EL HERRERO Y LA MUERTE admirable farsa criolla en el CELCIT

0

herrero-1

El Herrero y la Muerte, de Mercedes Rein y Jorge Curi, con dirección de Enrique Cabaud, es una verdadera fiesta del buen teatro, que se celebra cada domingo a las 19 hs en el CELCIT de Moreno 431 CABA

 

El gaucho Miseria recibe tres deseos del mismísimo Jesús. Su picardía en la elección le permite transitar una aventura en la que pone a prueba a sus amigos, a su hermana, a los políticos de su pueblo y hasta al propio Diablo. 


Por Roberto Famá Hernández

Con sumo acierto Mercedes Rein y Jorge Curi toman la historia popular del Herrero Miseria y logran un texto sumamente teatral;  El Herrero y la Muerte, que Enrique Cabaud lleva con total pericia  a escena.

Lo hace en registro de farsa, con lo que sumerge la acción en un humor constante, pero sin forces, que nace naturalmente de la situación planteada, del absurdo de la misma, sin pretensiones moralizantes, ni ácidas, ni burlonas, para exponer la picaresca en la leyenda criolla, que deposita sobre el gaucho tanto sus virtudes como sus peores defectos.

Así disfrutamos de una puesta en escena equilibrada, a dos frentes, es decir, con el público ubicado en dos laterales, diferentes lo que exige un manejo del espacio milimetrado, para que cada ángulo de visualización tenga la misma validez en todas las escenas, lo que para un director y su elenco, implica un constante “juego a tres bandas” porque a los dos frentes señalados debe sumarle las entradas y salidas a escena, que deben aforar por los otros dos laterales justo a tiempo, atrayendo o dispersando la atención del público en cada caso.

Cabaud no está sólo para armar la puesta; cuenta con un diseño de iluminación de Soledad Ianni que logra dar el toque de magia preciso a los intérpretes y al espectáculo a través del color y la intensidad. Cuenta también con un diseño de máscaras con reminiscencias de Comedia del Arte muy bien logradas. Importante trabajo de vestuario, porque le impone al personaje de Miseria una presencia más naturalista, propia de las mejores ilustraciones del Viejo Vizcacha, pero al resto de los personajes los viste desde un perfil grotesco con evocación circense. Lo mismo acierta Mora Burset con el maquillaje. La sonorización de la escena descansa mayormente en la música original de Horacio Corral. Todo es absolutamente parte de un conjunto y nada es sin lo otro, pero me permito destacar en este conjunto la escenografía de Magdalena de la Torre, que, sin ninguna parafernalia, con sólo un elemento – imprescindible para el desarrollo de la obra y su final – logró construir una ambientación expresionista, un sólo elemento pero que se convierte en actuante, que se aleja de la representación fidedigna de la realidad para acercarse más a esa metafísica que el desenlace de la obra le requiere.

Las actuaciones son sobresalientes y a ritmo constante. Es muy difícil el registro de farsa, exige de cada actuante mucha entrega; energía y exaltada expresión corporal, buen caudal de voz e interactuar  justo a tiempo permanentemente, sabiendo aprovechar el momento de lucimiento de cada personaje y sabiendo bajar para el lucimiento de otro personaje, no permite que alguno se destaque porque se destaca siempre el conjunto, algunos de ellos realizan hasta 4 personajes, no se podría de otra manera que no sea en una confluencia constante que logra esa otra cosa que solo existe en el encuentro. Todo esto, el elenco de “El Herrero y la Muerte” lo consigue sobradamente y por eso Horacio Ingrassia, Luciana Cervera Novo, Enrique Cabaud, Miguel Trotta, Leandro Coccaro, Pablo Goldberg, Sebastian Guiliani y Leandro Porfiri, se reparten por igual el aplauso más que agradecido del público.

Le recomiendo no dejar pasar esta verdadera fiesta teatral y se acerque a disfrutar de El Herrero y la Muerte los domingos a las 19 hs en el CELCIT

portal-curaduria

Compartir.

Sobre el autor

Comentarios cerrados.