí  

Compartir.

Sobre el autor

Comentarios cerrados.