El Museo Nacional de Bellas Artes rinde homenaje a Graciela Sacco

0

graciela-sacco-1

El Museo Nacional de Bellas Artes rinde homenaje a Graciela Sacco en una muestra que celebra su trayectoria, y presenta su última obra, “¿Quién fue?”, en diálogo con dos trabajos emblemáticos de los años 90.

 

 

 

El Museo Nacional de Bellas Artes presenta “Graciela Sacco (1956-2017). Muestra homenaje”, en la que se exhibe la última obra de la artista argentina, “¿Quién fue?”, en diálogo con “Victoria”, de la serie Cuerpo a cuerpo —patrimonio del Bellas Artes—, “Una chispa basta para incendiar la pradera”, pósters de la serie Bocanada, y “Entre nosotros”, de la serie Esperando a los bárbaros, concebidas a mediados de la década del 90.

El desarrollo de la obra de Graciela Sacco (Rosario, 1956-2017) puede considerarse una continuidad de los planteos comprometidos de la vanguardia rosarina de los 60, que también investigó. Su singularidad fue la crítica permanente, sin complacencias, y la búsqueda de nuevas técnicas que le permitieran profundizar un lenguaje artístico personal.

En 1992, Sacco fue la primera artista en utilizar la heliografía para imprimir imágenes sobre superficies como cucharas, valijas, zapatos, resignificando los objetos cotidianos. Una de sus obras más significativas producidas con esta técnica es “Victoria”, una gran empalizada compuesta por varillas de maderas encontradas en la calle, en las que imprimió la foto periodística de una manifestación del Mayo Francés, y que presentó en la Bienal de San Pablo de 1996.

La obra, inspirada en la respuesta de Albert Einstein a la pregunta de con qué se combatiría en la tercera guerra mundial —“No sé en la tercera. Sí sé en la cuarta: con piedras y palos”—, abrió la serie Cuerpo a cuerpo, que Sacco desarrolló hasta 2011.

A la hora de elegir sobre qué temas trabajar, Sacco apuntaba a mostrar aquellas situaciones sociales irresueltas: planteos acerca del hambre, de los peligros y de las amenazas, del espacio mínimo que necesitamos para vivir o el registro de gente en tránsito, de los migrantes, las fronteras y los que quedan afuera. Problemas universales, que atraviesan las geografías y los tiempos. Sin embargo, nunca aceptó ser encasillada en el llamado arte político y se molestaba con quienes pretendían ver en su obra algún tipo de manifiesto revolucionario.

portal-curaduria

Compartir.

Sobre el autor

Comentarios cerrados.