Un notable trabajo de composición escénica sobre el poema “Venus y Adonis” de William Shakespeare

0

foschi-venus“Love Me – Conjuro para Venus & Adonis” Sobre el Poema Venus y Adonis de William Shakespeare. Dramaturgia y dirección: Viviana Foschi

El mito de Venus & Adonis ha sido usado recurrentemente a lo largo de la historia del arte como tema para las composiciones tanto en pintura, como en música y escultura, mucho antes y también después de Shakespeare. En Venus y Adonis hay mucho del amor pasional y también de lo inevitable, dos ingredientes que a Shakespeare no le serían indiferentes.

De Venus todos  sabemos que era la diosa de la pasión, encarnaba el impulso erótico y el placer sexual. Fue la madre de Cupido que, por error, la hiere con una de sus flechas y provoca el amor de Venus por Adonis. La historia de él es algo más complicada, porque era hijo de su propio abuelo materno Ciniras, que ignoraba que su propia hija Mirra era la mujer que compartía su cama. Fruto de ese incesto nació Adonis.
Venus, enamorada, entonces,  del joven Adonis, intenta disuadirlo para que no salga de caza y busca seducirlo. No lo logra, pero el caballo de Adonis desata sus riendas y sale a correr tras una yegua. Venus consigue entonces retenerlo y tener sexo con Adonis.  Venus le ruega que al día siguiente vuelvan a encontrarse, pero Adonis prefiere ir a la caza del jabalí. Cuando llega el nuevo día Venus oye el ladrar de los perros de Adonis, y temiendo lo peor, sale en busca desesperada de su amado, finalmente lo encuentra muerto por el jabalí.  Venus sentencia que desde ese momento el amor irá acompañado del dolor.

el dolor y el amor irán unidos,

y a éste escoltarán siempre los celos,

dulce al comienzo y al final insípido;

no será equilibrado, que, alto o bajo,

mayor que su placer será su angustia.

 “Venus y Adonis” es uno de los tres poemas narrativos de Shakespeare, junto con “La violación de Lucrecia” y “Querellas de una amante” y es, para los historiadores, la primera creación publicada por el notable dramaturgo hacia fines de la última década del siglo XVI.

Hoy, el poema de Venus & Adonis de William Shakespeare, un cuento, fusionado con algunos poemas de “Sonetos” que hilvanan la dramaturgia, han dado lugar a un notable trabajo de composición escénica de la dramaturga y directora Viviana Foschi que, con el ensamble de las distintas artes escénicas; el circense,  el canto lírico, la música y el teatro, nos presenta una puesta que busca aproximarse a la que hubo de ser representada en las cortes, en tiempos del más grande de los poetas en lengua inglesa.

Digamos que el poema de Venus & Adonis de Shakespeare, solía figurar en la época isabelina, como manual de lectura erótica y tuvo una bien ganada fama de texto licencioso.  Ése erotismo está perfectamente sugerido en toda la puesta de Viviana Foschi, pero muy especialmente desde la expresión corporal de los acróbatas . Toda la magia y ensoñación nace especialmente de la música de Emilio Cervini y el canto lírico. A los actores y actrices les toca la difícil tarea de pasar por el cuerpo un texto que es narrativo y no dramático, no obstante,  con algunos matices en más o en menos,  logran ponerlo en pie y envolver al espectador en la narración.

Para conocer más sobre este notable trabajo de composición escénica entrevistamos a la dramaturga y directora Viviana Foschi y esto fue lo que nos dijo:

¿Qué tiempo de trabajo te llevó este ensamble escénico?

Cinco meses.

¿Ya tenías definido previamente cuales eran las artes escénicas que ibas a ensamblar?

Sí.

¿Cuál fue el trayecto? ¿Cómo fueron transcurriendo esos cinco meses?

Bueno, primero yo me ocupe de las partes que yo creía que iban a ser las más difíciles, y que al final no fue tan así. Por ejemplo, me ocupé de buscar acróbatas y de incursionar más en el tema del circo, ver a los artistas y dentro de todas las disciplinas  que componen el arte circense, ver qué, de tanto iba a elegir para la obra, porque la variedad es enorme. Me interesaba que lo que fuera acrobacia aérea, haya sido usado en el pasado, porque hoy hay elementos bastantes modernos, como la técnica con telas, que es una técnica que tiene sólo treinta años y el trapecio es algo que está desde hace siglos. Después me interesó también el tema de los bufones, que originalmente son liliputienses y estaban en las cortes. Todos estos condimentos que tenían las cortes y que eran para entretener en los banquetes del rey, y que consistían en poesía, algún instrumento, algún saltimbanqui, alguna cantante y un bufón. Entonces, primero me ocupé de seleccionar dentro de esas disciplinas, los diferentes matices que tiene y luego me dediqué al trabajo actoral; desde dónde trabajar y me pareció interesante hacerlo desde la estructura de coro griego, que puede parecer postmoderno,  pero que en realidad es una estructura muy básica, que hoy no está tan usada, pero es la primera estructura de donde nace el primer actor. Entonces, primero busqué todo lo que es de circo y luego busqué a los actores. Después empecé a buscar los instrumentos; estaba bastante abierta a qué instrumento seleccionar, mientras que fuera de aquella época y así me definí después por el laúd que me pareció el más acorde.

