Carolina Calema: “Pareciera ser que jugársela está fuera de moda”

0
calema-1En un breve paso por Buenos Aires, la actriz, dramaturga, directora, docente teatral y gestora cultural, Carolina Calema, nos habla de “Los Nadies” de su compromiso como creadora y porque “hace mucho ya,que Buenos Aires no es una ciudad referente en lo teatral”

Por Roberto Famá Hernández

Carolina Calema ya tenía, además de una formación, una experiencia de escena, cuando con apenas 21 años compró su pasaje a Madrid en enero del 2001, no para irse definitivamente, sino para seguir perfeccionándose allí y volver pronto. Aquí ya se había formado en el IUNA, había estudiado además Mimo con el maestro Ángel Elizondo. Cursó Talleres de Clown. Había adquirido la técnica de Impro, originada en Canadá. También había sido alumna de Julio Chavez, de Julia Calvo, de Carlos March, entre otros, pero quería superarse más aún y fue a buscar en Europa lo que creía que aún le faltaba.

El destino quiso que la fecha de su partida marcada en aquel billete de avión fuera la del 27 de diciembre 2001. Y partió con los ojos entristecidos viendo como el país estallaba y los sueños parecían arrugarse en la maleta. Sola, a miles de kilómetros de los afectos, remontar la vida, reconquistar las ilusiones no es tarea fácil, pero ella pudo hacerlo. Se radicó primero en Madrid, luego en Roma, allí se especializó en la Comedia del Arte y en el 2006 volvió a Madrid. Recorrió casi toda Europa y parte de África.

Actualmente imparte master class, seminarios y talleres de Expresión Corporal, Teatro y Comedia del Arte en España y hace giras por América y Europa.

carolina-calema1th

Ha hecho trabajos excepcionales, como su versión unipersonal de “La Celestina” ha dirigido varios éxitos y como dramaturga ha recorrido medio planeta con su obra “Los Nadies” y sobre “Los Nadies” y otros temas conversamos en la entrevista que gentilmente me concediera en su fugaz paso por Buenos Aires.

Tu obra “Los Nadies” fue presentada en el Festival de Teatro de Almagro y en varias partes del mundo, pero todavía no pudimos verla  en Buenos Aires.

Es que Los Nadies, la estreno en Europa, cuando vuelvo del viaje que hice a Buenos Aires, donde presentamos “Flechas del Ángel del Olvido” de José SanchisSinisterra y “Conquistadoras” de Susana Hornos, y viene girando por distintos escenarios desde entonces, desde 2014.

¿Y fue cambiando la obra luego de tantos públicos diferentes?

La pensé con dos personajes masculinos y la estrené con dos hombres, ese formato estuvo en Cuba, en Venezuela, en Ecuador, en Alemania, en Chile, en diversos festivales y luego hicimos una gira por España, en Almagro, en Granada, en Galicia, en varios escenarios. Así fue hasta el pasado septiembre donde por un tema de logística, porque uno de los actores no podía continuar y gracias al comentario de la compañera Ana Noguera nos lanzamos a probar la puesta con dos mujeres y tomó un giro superlativo, ganó mucha potencia. Estoy contenta, sé que nos queda mucho por crecer, muchos escenarios por vivir.

¿Y cómo es la reacción del público, que no es el mismo el de Madrid que el de Cuba?

Esta obra es para el público como un baldazo de agua fría, pero en Latinoamérica, a pesar del baldazo de agua fría, hay sed de más, hay una emoción que funciona muy bien en adolescentes y en adultos jóvenes y despierta el hablemos, el cuéntenos, el por qué, el para qué y es porque habla de mi visión del mundo, si bien la escribí cuando tenía 19 años, sigo pensando lo mismo. Lo que planteo en la obra son dos seres que se ven y no se ven, son dos seres y son del mismo sexo para que sean dos iguales desde el pensamiento y el imaginario del que ve. Y, en determinado momento, es tal la necesidad de que otro te mire, te toque, te huela, que se perciben, aunque  estuvieron todo el tiempo en un mismo espacio, hay un momento de compartir juntos y rápidamente se dan cuenta que es imposible, entonces es – entre comillas – la muerte. Mi objetivo al contar esto es que antes de llegar a eso tratemos de hacer las cosas en equipo, si al final nos necesitamos unos a otros, ¿por qué estar todo el tiempo saboteando, envidiando al otro? Los Nadies es entre otras cosas un homenaje a Eduardo Galeano ya que el texto lo escribí impulsada por su microrrelato que lleva el mismo nombre. Él fue un gran observador de los que miran lo que nadie quiere ver o se ve poco.

¿Ser en el otro?

Ser en el otro y dejar ser al otro; no tener miedo a que el otro te robe tu terreno cuando ¿qué es un terreno? Si hay espacio para todos, hay lugar para todos. El capitalismo lo que pretende es mostrarnos permanentemente que uno está en un hilo diferente al otro y que no nos podemos tocar y eso es mentira. Desde el momento en que un grupo de gente se junta, se escucha y se abraza de verdad, hay un cambio que es posible. Las redes son nuestra salvación.

