Se estrenó “Carmencita” de Patricia Suarez en NüN Teatro Bar

0

carmencita“Carmencita” es una recomendable comedia grotesca de Patricia Suarez que, con dirección de Mariano Dossena y las actuaciones de Graciela Clusó y Diana Kamen, se estrenó en NüN Teatro Bar, y podrá verse los domingos a las 21hs.

“Dos hermanas se reencuentran en la casa de campo que las vio nacer por un motivo específico: ha muerto su madre. La menor, quien vive en la ciudad, llevó una vida de cierta inestabilidad emocional; aunque la mayor, quien permaneció en su pueblo natal, la supone una superada. A ojos de Rosario, Menena es una viuda insatisfecha y cogotuda, cuando en realidad tiene una vida sexual más bien descontracturada para la época. Es evidente que la historia familiar resulta un relato diferente para cada uno de sus miembros y esta es la estructura principal de la trama. Con un lenguaje donde prima el humor y la ironía constante, `Carmencita´, personaje que nunca aparece en escena, será la excusa para este reencuentro desopilante donde todos los trapitos salen al sol y ambas mujeres terminarán sumamente modificadas”

Patricia Suárez

Por Roberto Famá Hernández

Miembro de la Asoc. Arg. de Invest. y Crítica Teatral

“Carmencita” de la dramaturga rosarina Patricia Suarez está ambientada en algún pueblo lindero a Maizales, en la provincia de Santa Fe, a fines de los años 50, a poco de la muerte de Eva Perón y posterior caída del General Perón, cuando los ferrocarriles dejan vías vacías y la familia, como núcleo central de la sociedad comienza a desaparecer, el concepto de moral social resulta agobiante – sobre todo para las mujeres –  y la economía de las clases populares, que al principio de la década era floreciente, entra en franca decadencia.

Patricia Suarez acierta con una dramaturgia de permanente caos, donde los personajes se contradicen todo el tiempo, donde nada es lo que aparenta o lo que debería ser. La herencia que dejaran el padre “General” y la madre  ”bondadosa” que antes de morir ordena que se le entreguen dádivas a los pobres que le ofrecieron su sangre, no son bienes materiales sino deudas y secretos vergonzantes de esa moral en crisis y economía en retirada. La metáfora social es sutil pero está ahí, sólo para quién la quiera leer así.

Escrita en tres actos, “Carmencita” es claramente una comedia grotesca, que pone en escena toda una época de crisis, porque con inteligente ironía y humor insolente nos muestra la descomposición del concepto moral y pone en contraste el ser y el parecer. “Carmencita” atraviesa transversalmente la naturaleza del orden social, el conflicto brota por el choque de opuestos y lo individual espeja lo social.

Graciela Clusó, que desde que era una niña prodigio en “Señorita Maestra” no ha dejado la actuación y que, entre muchos otros trabajos, se lució en “Las Polacas” también de Patricia Suarez, es aquí Menena, la hermana mayor. Clusó compone un personaje desfachatado sin caer en lo vulgar, se adueña inteligentemente del impiadoso decir de un humor punzante y acierta en los “tempos” que ese humor ácido requiere, pero se expone al límite del estereotipo, y se amarra quizás demasiado a un mismo discurso físico en los tres actos.

A Diana Kamen le toca el rol antagónico, su personaje Rosario atraviesa varios matices, se mueve en un juego de opuestos que no le deja margen para accionar y apenas puede reaccionar, se balancea entre parecer vulnerable o fabuladora y va atravesando contradicciones permanentes. Un rol nada fácil que Kamen supera satisfactoriamente.

En versiones anteriores de “Carmencita” (es del 2009) las escenas transcurren en el interior de la casa materna, aquí Mariano Dossena eligió acertadamente que los tres actos transcurran en la puerta de acceso a la casa, (en el texto no especifica el lugar de la acción) Así,  Dossena marca un adentro y un afuera; Rosario nunca pasa del umbral, es Menena quién decide, la que guarda la llave, gobierna el adentro y remarca el aparente desamparo de Rosario. Un atinado diseño de escenografía, resalta muy bien esta intención del director.

Mariano Dossena ya ha dirigido a ambas actrices en otras puestas, pero, si no me equivoco, es la primera vez que Kamen y Clusó trabajan juntas. El resultado es un armonioso trabajo de puesta, con todo ese contraste de opuestos en equilibrio.  Dossena bien define la propuesta como “una bella sinfonía pensada para dos actrices” Y la sinfonía, con mucho humor bien jugado, no deja “ni vencedores, ni vencidos” entre estas dos hermanas.

“Carmencita” es una buena opción que podrá disfrutar los domingos a las 21 en NüN Teatro Bar

 

Compartir.

Sobre el autor

Comentarios cerrados.