Mandan a los científicos nuevamente a lavar los platos.

0

recortes-ciencia(Agencia TSS)  Actualmente, la Argentina tiene 1.299 científicos repatriados gracias al programa RAICES, declarado como política de Estado mediante la Ley Nº 26.421, sancionada en 2008. Un año antes se había creado el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación (MINCYT). En el marco de las políticas de fortalecimiento de un sistema científico-tecnológico que había sido mandado a lavar los platos en los ’90, el CONICET pasó de tener una planta de 5.000 investigadores y becarios en 2003 a una de 20.000 en 2015. Además, aumentaron los ingresos en otros organismos descentralizados.

Sin embargo, los números que en estos días ocupan a muchos científicos son otros. El proyecto de Presupuesto 2017 que el Poder Ejecutivo presentó al Congreso plantea una reducción que lleva la inversión en ciencia y tecnología al 0,59 por ciento, el mínimo histórico desde la creación del MINCYT. Roberto Salvarezza, quien fue presidente del Conicet desde 2012 y renunció ante el cambio de gobierno nacional por considerar que no estaban garantizadas las políticas científicas, dijo, durante la presentación de la revista Ciencia Propia en la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires (UBA), que “hoy nos encontramos con que este Gobierno, que sostuvo que iba a darnos el 1,5 % del PBI porque creía que la ciencia y la tecnología eran política de Estado, manda su primer presupuesto con un recorte que en la práctica se traduce en unos 10.000 millones de pesos menos”.

EL presupuesto destinado a la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica (ANPCYT), que financia gran parte de los programas de investigación del país, sufre un recorte del 32,3 %. En tanto, otros institutos tienen un leve aumento en el presupuesto, pero que, al ser mucho menor a la inflación superior al 40 % actual, también implica un recorte en términos reales. Es el caso del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) y el Instituto Nacional del Agua (INA). Otros, como la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE), directamente ven reducido su presupuesto en pesos.

Ante la evidencia de los números y las realidades concretas de cada región, los científicos decidieron movilizarse. El petitorio “Defendamos la Ciencia Argentina”, lanzado por la FCEN-UBA, ya lleva casi 30.000 firmas, provenientes del sector académico pero también de la sociedad en general. Además, miembros de CyUA, de CyTA y de la FCEN realizaron una conferencia de prensa el pasado 12 de octubre en el Senado para explicar a los legisladores las posibles consecuencias del recorte y para solicitarles que intervengan para modificar el presupuesto. En tanto, el viernes 14, representantes de CyUA, del Centro de Estudiantes de Ciencias Exactas UBA (CECEN) y de otras agrupaciones realizaron una jornada en Plaza Congreso, para difundir información sobre las consecuencias del recorte a la ciencia y la tecnología.

Compartir.

Sobre el autor

Comentarios cerrados.