“Borges y la Ciencia Ficción” Un libro que demuestra el proceso de apropiación y reescritura borgiana del género de Ciencia Ficción.

0

borges-y-la-ciencia-ficcion

Un apasionante trabajo de investigación del Lic. Carlos Abraham que demuestra el proceso de apropiación y reescritura de obras de Ciencia Ficción pertenecientes a diversos autores, por parte de Borges.

 

 

 

Por Roberto Famá Hernández.

La conexión de la obra de Jorge Luis Borges con el género Ciencia Ficción ha sido intensa, nos obstante, muy poco estudiada por la crítica e investigadores. Incluso hubo quienes la han considerado como una relación marginal. Pero el Lic. Carlos Abraham ha realizado un trabajo realmente exhaustivo sobre las características de la literatura borgiana y su intenso vínculo con múltiples escritores de novelas y cuentos de ciencia ficción.

Abraham demuestra de manera categórica cómo fue el proceso de asimilación y reescritura de textos de la ciencia ficción inglesa, francesa, alemana y estadounidense del período 1895-1950, consistente en la apropiación de estructuras argumentales y textos por parte de Borges.

De forma paralela, esa asimilación fue deliberadamente disimulada por Borges: en sus relatos borró las marcas genéricas de los textos originales (como las novedades tecnológicas y la ambientación futurista), lo que permitió que fueran leídos no como Ciencia Ficción, sino como Literatura Fantástica.

El Lic. Carlos Abraham es un infatigable estudioso del género de ciencia ficción; entre otros libros ha escrito “La literatura fantástica argentina en el siglo XIX” una obra monumental de la que ya dimos cuenta en una entrevista anterior con el autor (clik aquí) y de los 4 tomos de “Cuentos fantásticos argentinos del siglo XIX” donde recopila joyas inhallables de la literatura de Ciencia Ficción. Además, es autor de infinidad de ensayos y artículos al respecto.

A juicio de Abraham, Borges se ha apropiado de estructuras y textos para reelaborarlos y convertirlos en una literatura superadora.

Un hecho que el Lic. Abraham (no así este periodista)  ubica lejos del plagio. Es más, el estudio de las fuentes borgianas es sólo uno de los temas que interesan al Lic. Carlos Abraham, para él, lo importante es demostrar como fue el proceso creativo en Borges en relación con el género de Ciencia Ficción, lo que permite deducir su poética. Desde luego que lo logra ampliamente en su libro “Borges y la ciencia Ficción”

Pero, para este periodista, la lectura del libro de Abraham nos interroga también si “el rey está desnudo”  si apropiarse de una idea, de lo sustancial de obras ajenas, aún así sea para mejorarlas y crear otras obra, es o no plagio, si es o no, al menos éticamente inaceptable, más aún cuando se reitera una y otra vez metódicamente, sin mencionar siquiera la fuente originaria.

Borges hablaba de un sentido unipersonal y ecuménico del arte y puede que tuviera razón y entonces, quizás, si alguien se hubiese apropiado de alguno de sus famosos poemas para “recrearlo” no se hubiese molestado demasiado. Pero no dudo que hoy, María Kodama levantaría el teléfono para llamar de inmediato a su abogado. De hecho, en 2009, el escritor Pablo Katchadjian en un juego literario – no fue más que eso – le sumó al cuento “El Aleph” 5.600 palabras a las 4.000 originales que respetó hasta en su puntuación y lo editó con apenas 200 ejemplares bajo el título “El Aleph Engordado” dejando claro que era un juego literario y no un intento de apropiación del texto de Borges, pero el hecho indignó a Kodama y ganó una demanda judicial de U$D 6.000.- por plagio. A la viuda del gran apropiador de estructuras y textos ajenos no le gusta beber de esa misma agua.

Una vez leído el libro “Borges y la Ciencia Ficción” tuve la urgencia de entrevistar al Lic. Carlos Abraham. Viajé hasta la ciudad de La Plata preguntándome si el libro “Borges y la Ciencia Ficción” con todas las certezas que nos plantea, no nos señala también que “el rey está desnudo”, que la luminosa creatividad borgiana es conscientemente deudora de otras creaciones que oculta y a veces crítica.

Una vez más, Abraham me concedió gentilmente su tiempo y esto es lo que hablamos:

¿Esta es la primera edición de Ediciones Ciccus de “Borges y la Ciencia Ficción” o hubo otras anteriores?

Apareció una edición en el año 2005 en otra editorial, después una en el 2010 en España en una editorial ya extinta y esta es la tercera. Creí necesario hacerla porque el libro estaba agotado en Argentina y mucha gente me había escrito buscando donde conseguirlo.

¿Cómo nació la idea de encarar la investigación exhaustiva que implica este material analizado, que es mucho?