Hay un trabajo creativo que va más allá de lo musical que es la sonorización de la escena, ¿eso lo fuiste creando durante los ensayos?

foschi-laudSí, primero ingresó Emilio Cervini que es el laudista y la música es original de Emilio, y lo que buscaba era un contraste con el laúd porque me parecía que por ahí un laúd todo el tiempo no era lo mejor, y como estaba este espíritu circense, me pareció muy interesante la sonoridad del metalófono, como cajitas de música que generan el xilofón o metalófono, que es por diferencia de tamaño, y así generamos el contraste.

Hay también un contraste, un juego de protagonismo que se va alternando entre lo sonoro y la imagen, entre lo auditivo y lo visual. ¿Cómo trabajaste el equilibrio entre el predominio de lo uno y lo otro?

Yo en realidad voy trabajando, porque tengo los condimentos definidos y para mí es un placer en los ensayos, ir viendo que se produce y de ahí, cómo se va armonizando; es una de las cosas que más me entretiene de montar una obra, el ir escuchando. Por eso también estaban todos desde el principio y se trabajaba también con “una bolsa de recursos”  por ejemplo, a ver el acróbata, qué es todo lo que haces y ver de ahí que es lo que se puede elegir.  Y del movimiento de todos, tenía como un repertorio y de acuerdo a lo que necesitaba la escena y de acuerdo a lo creado en la otra escena, decidir, bajemos esto, bajemos lo otro, aquello lo dejamos para el final, y ahí vamos; escuchando.

Y hay otro equilibrio, que es el equilibrio del grupo humano; mantener tantos artistas en escena como grupo no es fácil, porque vienen de diferentes escuelas, distintas disciplinas y experiencias y distintas artes. ¿Cómo armonizaste el grupo humano?

Sí, fue un desafío porque tienen distintos ritmos, distintos métodos de ensayo, diferentes formas de preparar el cuerpo, y lo que  hice fue ordenar el trabajo, en un comienzo en determinados días se trabajaba con los actores, otro día con los acróbatas, y digamos que después la acrobacia, venía un poco a servir, con todo su amor – digamos – a que los actores se adapten, porque los actores son los que más tiempo necesitan, en cambio el acróbata ya sabe perfectamente que va a hacer y entra en calor y en todo caso aprende el ensamble . Pero fue un proceso muy interesante; es la primera vez que mezclo circo, si bien siempre trabajé con música en vivo y con actores, es la primera vez que sumo las artes del circo.

vivi-foschiViviana Foschi nació en Buenos Aires. Recibió formación teatral en el Conservatorio de artes dramáticas “Lee Strasberg Institute” en la Ciudad de New York. Estudió Puesta en escena en la “Universidad de New York (NYU)” y fue admitida como participante extranjera en el “Actor’s Studio” mediante audición. Vocalmente su formación fue realizada en “Singer Forum” de la misma ciudad americana, fundado por Lisa Minelli. En Bs.As., complementó sus estudios en la “Escuela de Comedia Musical de Julio Bocca”. Se perfeccionó en técnicas de actuación con “Joy Morris”. Y curso la Lic. en Artes y Cs del teatro. Más tarde continuó su formación como directora y actriz con “Omar Pacheco”, director con quién también desempeño el rol de asistente de dirección en la pieza teatral “Del otro lado del mar”. En Pedagogía teatral se formó con Raúl Serrano.

Ficha Técnica: Autor: William Shakespeare; Versión: Viviana Foschi; Música Original: Emilio Cervini ; Coach de Circo: Dani barros; Producción: La Sociedad Shakespeariana Intérpretes: Hector Laudani (Actor), Gabriela Bagno (Trapecista y Acrobata), Selva Lione (Actriz), Cecilia Cavallero (Actriz y bailarina), Nati Iñon (Cantante), Adro Verben (Actor), Gerardo Della Vecchia (Actor) y Victorina De Dia (Trapecista); Vestuario: Alito Mendéz Objetos Escenográficos: Facundo Moreno; Diseño de iluminación: Viviana Foschi; Ilustraciones y DG: Florencia Perez Portillo; Maquillaje y Fotografía: Juan Sayes ; Dirección y Puesta en Escena: Viviana Foschi; Prensa: Silvina Pizarro

TADRON TEATRO Y CAFÉ
Niceto Vega 4802 (CABA)
Reservas: 4777-7976
Entrada: $ 200,00 – Sábado – 19:00 hs – Hasta el 27/05/2017

Compartir.

Sobre el autor

Comentarios cerrados.