¿Cuál fue la lectura de los críticos en las distintas partes del mundo con “Los Nadies, qué te dicen?

Que estoy loca. Pareciera ser que jugársela está fuera de moda. En España me dicen que es un trabajo riesgoso, no termino de entender por qué, pero ya me lo dijeron más de una vez. Sí,  soy consciente de que nunca será algo masivo. Hay que querer meterse en un mundo oscuro que te invita a reflexionar, mirarte dentro… Habrá gente que le encante y gente a la que no. Forma parte de las reglas. Yo no dejo de considerar lo que quiere ver el público, procuro si ceñirme a quien quiero llegar en cada trabajo para no distraerme.

Con Los Nadies la gente se sorprende, ve y reconoce un trabajo;fíjate que estuvimos dando la obra en Barcelona, justo en el momento del referéndum y del enfrentamiento con el gobierno central y entonces cobró mucho sentido por lo que habla la obra y yo pensaba, la gente está en la calle y va a costar mucho que vayan al teatro, pero fueron y sintieron que necesario era esto de encontrarse con el otro, en esos días.

¿Es ese tu compromiso como creadora, que el público se meta…?

Es que yo, como creadora, en ese punto, no puedo ponerme en otro lugar, no sé si puedo provocar que alguna gente cambie o reflexione, pero como creadora necesito intentarlo, porque es uno de mis objetivos y así me nace y me urge hacerlo. Sobre todo viendo cómo está el mundo que es un desastre. El cambio se huele y se siente, pero no nos dejamos, no nos dejan, estamos atrapados en esa desolación y alienación veo en el arte como una posibilidad de mostrar algo que genere otra cosa.

Vos trabajas y mucho en teatro, pero no te vemos en cine ni en Tv.

Es que el teatro no te da tiempo, sí, quiero, quiero y quiero, ahí está la representante dando batalla. Me interesaría, claro. Si todo no fuera tan precario quizá lograríamos tener tiempos para más cosas.

Y en tu actividad docente, das master class y no talleres permanentes, ¿también por falta de tiempo?

carolina-calema-nupa-2

Claro, es por disponibilidad de tiempo. Doy algunos seminarios y sobre todo master class, pero porque hago muchas giras, viajo mucho y es un poco lo que elegí. Para mí, como alumna fue siempre  muy importante, que si yo elijo a una persona para que me enseñe, que esté presente todo el tiempo que va durar esa clase, que no me defraude  y como docente doy lo mismo que exijo; entonces no puedo estar todo un año presente ni estar poniendo quien me sustituya tres o cuatro meses en un año. Hernán Gené me llamó para dar ocho clases de Comedia del Arte, un taller intensivo y está bueno porque son ocho clases, si me pidiera más no podría. A mí dar clases me gusta e incluso me gustaría la posibilidad de entrenar un grupo, pero es muy difícil la constancia por un lado y yo no me puedo comprometer un año seguido porque estoy con mucho proyectos y tampoco quiero dejar de venir a Argentina al menos una vez al año.Todo por subsistencia, no es que me sobre el trabajo, ojo.

¿Cuál es la tendencia teatral que ves actualmente en España, diferente a lo que vemos aquí, en Argentina?

Yo sé que me van a matar por lo que voy a decir, pero yo creo que hace mucho ya,que Buenos Aires no es una ciudad referente en lo teatral…

Bueno, que nos maten a ambos porque pienso igual que vos, ya no es una ciudad referente

Porque no hay apoyo a lo teatral y la calidad no es lo que era hace veinte años, sin apoyos y con la soberbia activa es complejo, el teatro cuesta mucho dinero y requiere de honestidad, no existe el costo cero en una producción. Necesitamos el nene de El traje nuevo del emperador, donde solo él se atreve a decir que el rey está desnudo porque es lo que ve, entonces lo dice. No hay más misterio. Sería bonito que nos animemos a ver en qué punto estamos y de ahí poder generar algo, desde lo honesto, quizás no necesítemos tanta parafernalia, quizás necesitamos hablar de lo que queremos hablar, sin olvidarnos del público que es lo que no debemos perder de vista jamás. El ego nos mata, debemos aprender cuanto antes a no mirarnos tanto el ombligo porque espantamos a los espectadores, que cada vez son menos en general. Y esto lo veo también en España

En eso creo que tenemos mucho que ver los periodistas especializados, creo que cuando algo está mal hay que decirlo con todas las letras y no siempre pasa.

Hay que decirlo, con respeto y amor, pero hay que decirlo, porque sino creemos que todo vale… y no nos conviene. Yo cuando abordo un trabajo tengo cerca a mis tres o cuatro abogados del diablo, los invito a ver ensayos avanzados y que opinen, sé que digan lo que digan será desde el amor y sobre todo desde la honestidad, lo necesito, para mí, hoy por hoy, es fundamental porque no es fácil distanciarte de tu producto y a veces estás en un camino errado:no se entiende tu propuesta, con lo cual no comunicas, o sea, no dices nada… errar es humano, pero hay que aceptarlo… cuando el rey está desnudo hay que decirlo; está desnudo.

portal-curaduria

Compartir.

Sobre el autor

Comentarios cerrados.