Había sido mi tesina de licenciatura en la Universidad de La Plata. Al momento de editarla, fue necesario usar términos menos técnicos y eliminar detalles bibliográficos que eran necesarios para una lectura académica pero no para un público en general. Así surgió el libro publicado en 2005. La más reciente edición está ampliada, ya que he ido entrevistando a algunas personas del ámbito de la ciencia ficción que conocieron a Borges y esas notas fueron agregadas al libro. También algunas consideraciones fueron agregadas, de modo que tiene pequeñas ampliaciones.

¿Cuál fue el feedback que recibiste, ya que, de alguna manera, a mi criterio, es un libro que dice “el rey está desnudo”?

No dice eso; en ningún caso me propuse hacer un cuestionamiento a Borges, al cual considero uno de mis autores favoritos. Me interesaba ver el tema de sus fuentes; siempre hay influencias en todo autor, no existe la originalidad absoluta. También quise, a través de este análisis de las fuentes y las modificaciones que Borges hacía sobre estos textos que los habían influenciado, establecer ciertas pautas de la poética de Borges, porque toda modificación de un texto para ser convertido en otro implica una poética que guía dicha transformación.

¿En la apropiación que Borges hace de la estructura argumental o de textos, es siempre desde novelas de otros autores que vuelca a sus cuentos o hay alguna apropiación directamente de un cuento para transformarlo en otro?

Borges estaba en contra del género novela, por eso nunca las escribió. Le parecía que la mayoría de las novelas eran textos artificialmente ampliados, y que se podían quitar muchos episodios o descripciones inútiles para que quedara algo de la extensión de un cuento o, a lo sumo, un cuento largo. Borges consideraba que la novela no era uno de los géneros esenciales de la humanidad, como podrían ser la poesía y los cuentos. Consideraba que era un género tan artificial como una tragedia en cinco actos o una ópera.

En cuanto a sus fuentes, no sólo abrevó de novelas sino también de cuentos como “Las calles de Ascalón” de Harry Harrison, que originó “El evangelio según Marcos”, y “La Biblioteca Total” de Kurd Lasswitz, que generó el proceso de escritura de “La Biblioteca de Babel”

Fue una mixtura entre cuentos y novelas de ciencia ficción o de fantasía científica -como se designaba antiguamente al género-  lo que fue generando, desde esas estructuras argumentales, los propios relatos de Borges.

Borges abrevaba en la Ciencia Ficción, pero públicamente la criticaba.

Borges cuestionaba ciertos elementos de la Ciencia Ficción, ciertas marcas genéricas, como por ejemplo la ambientación futurista o la presencia de elementos científicos. Cuando él hacía este proceso de reescritura, solía eliminar estas marcas y, por lo tanto, lo que era originalmente una historia de Ciencia Ficción se transformaba en una historia de Literatura Fantástica.

Esos cambios tienen diversos motivos. Por ejemplo, uno de los que actúan en la eliminación de la ciencia es la noción de que constituía una intromisión de un elemento no literario dentro de la obra. Y que si el lector comenzaba a juzgar un texto por la mayor o menor exactitud de los temas científicos, entonces se estaba perdiendo de vista la auténtica función de la literatura, que es estética.

¿De qué autor tomó más estructuras dramáticas, para hacer estas transformaciones? ¿Lovecraft, quizás?

No hay un autor que haya sido hegemónico; a Borges le gustaba mucho Herbert George Wells, que fue una de sus lecturas favoritas, de hecho hay algunos textos de Wells, por ejemplo “The Crystal Egg” El Huevo de Cristal – que ha tenido su influencia en Borges, pero es algo relativamente parejo; Clive Staples Lewis tiene una novela “Fuera del Planeta Silencioso” que también influyó bastante. Igual que Lovecraft y algunos otros autores un poco olvidados del período de los años 20 y 30 de Europa. Con respecto a esto, es necesario tener en cuenta que los autores de ciencia ficción que influyeron a Borges no son los más conocidos actualmente por el lector promedio, sino nombres olvidados como Duvernois, Spitz y Lasswitz.

Lo que hay que saber es que Borges era un lector muy voraz, leía un poco de todo, entonces sus fuentes son muy heterogéneas. Vemos un interés muy amplio y era muy poco prejuicioso sobre las distintas formas de la textualidad, estaba abierto a textos que no eran considerados como literarios por la crítica de su época (como el caso famoso de las inscripciones de los carros). Esta ausencia de prejuicios facilitó su acceso a la lectura de la Ciencia Ficción.

En referencia a Almafuerte, decía algo que me interesó mucho; que “por más malo que sea un texto siempre puede encontrarse algo bueno” A Borges le llamaba la atención que incluso en textualidades muy burdas, como en las novelas de vaqueros, hubiera rasgos interesantes.

