TEATRO: “Pescando en la bañera” Irregular propuesta de Leonel Dolara

0

pescando-destcada

Los viernes a las 20 se presenta en el Espacio Teatral ELKAFKA la propuesta “Pescando en la bañera” con dramaturgia y dirección de Leonel Dolara.

 

Síntesis provista:

¿No estarás pescando en la bañera? Esa fue la pregunta que dio origen a esta obra. Muchas veces nos descubrimos buscando allí donde nunca vamos a encontrar. Un grupo de personajes aparece en un lugar incierto, sin saber por qué ni para qué están allí. Mientras lo averiguan, vamos conociendo sus historias a través de lo que ocurre en la intimidad de sus baños. La protección y seguridad que sienten en ese espacio, nos permite ser testigos de su desnudez, confesiones, miedos, angustias y deseos ocultos. Una nueva propuesta dramática que, sin dejar de lado el humor, juega con la intriga en el descubrimiento permanente de secretos y giros inesperados. ¿Dónde están estos personajes? ¿Y dónde irán cuando la obra termine?

dek-marLeonel Dora está acompañado en “Pescando en la bañera”  por un elenco variopinto del que se destaca, ampliamente, Gabriela del Mar, una muy buena actriz de la que no conocía antecedente alguno.

Es justamente Gabriela del Mar quien abre la escena con un monólogo, a título de prólogo,  interpretado de manera impecable, mientras, junto al resto de los personajes, pareciera estar pescando en un “no lugar”, en algún limbo que sólo “Natalia” el personaje de Gabriela del Mar, parece vislumbrar de qué se trata.

A partir de allí se correrán secuencias alternadas de cuatro historias deshilvanadas, como retazo sobre retazo, de un forzado collage, con algunos aciertos y otros tantos desaciertos argumentales, con actuaciones también muy irregulares, algunas que no pueden siquiera recrear un objeto imaginario – ejercicio de cualquier primer año de teatro – jugadas todas en medio de una misma  escenografía de Gonzalo Córdoba, que tiene pocos aspectos realistas y otros vagamente sugeridos y de recorridos laberínticos, como para agregar más mediatintas al collage.

 

Algunas escenas fuertes, con desnudos masculinos, tratan de subir la apuesta, pero ya, al promediar la obra, la atención está dispersa. Las cuatro historias, que hubiesen ganado mucho, pero mucho más, si se presentasen como cuatro obras cortas, de principio a fin y por separado, han desperdiciado el interés inicial.

Es que al forzarlas, insertan al espectador en un collage que no tiene una unicidad de sentido fuerte, la identificación con tal o cual personaje o historia, el ritmo de ésta, su intensidad dramática, se corta, se interrumpe con la irrupción de otra escena, de otra historia, que en ese momento está jugada en otra intensidad distinta. Hay lazos de comunicación con el espectador que hay que cuidar y mucho;  si una escena logra “enlazar” y meter a un espectador en una situación dramática dada, pero luego la otra que la sucede, que es de otra historia,  lo saca de golpe, para llevarlo a otro registro y luego lo quiere volver a meter en una tercera, y luego intenta volver a la primera, es inevitable que el lazo de comunicación se corte, que se produzca el distanciamiento y  caiga la atención del espectador, cuando no hay una unicidad dramática fuerte en las cuatro historias.

Luego, cuando ya son pocas las esperanzas que uno puede guardar, de verse compensado con un final sorpresivo e inteligente,  Leonel Dora, no se esfuerza demasiado y para el cierre, echa mano al pirandelliano recurso “de teatro dentro del teatro” con un forzado epílogo que intenta, pero no alcanza,  para remediar la falta de unicidad de sentido de los 90 minutos anteriores.

Roberto Famá Hernández – Miembro de la Asoc. Arg. de Invest. y Crítica Teatral – 

 

ELKAFKA ESPACIO TEATRAL
Lambaré 866 (CABA) – Entrada: $ 230,00 / $ 150,00 – Viernes – 20:00 hs – Hasta el 29/07/2017


 

Compartir.

Sobre el autor

Comentarios cerrados.