Entrevistamos a LUCIANA PRODAN: Una escritora EN SANGRE VIVA

0

foto-viviLuciana Prodan, escritora, periodista y locutora, dueña de una extensa trayectoria en radio y en gráfica, autora del libro “No somos reinas” presentará el viernes 25 de agosto en la Librería Bar Borges, de la calle Jorge Luis Borges 1975 (CABA) su nuevo libro “En Sangre Viva” ; un libro de cuentos que forma parte de la Colección Ojo Lector  editado por Ediciones Moglia y que estará disponible en varias librerías del país y en forma de venta directa por “Vivi Libros” en:  http://vivilibros.com/ o bien, por la web de la autora: www.lucianaprodan.com

Por Roberto Famá Hernández

En la contratapa del libro de Luciana Prodan, el destacado escritor y guionista Pablo Lago, que ganó merecidamente el Martín Fierro de Oro por el guion de la serie  “La Leona”, nos dice lo siguiente sobre el libro:

“En Sangre Viva es uno de esos libros que agigantan su presencia y vida aún tiempo después de haber sido leídos. Como las ausencias que evoca en cada una de sus narraciones, estos cuentos anclan y se hacen carne en el aquí y ahora, cuando sus páginas ya han pasado por nuestras manos. Este es, quizá, uno de los mayores logros de la periodista Luciana Prodan como narradora.

Cada uno de sus relatos, poseedor de una atmósfera tan cotidiana como inquietante, envuelve al lector de un modo que más que invitar conmina a avanzar línea a línea y sin respiro hacia un final siempre revelador, a la vez que inexorable. De envidiable capacidad de observación para el detalle, como para la más compleja e intrincada relación humana, con el temple y la sutileza justa para hacernos vivenciar una caricia o un asesinato, Prodan nos regala seis historias que bien podrían ser filmadas. Protagonizadas casi excluyentemente por mujeres, sus desventuras tienen la doble virtud de ser cuentos a la vez que guiones cinematográficos, que fluyen como la sangre a la que hace mención el título.”

La misma sangre viva que, sin duda alguna, ha vertido la autora en estos cuentos para leer y releer”.

¿Cómo se dio el encuentro de Pablo Lago con tus cuentos?

Él tuvo la deferencia de leer los cuentos…Porque no nos conocíamos, me comuniqué con Pablo y le pedí que me hiciera una devolución, sin ningún compromiso. Que los leyera, que me interesaba su opinión. Finalmente,  terminó escribiendo la contratapa. Y creo que es un resumen muy ilustrativo del contenido del libro.

De la contratapa de tu libro “En Sangre Viva” pasemos a la tapa: vemos que es de un fuerte impacto visual ¿Cuál es la correspondencia con el contenido del libro?

tapa-en-sangre-viva-recorte-frente-mas-chica La tapa del libro es una creación de mí primo, Francisco Prodan, que es artista plástico…Francisco tiene una sensibilidad y un talento enorme.

Francisco no había leído cada uno de los cuentos, pero conocía perfectamente el alma del libro. Lo hablamos, lo charlamos y, después de unas semanas, me envío el dibujo y la obra que había hecho. Fue muy emocionante. Y sí, es una tapa dolorosa, eso es cierto.  Las protagonistas principales de estos cuentos son, en general,  mujeres que están “rotas y partidas”. Mujeres que en algún momento de su vida fueron traspasadas por el dolor.  Pero no habla sólo de ellas, también de quienes las rodean, claro.

Algunas personas me dicen que deben tragar saliva para tratar de abordar el cuento siguiente, que no es fácil, que los cuentos los interpelan y los movilizan demasiado, pero eso no fue planeado, los cuentos me han salido así. Quiero decir que yo no fui buscando que el cuento sea más o menos doloroso.  Como te dije, los personajes principales  son mujeres que han sido traspasadas por el dolor en algún momento de sus vidas, y lo que más me interesaba era narrar cómo y de qué manera estas mujeres habían salido del dolor. O no…

Algunas son dueñas de una resiliencia asombrosa, y otras han hecho lo mejor que pudieron hacer…Aunque los cuentos también hablan de la locura, porque la locura resuelve en algún punto, volverse loco no deja de ser una salida a tanto dolor.