Me resulta muy llamativo como Borges mismo, se da permiso para apropiarse de estructuras argumentales, o ideas de otros, creando artificialmente dos figuras; la del “escritor inventor” que escribe una “baja literatura” y el “escritor ejecutor” que retoma lo creado por el Inventor y lo transforma en “alta literatura” Ubicándose él, claramente, en la segunda figura.

En este caso no sé qué es primero, si el huevo a la gallina; es decir; si lo primero fue la apropiación de estas estructuras argumentales o si originalmente tuvo estas concepciones sobre la poética o la literatura. Quizás, pueda decirse que fueron desarrolladas más o menos simultáneamente, de modo que una fue iluminando la otra. Está planteada la pregunta, ¿lo valioso de una obra es su valor estético o su originalidad? Una cosa no equivale a la otra. Una obra puede ser original pero muy mala, y viceversa. En el caso de Borges hay una apuesta por el valor estético.

En este libro “Borges y la Ciencia Ficción” sumas un apéndice, “La Ciencia Ficción en Adolfo Bioy Casares” ¿Cuál fue la necesidad que te llevó a ubicar este apéndice?

Por un lado, el hecho de que un capítulo del libro versaba sobre la obra en colaboración de Borges con Bioy Casares. A partir de ahí comencé a plantearme esa necesidad. Eran escritores muy unidos entre sí, cenaban juntos casi todas las noches, debatían largamente sobre literatura, entonces me quedé pensando cómo había sido el abordaje de Bioy Casares a la ciencia ficción: ¿en qué se asemejaba y en qué se diferenciaba del de Borges? ¿Qué opiniones tenía Borges sobre la ciencia ficción en Bioy Casares? ¿En qué aspectos la ciencia ficción de Bioy Casares influyó sobre Borges?

El apéndice está dividido en dos partes, primero una consideración de los elementos de la ciencia ficción en la obra de Bioy Casares y la segunda parte sobre la recepción crítica que esos elementos tuvieron. Es muy interesante que cada vez que Borges se refiere a los elementos técnicos de “La Invención de Morel”, de “Plan de Evasión” o de otros textos de Bioy, siempre alaba las tramas, los argumentos, pero critica los elementos técnicos. Es decir, se trata de una comprobación extra de la misma poética creativa que estudié con respecto a sus reescrituras de textos de ciencia ficción.

En otras palabras, el apéndice busca iluminar de un modo oblicuo y sesgado la apropiación borgiana de tramas de la ciencia ficción.

En esa apropiación que hace de otros autores, pareciera ser que la preocupación de Borges era darle mayor verosimilitud al relato, ¿no?

Claro, pero además buscaba cumplir con ciertas nociones que tenía de cómo debía ser un texto literario, como por ejemplo que debía tener la menor cantidad de personajes posibles. Buscaba cierta simplificación, cierto minimalismo en sus narraciones, lo cual es algo que le viene de sus lecturas de novelas policiales, que es un género donde todo debe estar estructurado de modo cuidadoso. En los años 20 y 30 escribió muchas reseñas para la revista “El Hogar” y había puesto una serie de pautas de la Novela Policial y una de ellas era la reducción al mínimo posible de la cantidad de personajes; otra pauta era que, si no resultaba imprescindible que los eventos estén ubicados en el futuro, debían ubicarse los hechos en el presente. En muchos casos en que las novelas originales estaban ambientadas en el futuro, Borges, en su reelaboración, las ambientaba en el presente.

Casi todas las reelaboraciones de Borges están ubicadas en el presente, salvo en “Utopía de un hombre que está cansado” que transcurre en un futuro al que se llega no por una máquina del tiempo o de otro artilugio similar, sino que se implementa cuando el protagonista está conduciendo por una carretera y sin que se explique cómo llega a ese ámbito. A Borges le importaban tan poco los elementos técnicos que se limitó a mostrar al personaje conduciendo su auto y llegando a esa temporalidad sin necesidad de explicar nada. Es decir, eso buscaba resaltar y espectacularizar la ausencia de elementos científicos.

abraham-borges

Lic. Carlos Abraham

Me despido de Abraham agradeciéndole una vez más su cordialidad y su tiempo y me vuelvo de la hermosa ciudad de La Plata con la misma pregunta con la que llegué.  ¿El rey está desnudo? y me llevo también la que me dejara Abraham: ¿Lo valioso de una obra es su valor estético o su originalidad?

Lo invito muy enfáticamente a leer cuidadosamente el libro “Borges y la Ciencia Ficción” para hacerse sus propias preguntas; créame que si ama la literatura, el libro del Licenciado Carlos Abraham se vuelve de lectura obligatoria.

 

Los libros de Carlos Abraham pueden adquirirse en todas las grandes librerías del país o por compra directa por mail a: ventas@ciccus.org.ar o llamando al (011) 4981-6318 de 10 a 17 hs, y acceder a promociones especiales por compra directa.
Compartir.

Sobre el autor

Comentarios cerrados.