“Colectivo Payaso” Entrevistamos a Silvia Aguado: Son momentos para agruparse y generar juntos.

0
fotografa-victoria-de-cocco

Fotografía Victoria Di Cocco

Silvia Aguado es actriz, clown, docente y cineasta, conoce y domina plenamente todos los recursos del difícil arte del clown, que requiere alto sentido del riesgo escénico, total entrega, dominio de las emociones, un poco de locura, mucha creatividad, pasión, imaginación, saber armar complicidades con el público, sorprender a cada momento y sentir un enorme placer por la escena.

Por Roberto Famá Hernández

Miembro de la Asoc. Arg. de Invest. y Crítica Teatral

 Luego que en el año 2007, Silvia Aguado  cofundó e integró el  grupo “Claun Social y Deportivo” junto a otros cinco clowns, en 2013 continuó su carrera artística como payasa solista  y produce “Rompiente” donde Ruda – su personaje payasa – nos mostró durante varias temporadascon el mejor eco de crítica y públicocomo nos agobia cargar con la mochila de los recuerdos.

En 2017, luego de 17 años en la docencia teatral, 9 enseñando el arte del clown, funda y dirige “Colectivo Payaso” que viene ofreciendo un varieté diferente, distinta en cada función, que pronto podremos volver a disfrutar en La Lunares. Allí mismo, a La Lunares, fuimos a interrumpir un ensayo para que nos cuente más en detalle sobre su trabajo y esto es lo que hablamos:

fotografa-laura-wohlgemuth

Fotografía Laura Wohlgemuth

¿Cómo nace “Colectivo Payaso?

Creo que son esas cosas que en algún lado van madurando  de un modo inconsciente hasta que en algún momento sí se hace consciente y nunca sé si es de adentro para afuera o de afuera para adentro , pero fue que el año pasado, mi hijo mayor que tiene 7 años y que hace teatro desde los 3 años y es muy comprometido con la tarea, me preguntó cuándo íbamos a trabajar juntos y me dije, ¿por qué no? Y sumado a ese disparador, hacía tiempo ya que quería armar un espacio donde pudieran compartir escena payasos de diferentes orígenes, técnicas y generaciones payasas, de distintas experiencias y quería repetir un poco lo que yo hago en las clases, que trabajo con distintos grupos y un par de  veces al año, convergen juntos en una jornada de labor conjunta y para mí es muy revelador todo lo que sucede en esos encuentros. Un poco por eso y también por mi necesidad de generar junto a otros payasos, de crear espacios de encuentro, de trabajo y de diálogo y agruparse porque son momentos para transitar junto a otros.

Claro, en tantos años enseñando el arte del clown, debe haber varios payasos y payasas que hoy tienen el mismo deseo de agruparse para hacer arte juntos, ¿no?

Sí, fue así, a lo largo de los años pasaron por mis clases un montón de alumnos, payasos muy talentosos con mucho material y mucha voluntad de trabajo y si bien cada tanto voy armando talleres profesionales, también estaba en ellos el deseo de hacer. A  algunos de ellos, de distintas generaciones, los convoqué para “Colectivo Payaso” se entusiasmaron y se fue armando una compañía payasa y fuimos viendo que cosas sucedía entre distintos payasos y también con el público, así nos afianzamos como grupo y ya el año pasado hicimos nuestras primeras presentaciones.

“Colectivo Payaso” mostró  el año pasado una modalidad muy interesante de presentaciones, y es que no  están en escena cada semana  a cartelera fija, sino de modo esporádico, pero ¿cómo lo organizan?

Sí, tenemos una modalidad de presentación mensual, los meses de frío con una sola función al mes, el segundo jueves de cada mes. En primavera y verano, hacemos la función del segundo jueves de cada mes, más la del sábado siguiente a ese jueves. Pero cada función es distinta en cuanto contenido. Armamos cada función con números propios de la compañía que son siempre diferentes. Para eso organizamos un día al mes que dedicamos a visualización y selección de números, lo que nos permite agrupar los números que hacen sistema en común y arman un espectáculo, si bien el varieté se caracteriza porque cada uno viene y hace los suyo, en “Colectivo Payaso” preferimos agruparlos con un sistema de espectáculo común y diferente en cada función, respetando la premisa de acercar al público números de calidad. Hay siempre mucho material para organizar, eso nos permite que los meses en que hay dos funciones los números sean diferentes.

¿Cuántos artistas conforman el equipo?