Las historias fuertemente dolorosas, muchas veces necesitan contarse con dosis de humor, pero un humor irónico ¿lo ves así?

Sí, porque la vida es eso; la vida tiene humor, tiene sarcasmo, tiene ironía, tiene dolor, tiene desgracias que, justamente, por ser desgracias son imprevisibles, la vida tiene todo eso. Y si los cuentos están atravesados por la daga del dolor también tienen esa ironía y ese sarcasmo que tiene la vida misma. A mí me pareció importante hablar del dolor, pero de los dolores más fundamentales. Las peores cosas  pasan en las circunstancias más simples de la vida, o sea, las grandes tragedias suceden en los momentos más inesperados ; la vida no tiene momentos tan previsibles…

invitacion-en-sangre-viva

Las peores cosas nos pasan quizás mientras no estamos bañando, o estando almorzando recibimos un llamado, estando de vacaciones… Y creo que eso también es lo interesante, que hay cosas que suceden en la vida que son terribles y no tienen que ser narradas de una manera demasiado rimbombante porque son tragedias cotidianas, esas que nos pasan a todos. Por eso la idea fue hablar de esos dolores que nos atraviesan. Yo puse el dolor sobre la mesa  y a cada uno le tocará de una manera diferente. No es un libro para leerlo y reírse, sinceramente, no. Es un libro intenso y lleno de emociones.

A veces el dolor parece que nos para frente al abismo, al vacío, de cara a la nada más terrible, pero en algún horizonte aparece la esperanza, ¿no?

Bueno, el otro día hablaba con Luis Beldi que también escribió un libro muy interesante, donde había mujeres presas de amor y él me decía: “yo si tuve finales un poco más esperanzadores, los tuyos son letales”  A mí me parece que la esperanza está durante todo el transcurso del cuento; al leerlo uno va a poder reflexionar y preguntarse qué hubiera hecho yo en lugar de esa mujer o cómo hubiese resuelto yo el dolor de ésa mujer.

En tu libro anterior “No somos reinas” planteas temas de género, pero no adoptas una ortodoxia feminista. ¿No?

No, para nada. A mí todo lo que termina en “ista” o en “ismo” me pone muy nerviosa; me parece bastante extremista (risas) Yo escribo para “Para Ti” hace muchos años, hice la cobertura periodística de todas las marchas de “Ni una menos”,  hago crónicas  de todo lo que tenga que ver con cuestiones de género, pero no me gustan los fundamentalismos.

Entre otras cosas, mee dediqué a estudiar la neurobiología del cerebro masculino y femenino, y las cosas no son tan categóricas como muchos creen, por eso hay que tener cuidado al momento de etiquetarnos. Yo sí defiendo los derechos de las mujeres, y lo hago desde hace muchísimos años, pero me parece que nosotras reclamamos igualdad de derechos y no cambio de roles, yo quiero seguir siendo mujer, yo no quiero ser igual a un hombre,  quiero tener sus mismos derechos, claro, y ejercerlos como se antoje,  pero no por eso me tengo que transformar en hombre, porque si yo, para tener tus mismos derechos, estoy supeditada y me obligada a cumplir e imitar tu “rol”, ¿dónde está mi libertad?. Eso me está condicionando desde el principio.

Yo quiero ser mujer, con todos los derechos y todas las particularidades que tiene ser mujer, porque no somos iguales a los hombres, para nada, ni físicamente, ni hormonalmente, ni tenemos la misma estructura psíquica…Nosotras tenemos otras necesidades, otra sensibilidad. Somos diferentes, y  está bien que así sea. Por otro lado, cuando voy a una marcha y veo a una mujer totalmente desnuda, tirada en el piso, gritando, y con tres grados bajo cero exponiendo su sexo desnudo en el Congreso… me parece que lejos de estar empoderada, está “vulnerada”. Si yo tengo que desnudarme y exponerme de esa manera en una plaza para pedir justicia, sigo sometida por un mismo sistema  que, en lugar de protegerme, me somete. Me denigra. Y esa es otra trampa en donde no debemos caer.

arte-club

Compartir.

Sobre el autor

Comentarios cerrados.