2ª Temporada de “Hasta el fin de los tiempos” Audaz propuesta de Alejo Beccar

0
beccar-1En el Teatro La Tertulia, de Gallo 826 en CABA, se presenta “Hasta el fin de los tiempos” con dramaturgia y dirección de Alejo Beccar, una audaz e inteligente propuesta teatral, que  desnuda las peores debilidades humanas, la realidad del estado autoritario moderno, la corrupción de la democracia liberal y la fragilidad del sistema de partidos políticos.

 

Es una obra de reminiscencias shakesperianas, es atemporal, pero está enmarcada en un presente muy cercano. Cuenta las acciones de un hombre por alcanzar el poder. Narra la historia de Roberto, y nos va mostrando sus manipulaciones, primero para ser el candidato por su partido político en las elecciones, para finalmente alcanzar la presidencia del país. Es un personaje siniestro, muy hábil orador, conspira, arma escenas, tramas, genera desconfianza, discordias y enfrentamientos; asesina y manda asesinar, con el único fin de alcanzar su objetivo. El resto de los personajes de la obra van a ser víctimas de su ambición, pero también de la propia, y es lo que desencadena la tragedia. Nuestro protagonista tiene a Maquiavelo como modelo, para él, lo mismo que para su maestro, “El fin justifica los medios”, y ése, es el núcleo de la obra.

Alejo Beccar

Por Roberto Famá Hernández

Miembro de la Asoc. Arg. de Invest. y Crítica Teatral

“Hasta el fin de los tiempos”  es una audaz e inteligente propuesta de Alejo Beccar que reconoce  en su hacer algunas reminiscencias shakesperianas. Y sí, indudablemente esas influencias están afortunadamente presentes, principalmente en la estructura argumental básica y en la presencia de lo sobrenatural, lo fantasmagórico como clave de la tragedia. Pero la obra  no es una mera inspiración libre en Ricardo III, va mucho más allá, ya que Beccar no se queda solamente con escenificar la debilidad y la ambición humana, sino que pone, además, en alto contraste dramático, la fragilidad del sistema institucional democrático moderno.

Quizás, entonces, si hablamos de reminiscencias, debemos decir que no solamente son shakesperianas en la estructura, sino que, en un paso más adelante en lo temático, “Hasta el fin de los tiempos” tiene influencias de Diálogo en el Infierno entre Maquiavelo y Montesquieu de Maurice Joly que Alejo Beccar oportunamente adaptó para teatro, interpretó y dirigió y en la que nos habla de cómo se puede convertir una democracia liberal en un régimen autoritario sin necesidad de abolir las instituciones representativas. Lo cierto es que “Hasta el fin de los tiempos” es una apuesta audaz, porque corre riesgos estéticos de los que Alejo Beccar sale más que airoso.

beccar-proxemia

Uno de estos riesgos es ir absolutamente a fondo con un personaje protagónico que es Roberto, un monstruo moral, un villano por excelencia, maquiavélico, ingenioso y cínico llevado a tal voltaje que lo pone al filo de la caricatura del poder tiránico pero sin perder credibilidad.  Le entrega este difícil personaje a Enrique Cragnolino, un muy buen actor con voz de barítono, que dice más con los matices expresivos que le otorga a su dicción, que a su cuerpo. Esta es, seguramente, otra decisión de riesgo de Alejo Beccar, que como director de la propuesta, ha optado por desplazamientos corporales mínimos de los personajes en escena y una proxemia íntima, donde las palabras se dicen a centímetros del interlocutor, con lo que genera en el público la sensación de lo inconfesable, de lo dicho que debería callarse.