En este momento seis artistas en escena, más un rol asistente de dirección y otro de asistente de escena. El equipo artístico es de ocho personas, más una persona que hace el diseño gráfico y otra que hace el trabajo fotográfico.

El público también parece heterogéneo, variado en cuanto a edad y demás, ¿no?

fotografa-victoria-de-cocco

Fotografía Victoria Di Cocco

Sí, totalmente. Nos surgieron muchos interrogantes pero las respuestas fueron dándose durante las funciones; nos preguntábamos si era para todo público o sólo público adulto y nos encontramos con que comenzaron a venir muchos niños y que la pasaban bien junto a los adultos, que podían convivir los intereses. No está pensado especialmente para un público infantil, pero lo disfrutan muy bien. Lo bueno es que más allá de las edades, es un público entusiasta el que asiste y eso está muy bueno. El hecho que los payasos vienen de diferentes experiencias, eso también se refleja en el público, que viene de diferentes lados, siguiendo a uno u otro payaso y eso también es muy enriquecedor.

Una cosa es trabajar en grupos, contenerlos, cuando son todos alumnos de una determinada escuela artística – y no es nada fácil –  pero otra más compleja aún,  es cuando se trata de subir a escena, donde algunas rivalidades y celos hacen naufragar muchas veces los mejores proyectos. Vos que tenés mucha experiencia en grupos, ¿cómo se trabaja esto, para darle unicidad al grupo?

Mira, es algo que trabajo mucho en mis clases, el respeto al otro, al tiempo del otro, insisto mucho en la grupalidad, si bien cada uno hace su proceso personal y lleva adelante su camino creativo, es necesario entender cuanto antes que esta es una actividad colectiva, que aunque el hecho artístico sea unipersonal, siempre se va necesitar de una mirada externa, de alguien que dirija, de alguien que te ilumine, que te haga un vestuario; es un trabajo colectivo. No se trata de estar pendiente si alguien tiene un minuto más de escena que otros, no hay que ir por esos caminos, el trabajo transita por otros lugares. Es cierto que los egos existen y que todos trabajamos ante la mirada de los demás, pero no puede ser que eso prevalezca. En “Colectivo Payaso” venimos todos trabajando escenarios desde antes y hay códigos comunes, por haber pasado por muchos montajes y experiencias, de modo que eso se fue instalando solo y cuando se da el encuentro, aunque algunos no se conocían entre sí, surge lo armónico. Los celos, no es algo que ataque al grupo. Hay funciones donde unos hacen número y otros no y luego habrá una función donde serán otros los que hagan número y se entiende así.

Son momentos difíciles, vivimos una realidad por demás compleja. Hemos visto en estos días manifestaciones políticas espontáneas del público en recitales, salas de teatro y demás y, si bien el clown tiene determinados permisos para satirizar todo, ¿cómo hace el artista para decir lo que siente que tiene que decir y piensa, respetando al que piensa lo contrario y que no aparezca por ahí, una reacción imprevista de parte de algún público?

fotografa-cecilia-gonzalez

Fotografía: Cecilia Gonzalez.

Creo que hay un trabajo que uno hace como artista con la realidad, porque está atravesado por esa realidad y hace algo con eso. Pero no es la realidad así, cruda, puesta sobre un escenario, sino que esa realidad se vuelve material de trabajo y puede ser visto por alguien que piensa de una manera o de otra. A mí, en particular, no me interesa traer explícitamente la calle al escenario. Tenemos, por ejemplo,  un número que se llama “Hartas” que son dos payasas que vienen a eso, a manifestar que están hartas. ¿Y, hartas de qué?  Y hartas de esto y de lo otro… Y ahí aparecen sus lenguajes y sus hartazgos, pero es el estado de estar harto lo que se manifiesta y no por el decir con “nombre y apellido” tal o cual cosa  y cada espectador lo pasará por su hartazgo, puede ser su realidad política o personal, ahí hay algo que nosotros hacemos con la visión que tenemos de la realidad; en todo arte hay ideología y el payaso tiene el regalo de poder jugar con la realidad y así lo hace, es su arte.

Me despido de Silvia, para que pueda volver al trabajo de ensayos con “Colectivo Payaso” y ya me agendo que los días jueves 12 de abril a las 21 hs y el sábado 14, a las 22.30 hs, tengo no uno, sino dos viajes artísticos, porque cada función es totalmente diferente, en “Colectivo Payaso”, en La Lunares de Humahuaca 4027 – Almagro – CABA

portal-curaduria

Compartir.

Sobre el autor

Comentarios cerrados.