“Taquitos en el Barro” Lunes en “La Lunares”

0

taquitos-en-el-barro-1

“Taquitos en el Barro” de Rubén Mosquera, se presenta los lunes a las 21.30 en “La Lunares” pleno corazón del barrio de Almagro, con las actuaciones de José Manuel Espeche y Soledad Seoane, bajo la dirección del mismo autor.

 

 

“Taquitos en el Barro”  es una buena opción para deslunizar un lunes, para que tenga mucho de viernes a la noche, con una obra sencilla que apunta a la emoción. Se puede llegar media horita antes a “La Lunares” y saborear, por ejemplo, unas rabas y una cerveza, mientras escucha buena música que lo ayudará a ponerse en clima, antes de ingresar a la pequeña pero cómoda sala de “La Lunares”.

“En una madrugada lluviosa se encuentran, en un andén ferroviario esperando un tren que tardará en salir, un mozo de bar casi anciano, que viene de haber perdido todo su dinero jugando a las cartas, y una mujer joven que viene de estar en un boliche de tango.

La falta de dinero y la esperanza de viajar sin pagar de él, y las calles embarradas de parte de ella, los asocian en tener que compartir ese tiempo hacia ese tren como única salida posible de aquella noche.

La soledad, el desamor, los caminos errados, y el diálogo sobre estos son la materia que permite a estos dos seres compartir un momento, que de no ser por la lluvia tal vez nunca se hubieran encontrado y desencontrado.

Un acuerdo secreto y mágico abre un sendero de esperanza a futuro para ellos.”

taquitos-en-el-barro-destacada

Rubén Mosquera es un autor y director teatral con varias batallas dadas en el Teatro Independiente, a él le confió Osvaldo Bayer una adaptación teatral en “Las Putas de San Julián” de un episodio vital de su obra “La Patagonia Rebelde” y suele tener Mosquera más de una obra simultáneamente en cartel.

En “Taquitos en el Barro” Mosquera apuesta a una historia simple y muy porteña para hablarnos de la soledad, el amor y el desamor, no cae en existencialismos profundos, ni tampoco teje un melodrama simplón, su fórmula es sencilla; opta por un lenguaje coloquial, en una situación de cotidianeidad y le suma humor y una sobredosis de poesía – (Siempre pensé que cuando llovía nada podría pasarme… es como si la lluvia hablara) – para que aparezca lo mágico, el primer minuto de sol luego de la tempestad, entre toques de tango y ternura. Si bien Mosquera abusa un poco del recurso del monólogo interior para desnudar el alma de los personajes, el ritmo en los diálogos y los cambios de clima, logran sostener la obra.

taquitos-en-el-barro-2Claro que Mosquera no está solo en el desafío, cuenta con el aporte actoral de la bellísima Soledad Seoane – a la que quizás le falte algo de oficio pero no talento –  y de José Manuel Espeche, al que el Buenos Aires de tango y barrio le calza como un guante; ha trabajado en muchas obras bien porteñas, como “Made in Lanús” o “Cosas que pasan” y ha dirigido “Buenos Aires en dos tempos” en un lugar emblemático de la noche porteña como es “La Dama de Bollini”   y en ese espectáculo, se citaba el poema “Calles” de Don Atilio Castelpoggi que dice:   “Buenos Aires comienza siempre en el destino de un sueño o a la altura de un recuerdo más o menos intenso” Y, justamente, Servando, el personaje de Espeche en “Taquitos en el barro” se define con esas mismas palabras; su destino es perseguir un sueño que viene desde un recuerdo más o menos intenso. En su encuentro con Mora, el personaje de Soledad Seoane, parece alcanzar ese sueño, pero es un encuentro de corazones en pedazos; la historia de ella se le irá develando de a poco y esos corazones en pedazos tratarán, entonces, de rearmarse, cada uno con las partes el otro, para rescatarse de la soledad y la desesperanza, en un pacto, en un acuerdo, que los haga existir en el otro.

La cita es en lunes, a las 21.30 en “La Lunares” Humahuaca 4027 – CABA – Reservas: 4867 3105


invertir-en-arte-pie-de-nota
Compartir.

Sobre el autor

Comentarios cerrados.