El antagónico femenino es bien construido por Andrea Mango, una actriz con amplia experiencia teatral junto a Héctor Presa y que aquí debe transitar por un camino de situaciones que la llevan por momentos de angustia, dolor, indignación o ira y en todas las situaciones su trabajo es acertado. A Andrés Rojas le toca el principal antagónico masculino y aquí Rojas también demuestra  capacidad para colorear su dicción con todos los matices que quiera y su actuación resulta aplomada y justa. El personaje de Oscar es otro antagonista masculino y desde su extensa trayectoria Héctor Castagnino lo resuelve con solvencia sin mayores exigencias. La joven Abril Mata completa el elenco en el rol de Sabrina de manera correcta.

beccar-22

Con Alejo Beccar hablamos brevemente luego de una de las funciones de “Hasta el fin de los tiempos”  y esto es lo que nos dijo el mayor responsable de la propuesta:

¿Cómo nace el texto de “Hasta el fin de los tiempos” ?

Esta obra está inspirada en Ricardo III de William Shakespeare pero como vivo en Argentina, el tema del poder es algo que permanentemente está en el aire y antes de las PASO del 2017 ya había en la atmósfera algo muy particular y fue en ese tiempo cuando volví a releer Ricardo III y me pareció de una actualidad tal el tema del poder, que busqué que la gente se diera cuenta que esto de Ricardo III está sucediendo también en este ahora, en este país. En la forma en que están construidos los parlamentos quise que flotara cierta atmósfera shakesperiana,  como es  la aparición de los espectros, pero sin perder el contacto con nuestra actualidad.

Ahora, de alguna manera eso te condiciona también la puesta en escena

Sí, claro que sí. Tuve que ver después como eso que estaba en mi cabeza se traduce en el espacio. Pensé en darle esta oscuridad donde hay luz solamente donde sucede la escena y el resto en una penumbra que deja ver los cuerpos pero en una zona sombría como parte del relato y me pareció atractivo desde lo visual. No se trató de esconder, lo que me propuse es sugerir, aunque luego cada espectador decodifica a su manera, yo creo que está ese clima fantasmagórico.

¿Cómo decidiste el elenco y que tiempo les llevó luego de ensayos?

Bueno a Enrique Cragnolino hace 15 años que lo conozco, lo he dirigido en varias puestas y a los otros dos actores yo los había visto trabajar en otras obras aquí, en esta misma sala y a Andrea Mango me la recomendó Enrique y el otro personaje femenino se definió por un casting. Luego estuvimos cuatro meses de ensayos, porque si bien es una obra de una hora, es de cierta complejidad de movimientos de elementos, de trabajo de luces y detalles técnicos que llevan su tiempo para ponerlos a punto.

Cuando un artista escribe y dirige él mismo lo que ha escrito, suele pasar que termina preguntándose, para qué me metí en esto. ¿Te ha pasado que Alejo director, se pelee con Alejo dramaturgo?

No, lo que me ha pasado, que es bueno, es que como tengo ya más de veinte obras escritas, sé que de la obra escrita, a la que termina siendo puesta hay muchos cambios, me doy permisos, no respeto en realidad muchas cosas, las cambio, porque me doy cuenta que cuando las escribo en soledad es una cosa y puesta en escena me hace ruido; yo puedo volar dos páginas de una obra como si nada si lo veo necesario o por el contrario, agregar texto. Las imágenes me aparecen sobre la puesta, por lo general escribo sin muchas acotaciones, me gusta más trabajar como un pintor ante el lienzo en blanco que empieza mezclar los colores, así es como me resulta más interesante el proceso, es como que el director y el autor, son dos personas diferentes y cada una hace su tarea.

beccar-flyer

Ficha artística técnica:

Elenco: Héctor Castagnino     Enrique Cragnolino     Andrea Mango   Abril Mata    Andrés Rojas  Vestuario: Agustina Valdes Diseño gráfico: Nicolás Senestrari Diseño de luces y escenografía: Alejo Beccar  Prensa: CES  Fotografía: Laura Cecilia Alvarez   Asistente de dirección: María Pía Baschong Producción: Teatro La tertulia – Dramaturgia y dirección: Alejo Beccar

portal-curaduria

 

Compartir.

Sobre el autor

Comentarios cerrados.