“La fría noche que Eva nunca quiso soñar” Domingos 11.30 AM en el Kairós

0

Susana Hornos en: “La fría noche que Eva nunca quiso soñar” – Dramaturgia y dirección de Dardo Dozo.

eva-1“Lasciate ogni speranza, voi ch’entrate” Esta terrible frase que en castellano se lee: “Los que aquí entráis, perded toda esperanza” estaba inscripta a las puertas del infierno en la Divina Comedia de Dante Alighieri, y recibía a las almas desgraciadas que allí llegaban.  No hubo ni hay necesidad de viajar al inframundo para ingresar al infierno; la misma frase bien podría haber estado en los  frontispicios de los campos de exterminio de los nazi, en los centros de tortura como la ESMA, en las cárceles del franquismo, en Guantánamo…

Eva en “La fría noche que Eva nunca quiso soñar” en algún momento, que no conocemos, ha cruzado algunos de sus frontispicios y no importa saber en cuál o la causa que la llevó allí. En verdad, nunca existen causas o razones reales para el poder del mal, que sabe tener mil rostros, mutar de excusa y una cínica capacidad para cambiarle la identidad y la razón a lo que es evidente e inconfesable.

Eva está allí; ella no es alguien,  son en ella todas las mujeres del mundo que sufrieron y sufren el horror y el martirio.  Ser prisionera de un campo de tortura implica haber perdido buena parte de la capacidad de decisión y ver afectada toda su subjetividad. Nadie sabe con certeza cuanto puede soportar un cuerpo y la psiquis se reduce a una expresión que no siempre es fácil de relacionar o de clasificar. ¿Eva está loca? ¿Su mente se escapa hacia la libertad  sobrevolando la fantasía y el juego literario?

la libertad es real aunque no se sabe
bien,  si pertenece al mundo de los vivos, al
mundo de los muertos, al mundo de las
fantasías o al mundo de la vigilia, al de la
explotación o de la producción.
(Fragmento – La verdad es la única realidad – de Paco Urondo)

eva-2Al ver “La fría noche que Eva nunca quiso soñar”  usted va a sentir seguramente empatía con Eva, cierta instancia de piedad y el rechazo visceral con aquello que le sucede, pero como espectadores nos encontraremos también,  cara a cara con una ficción teatral absolutamente descarnada y profundamente poética que nos interpela: ¿nuestro humanismo es el mismo en nuestra vida social?  Quizás usted deba enfrentarse a una parte de sí mismo que no quiere ver, pero este teatro en carne viva no está ahí para darle respuestas, más bien está ahí para incomodarlo de alguna manera con incertidumbres.

El trabajo de Susana Hornos es “hasta la última gota de sangre” pone absolutamente todo sobre el escenario, su nivel de entrega es sin reparos y en su cuerpo está el dolor y está la niña, cierto erotismo y un aliento inagotable que dice más que las palabras. Y es que la dramaturgia de Dardo Dozo no le hizo nada fácil, más bien todo lo contrario, ha abusado de alguna manera del talento de Hornos. Con mucho del personaje de Ema en “El campo” de Gambaro, la lleva y la trae para sumergirla en textos valiosísimos y atinados, sumamente poéticos, pero no claramente dramáticos, que no podrían sostenerse plenamente sobre un escenario, si no fuera por la enorme capacidad interpretativa de Susana Hornos que conmueve aunque repita la tabla del 9.

Hay también un acierto en el uso del espacio, que parte desde la atinada escenografía de Marcelo Valiente, con un adentro asfixiante y un afuera amenazante. Libros y papeles encimados y sujetos como expedientes judiciales o inacabados ejercicios literarios. Un maquillaje y un vestuario acertados y una muy cuidada sonorización de la escena que suman  a éste extraño cóctel con sabor a Brecht, Gambaro y Artaud.

Le sugiero que acepte el desafío que le proponen y vea “La fría noche que Eva nunca quiso soñar”  luego, a la salida, respire hondo, vea el sol de primavera y recuerde que en miles de cárceles legales e ilegales de todo el mundo, se hace carne la frase “Lasciate ogni speranza, voi ch’entrate”

Ficha artística y técnica:

eva-flyerEva. Susana Hornos

Escenografía: Marcelo Valiente

Asistencia de Escenografía: Tamara Romero

Realización escenográfica: Andrés Bailot y Tamara Romero

Iluminación: Marcelo Valiente y Dardo Dozo

Música original: Vikki Barquiza

Mezcla y postproducción de audio: aftermixdown

Diseño de vestuario y maquillaje: Romina González

Asesoramiento en lenguaje corporal: Micaela García

Peluquería: Ti Salón de Belleza

Prensa: Tehagolaprensa (Andrea Feiguín)

Diseño gráfico: Mariel Sanz

Fotografía y video: Estudio Pana

Producción ejecutiva. Claudia Kricun

Asistente de dirección: Antonella Fagetti

Dramaturgia y dirección: Dardo Dozo

Funciones domingos 11.30am-

El Método Kairós (El Salvador 4530 – CABA  Tel: 4831-9663)

Entradas: $150 – Estudiantes y Jubilados $130

Facebook: La fría noche que Eva nunca quiso soñar

Compartir.

Sobre el autor

Comentarios cerrados.