“De Amores y Cantares” Una emotiva evocación del arte español en código de varieté

0

_DSC9479 lostressinsombrero

De Amores y Cantares

Una nueva propuesta con dramaturgia y dirección de Norberto Vázquez Freijo.
Intérpretes: 
Julieta Cancelli, Pepa Luna y Diego Sassi Alcalá.
En la guitarra: Matías Gómez Campo.

Funciones: jueves del 13/09 al 11/10 a las 20. Sábado 6  y los viernes 19 y 26 de octubre a las 20.30.  

 

 La música es una parte fundamental de la cultura y el folclore de España. La década de los cuarenta y primeros años cincuenta, tras la guerra civil española, fueron tiempos de intensa labor de renovación de la vida musical española y surgieron intérpretes muy relevantes.  Muchos desarrollaron una importante labor en el exilio, otros permanecieron en España tratando de reanudar sus actividades. De allí que la producción artística y cultural española de la época fue realizada por artistas de ideologías opuestas entre sí, pero encontraron todos un público ávido de disfrutar del arte español en la Buenos Aires poblada de inmigrantes.

Una familia de los años cincuenta recuerda sus salidas de fin de semana para disfrutar de aquellos espectáculos musicales españoles que engalanaban las carteleras de los teatros Avenida o el Liceo. Coplas, zarzuelas y flamenco convocaban a familias enteras que podían, por aquellos años, darse el gusto de “no perderse” esa figura venida de España o aquellos bailarines maravillosos que alegraban el corazón de un pueblo ávido de aquel arte (fueran españoles o no).

Así, de una manera poética, el espectáculo nos presenta, cuadro tras cuadro, distintos estilos musicales de origen ibérico, poesía de humor y amor, pinceladas de danza flamenca sin dejar de lado dos pasos de comedia al estilo de los entremeses y sainetes tan españoles como un mantón o un traje de luces.

Las viejas partituras salieron del estante más olvidado del archivo y de a poco, se fue creando este homenaje a un estilo de vida, a una forma de vivir en familia en aquellos años cincuenta en Buenos Aires: la mesa del domingo, los preparativos para ir al teatro, ceremonia que se repetía dos o tres veces en el mes. Familias de trabajadores sencillos que podían, por aquella época, disponer de un dinero para pagar una salida teatral y saborear los colores y los sonidos del terruño iniciando a los más pequeños, hijos o nietos argentinos, que crecieron arrullados por esas melodías.

La radio, una aliada más donde podían escucharse muchos programas que replicaban lo visto  y oído en los escenarios…  y por las noches, en Radio Porteña, se podían disfrutar las trasmisiones en directo desde las salas porteñas. ¡Un lujo!

Y si había una abuela o un tío con el don de cantar, bastaba asomar a la puerta cancel de la casa y seguro que desde el taller de ojalar de adelante, o desde la cocina del patio, las melodías pintaban el aire y hacían bailar hasta los malvones de la abuela.

Llegaron los actores, el equipo creativo y junto a ellos Vázquez Freijo creó un varieté evocativo con músicas de una España no tan conocida (jotas castellanas o zortzicos, entre otras) y un formato que, sin perder aquel encantador sabor de años idos, se plasma en escena con una estética moderna y sencilla donde brillan las voces y la guitarra con arreglos musicales de Laura Liss, para concluir a puro teatro de humor con espíritu castizo uno, y alegremente andaluz el segundo y último.

Casi como en una matineé o vermouth de aquellos dorados cincuenta, donde la vida transcurría amable y laboriosa hasta llegar el domingo opíparo de cosas ricas, salidas, paseos, helados alguna vez y cada rato ¡el teatro!

_DSC9446 bn f _chulos

Compartir.

Sobre el autor

Comentarios cerrados.