“Ya nadie nota tu dolor” Una inquietante propuesta de Andrés Binetti.

0

ya-nadie-nota-tu-dolor-celulares“Ya nadie nota tu dolor” es una conferencia performática donde siete actores trabajan con sus miedos y sus sueños, a partir de esta consigna construyen un relato que nos interpela desde la intimidad mas despojada.

Por Roberto Famá Hernández 

Miembro de AINCRIT

Con los mismos actores y actrices que durante dos temporadas Andrés Binetti puso en escena “Nadie Mejora” vuelve con una propuesta absolutamente diferente, donde desde un principio se rompe con lo establecido; el ¿personaje? de Tomás Coxe le habla al público para decirle que pueden dejar encendidos sus celulares, que pueden comer caramelos y hablar entre ellos y que si los aburre pueden irse. Pero las barreras se rompen para ambos lados, esta advertida ruptura de los códigos usuales entre espectadores e intérpretes, también deja el camino libre para que el público se sienta referenciado e interpelado por ese “espejo roto” de la realidad que refleja de manera deformada, incompleta y sin mayores “permisos” esas historias en primera persona del singular que ineludiblemente se traducen al plural.

binettiAndrés Binetti demuestra, una vez más, que es un “socrático”, parte del no saber, y desde ese “sólo sé que no sé nada” se da permiso para aprender lo que ya conoce, reconstruye, prueba, pone en crisis todo  y hace nacer una teatralidad diferente, sin repetirse ni buscar imponer una estética, – ni mejor, ni peor – Binetti no se copia de Binetti y es franco, directo y frontal hasta cuando se lo entrevista, esto es lo que nos dijo:

Andrés, cuando otros directores no pueden mantener el mismo elenco desde el primer ensayo hasta el estreno, vos conservas un grupo constante, de una obra a otra; ¿cuál es el secreto para lograr esa continuidad?

Básicamente lo que nos convoca es las ganas de trabajar, las ganas de contar algo, estar muy seguros de lo que queremos contar y la pasión; este es un oficio que tiene que ver exclusivamente con la pasión, de modo que no nos cuesta nada, al contrario, nos falta tiempo pero nos gustaría hacer más cosas.

Vos decías “lo que queremos contar” ¿en la búsqueda creativa del qué y el cómo también participa el elenco?

En este caso sí. Hay veces que trabajo más con “obras de escritorio” donde escribo el texto, se ensaya y no se modifica nada, pero este proyecto nace enteramente de lo que queremos contar, nace de las preguntas ¿qué queremos ser? y ¿a qué le tenemos miedo? Que son dos preguntas muy obvias, psicoanalíticas y berretas, qué deseo tengo y a qué le temo y a partir de esas simples preguntas empezamos a improvisar, buscar y buscar y se fue armando este positivo y después sobre eso yo escribí el texto sobre los miedos y los deseos de los actores.

Tanto en “Nadie mejora” como en “Nadie nota tu dolor”  aparece siempre un fluir final hacia la esperanza, ¿no?

ya-nadie-nota-tu-dolor-elencoSí, yo estoy seguro que sí. Nos han quitado tantas cosas que no nos roben la esperanza.

Me sorprendió gratamente el caudal vocal de Sofía Fernández, actúa y canta muy, pero muy  bien.

Sí, ya en “Nadie mejora” cantó lírico y otras obras en las que trabajamos también, pero es un elenco en el que todos cantan, todos bailan, son muy preparados, de extensa formación.

También es muy reconocido tu trabajo como docente teatral; ¿dónde estás trabajando este año?

En varios lugares, trabajo en la Universidad Nacional de las Artes, en la Universidad de Palermo, en la Universidad del Salvador y ahora empecé a trabajar en la diplomatura del Paco Urondo, en dramaturgia.

Vos sos un creativo que siempre busca recrear, ir más allá de lo establecido, y te pregunto, ¿este partir del no saber, te viene de tu actividad docente, del enseñar aprendiendo?

Sí, es imposible enseñar a actuar, o enseñar a escribir dramaturgia, lo que uno sí puede es acompañar un proceso creativo y en ese proceso creativo, uno enseña, uno aprende y es muy distinto de una formación técnica. Yo soy tornero, tengo una formación como técnico mecánico y ahí es muy claro, vos tenés que 2 más 2 son siempre 4, pero en arte no; ¿quién actúa bien? Hay muchos actores que son renombrados y me resultan insoportables, me dan ganas de matarlos y trabajan en cine y en tv porque hay muchos otros que opinan lo contrario y me parece estupendo que eso pase, como hay muchos actores que son extraordinarios y no tienen mucha trascendencia porque también el sistema es muy jodido. Pero digo, no hay un saber, no hay una verdad, no hay una manera, hay cosas que se van legitimando y lo que hay ahí es una especie de lucha entre un teatro y otro teatro.

Pero no es tu caso, vos no buscas imponer un estilo determinado, ¿cuál es tu espacio?

ya-nadie-nota-tu-dolor-elenco-2Yo creo que somos un espacio de resistencia, este obra es un espacio de resistencia en cuanto al deber ser, a lo que debe ser una obra de teatro; una obra que te dice de entrada si se aburren váyanse… ¿Cuántas veces uno va a ver teatro y se aburre, se aburre y se sigue aburriendo, pero no te levantás por respeto a los actores?

¿Cómo ves vos la reacción del público cuando rompes esa cuarta pared, cuando muchas veces la gente ríe de algo que en verdad hasta resulta patético?

No estoy pendiente de la risa y trato que los actores tampoco estén pendientes de eso. Porque la risa es un estímulo muy fuerte del público, pero no necesariamente está aprobando lo que sucede;  los Midachis te hacen reír mucho, pero son espantosos. Depende de qué se reían, como se reían, pero lo importante es entretener, de atrapar la atención del público, me gusta mucho la idea de cautivar al público y llevarlo a un territorio extraño.

Eso lo logras, llevas al público a un lugar extraño, sin lugar a dudas.

La acción debe suceder en función de ese entretenimiento y no que el público se aburra, porque no hay nada peor que un teatro aburrido, por más que barajes las ideas más complejas.

Sí, tu teatro no se preocupa ni busca por dar respuestas de nada.

No, y es que no tengo respuestas, no tengo ni idea. Eso es más de un teatro pedagógico, de una etapa de Brecht. Las teorías se han debilitado y yo no soy un marxista ortodoxo, me considero una persona de izquierda, entonces tengo más preguntas que respuestas, no puedo ponerme en un lugar de creación, como es el teatro, a dar respuestas, porque la verdad no las tengo y el acto político es éste; pongo mis preguntas ahí donde esperan respuestas.

Me despido de Andrés Binetti, y le sugiero que no deje de ver lo que propone; su teatro es un teatro inquietante, nada más, ni nada menos que eso. Después no diga que no le avisé.

FUNCIONES EN PATIO DE ACTORES
Lerma 568 (CABA)
Teléfonos: 4772-9732
Entrada: $ 200,00 / $ 150,00 – Sábado – 21:30 hs – Hasta el 29/04/2017

Ficha técnico artística

Actúan:
Pascual Carcavallo,
Tomás Coxe,
Sofía Fernández,
Natalia Godano,
Tomás Landa,
Tomás Pippo,
Lucía Tirone
Iluminación: José Binetti
Fotografía: Barbara Sansile
Diseño gráfico: Barbara Sansile
Prensa: Circe Cultural, Marisol Cambre
Producción: María Miguens
Coreografía: Marcela Robbio
Dirección: Andrés Binetti, Catalina Teuly
Compartir.

Sobre el autor

Comentarios cerrados.