El argentino Sebastian Spreng expone “Dresden” en el Lowe Art Museum, de Miami

0
dresdenDRESDEN del artista Sebastian Spreng en el Lowe Art Museum, de Miami representa la destrucción de la ciudad alemana y es una meditación sobre la infinita capacidad de la humanidad para el bien y el mal.

Entre el 13 y el 15 de febrero de 1945, a dos meses del fin de la Segunda Guerra Mundial, un millar de bombarderos británicos y estadounidenses lanzaron 4.000 toneladas de artefactos explosivos e incendiarios sobre la ciudad de Dresden, joya arquitectónica barroca en el este de Alemania y sobre el río Elba.

Se calcula que entre 22.000 y 25.000 personas murieron durante el ataque aéreo, uno de los más terribles sufridos por la población civil durante el conflicto y sólo superado en Europa por la “Operación Gomorra” sobre Hamburgo y por los ataques con armas atómicas de las ciudades japonesas de Hiroshima y Nagasaki.

El bombardeo sobre esta ciudad, que para algunos tuvo la única intención de provocar el terror y constituyó un crimen de guerra, y para otros fue un justificable ataque militar contra un centro comunicaciones estratégico de un brutal enemigo, se convirtió en la inmediata posguerra en símbolo de la destrucción y muerte sin sentido de la guerra, e inspiró una larga lista de obras de arte en diferentes medios

El Dresden del artista santafesino Sebastián Spreng, está compuesta por 61 obras realizadas a través de un iPad, organizadas según los cantos de la Divina Comedia de Dante Alighieri e impresas luego en aluminio para evocar la destrucción, se gestó, aunque en ese entonces inadvertidamente, en 1973, cuando el artista de 16 años pintó una ciudad destruida y cubierta por la nieve. Esta obra en óleo el autor la regaló a su amiga la actriz China Zorrilla y, cuando la actriz falleció, le fue restituida al autor y conforma, de alguna manera la obra que encabeza la muestra ya que Jill Deupi, directora del Lowe, la eligió como preludio de la muestra.

dresden-a-zorrilla


dresden-4

dresden-3

dresden-22

spreng

Sebastián  Spreng presenta su parábola del horror en esta serie pictórica que funciona como una “súplica a la humanidad” para grabar en sus pupilas la memoria de aquello que puede aniquilarla. El avance de la distrofia muscular que acompaña a Spreng desde niño y que agudizó tanto la soledad como su emoción estética, le impide usar óleos desde el 2015. Pero ciertamente ha logrado verter en sus impresiones digitales la fuerza lírica del sentimiento y la épica de los relatos míticos que servían de fuente a sus parajes al óleo, e impregnarlos ahora con el drama de los paisajes de guerra que evocan los bombardeos sobre poblaciones inermes.

agosto-banner-arte-anoticiarte

Compartir.

Sobre el autor

Comentarios cerrados.