ARTE LATINOAMERICANO: Antonio Pareja, auténtico representante de la escultura peruana

0

taller

Las esculturas que vemos en la imagen fueron realizadas por el escultor peruano, Antonio Pareja. La imagen fue tomada en su taller en el distrito limeño de Carabayllo, en Perú.

El escultor peruano Antonio Pareja abre las puertas de su taller muy temprano; a las seis del día, comienza a dar formas a sus ideas, trabajando madera, metal o piedras de Huamanga, que sustituye y muy bien al mármol occidental y es una manifestación artística muy propia de Ayacucho, en Perú. Pareja va creando con ayuda del taladro, la motosierra, el cincel o el hacha, es que a sus 74 años no tiene reparos en usar tal o cual herramienta, por ser autodidacta y habiendo iniciado su carrera en 1976, él crea, incluso, sus propias herramientas.

” Puedo hacer forja con calor, hacer (trabajos) en piedra, en madera, puedo hacer forjado”, pero en “arcilla casi no, porque es para mí muy blando, yo estoy acostumbrado a trabajar (material) fuerte, duro”.

En aquel año 76, Antonio Pareja era empleado de mantenimiento, como obrero soldador, en la Pontificia Universidad Católica del Perú y una noche había soñado con un toro al que ayudó a cruzar un turbulento río y se animó, por el apoyo de Ana Macagno, en aquella época Directora de la Escuela de Escultura, a realizar una escultura y Pareja realiza su primera escultura de un pequeño toro:

“Cuando paso al otro lado (del río) me despierto y digo: ¿por qué he soñado hoy día un toro? Y agarro un poco de barro y hago el torito que he soñado en el barro. Y después ya pensé algo más: si yo estoy acá en arte, por qué no puedo hacer lo que están haciendo los alumnos”

 Al notar que la arcilla era muy débil para lo que deseaba plasmar, decidió buscar una piedra, y por cerca de un año, a punta de cincel y lija, dio forma, a partir de entonces, su primera obra de arte. Alumnos y profesores lo incentivan a continuar su aprendizaje. Participa luego de un concurso organizado por el Banco de Comercio, logrando obtener una mención de honor, distinción que lo motiva a trabajar hasta lograr desarrollar su habilidad para crear y plasmar sobre madera, piedra o metal las vivencias y recuerdos más queridos y sentidos de su natal Ayacucho.

Hoy, sus exposiciones  reúnen esculturas trabajadas en madera, mármol, fierro y distintas piedras de mediano y grandes formatos, incluyendo en su acervo una escultura monumental de 2 toneladas realizada en madera. Pareja es uno de los importantes representantes de la escultura peruana actual.

Pareja presenta en sus obras, una creación cargada de trato directo y sencillez, animales y personajes que brindan la más amigable y dócil actitud y hasta sonrisa, sin perder por ello la temeridad de su carácter. Como también, distintos personajes reales o imaginarios, que nos muestran  seres que asumen sus peculiaridades y hasta carencias, pero con un temple natural, alegre y despreocupado. Pareja no utiliza modelos sino que plasma directamente de su imaginación y sentir, recuerdos y vivencias, imaginería personal y popular. Su obra no se ve limitada por academicismos técnicos, sobrepasa y va más allá, constituyéndose en una propuesta sólida, rotunda y auténtica.

Antonio Pareja, creando una escultura con una motosierra a partir de un árbol de eucalipto, en la Asociación Autogestionaria de San Benito, en el distrito de Carabayllo, en la provincia de Lima, capital de Perú.

Antonio Pareja, creando una escultura con una motosierra a partir de un árbol de eucalipto, en la Asociación Autogestionaria de San Benito, en el distrito de Carabayllo, en la provincia de Lima, capital de Perú.

Antonio Pareja, creando una escultura en madera

Antonio Pareja, creando una escultura en madera

Compartir.

Sobre el autor

Comentarios cerrados.