Teatro: TORO MATA: Una ópera prima con luces y sombras.

0
toro-mata-11
“Toro Mata”, ópera prima de Carolina Luaces, realizará su última función este viernes 6 de octubre a las 23.00 hs. en G104 (Gascón 104, Almagro, CABA) luego de una corta temporada que, seguramente, tendrá continuidad en otra sala.

 

Por Roberto Famá Hernández

Miembro de la Asoc. Arg. de Ivest. y Crítica Teatral

Carolina Luaces es licenciada en artes y mientras cursa en la UNA la maestría en dramturgia, nos presenta “TORO MATA” su ópera prima como dramaturga, que parte de una buena idea, pero que no logra la intensidad dramática que se propone.

Luego de huir del altar, con el vestido de novia puesto, Milena viaja desde Las Vegas a Buenos Aires, y llega al departamento de su hermana Malena y su cuñado Antonio, los cuales están a escasos días de casarse. Sin embargo, no podrá ocultarse por mucho tiempo de su pasado.

Inesperadamente, llega ,también desde Las Vegas, una extraña encomienda enviada por el exnovio abandonado: un toro de entrenamiento que a su vez funciona como bar, con cuernos reales de un toro asesinado en faena, llamado Pichuco Linares. De a poco se irán dando cuenta de que el artefacto no ha llegado ahí por casualidad: tiene una misión que cumplir.

“Toro mata”, es una comedia que, a través de un superhéroe vengador fuera de lo común, critica la normalización de la violencia, haciendo una agridulce comparación entre la tauromaquia y la heteronorma.

La crítica a la normalización de la violencia y la agridulce comparación entre la tauromaquia y la heteronorma que nos promete, no aparece, al menos de una manera evidente. Cuenta con una primera parte donde el conflicto entre Milena, Malena y Antonio está bien planteado, con originalidad y buen ritmo, en un claro registro de comedia, con una preeminencia del texto que va modificando la situación. Luego, desde la llegada de la extraña encomienda, cambia el registro teatral, pareciera un intento fallido de acercarse a un registro del absurdo más propio de Becket, donde el texto pierde notoriedad, aparece más la corporalidad, y sí se ve un grado de violencia que irá creciendo con la aparición del cuarto personaje. Será desde allí el cuerpo de los actores y actrices lo único que exprese lo contradictorio y absurdo de la situación, pero sin alcanzar un mínimo aceptable de intensidad dramática.

Aparecen también algunos códigos que se entregan al público y no aportan más que a la confusión de sentidos; la extraña encomienda proviene de Las Vegas, donde son populares las monta de toros por parte de vaqueros, hecho que da lugar al uso de los toros mecánicos para entrenamiento del jinete, algo desarticulado de sentido con el cuarto personaje, que aparece hablando con marcado acento madrileño y viste traje de luces de torero español… Es cierto que también hay corridas de toros en California, pero justamente, son las únicas en el mundo donde no hay derrame de sangre, donde no se pica, ni se le clavan banderillas al lomo del animal ni se le da muerte en el ruedo. Otro código que aporta a la confusión de sentido es el uso del famoso landó peruano “Toro mata” que es casi un himno de la cultura afroperuana,  pero que su rica historia no guarda ninguna relación de sentido con lo que intenta contar la obra.

La actuación de los dos personajes femeninos, interpretados por la misma autora y por Florencea Fernández son dos excelentes trabajos. El  de Guido Napolitano Rodriguez, como Antonio es acertado. Contrariamente, la actuación exacerbada del actor misionero Jose Maria Barrios Hermosa, que intenta un acento español, cae en problemas de dicción, no vocaliza correctamente y muchos pasajes de sus textos resultan incomprensibles.

Desde la dirección, Manya Loría es inteligente en el manejo del espacio y en el uso de los pocos, ínfimos recursos, que posee el Espacio G 104, con los que logra una ambientación, iluminación y sonoridad de la escena aceptables.

Seguramente Carolina Luaces podrá encarar una segunda temporada en otro espacio y sería saludable que lo haga reviendo también parte de su dramaturgia para que pueda concretarse con mayores aciertos.

Compartir.

Sobre el autor

Comentarios cerrados.