“La Butaca Inquieta” de María Inés Grimoldi. Un libro imperdible para todo amante del teatro

0

butaca

En el espacio de la SADE (Sociedad Argentina de Escritores) de la Feria del Libro tendrá lugar la presentación, los días 29 de abril y 1 y 7 de mayo, del libro de María Inés Grimoldi. “La Butaca Inquieta” que reúne valiosos ensayos sobre teatro político y sobre ópera.

 

“Mi intención es, que si bien, los trabajos surgieron de propuestas académicas, puedan ser leídas, disfrutadas y comprendidas por cualquier espectador curioso e inquieto, interesado en el teatro y en la ópera”
M.I.G.

 

 

Por Roberto Famá Hernández

En su libro María Inés Grimoldi nos regala su experimentada mirada sobre el teatro de lectura política y sobre la ópera, que reúne trabajos nacidos de investigaciones, estudios de posgrados, maestrías, críticas teatrales y, sobre todo, de inteligente espectadora inquieta que se permite conjugar lo académico con el placer que nos otorga el arte escénico.

“La butaca inquieta” tal como lo presenta el diseño de su tapa, es un libro desacartonado, de muy ágil y amena lectura pero sin perder el análisis crítico de una investigadora y crítica experimentada.

Para anticiparnos a la presentación del libro en la Feria del Libro, entrevistamos a María Inés y esto es lo que nos dijo sobre su libro:

Si bien el libro recopila algunos de tus muchos trabajos académicos, su lectura no se pierde en senderos, racionalistas, intelectuales es, digamos de lectura, “apta para todo público”

Sí, mi intención era justamente esa. El libro son trabajos míos de los últimos diez años, que hice primero con el grupo del Doctor Osvaldo Pelletieri, después trabajé con el Doctor Jorge Dubatti y cuando vi que había mucho material, decidí que debía publicarlos y si bien tiene un sustento académico, busqué que fuera de utilidad para todo amante de la ópera y del teatro en general y de lectura placentera.

¿Y cómo fue el trabajo de aunar esos ensayos?

En su momento, yo trabajé una tesis sobre teatro político que fui desarrollando en el equipo del Doctor Pelletieri, al poco tiempo él enferma y fallece. Tenía muchas fichas de registro, varios trabajos, reseñas de congresos sobre la temática de teatro político, el tema de los desaparecidos, la masacre de Ezeiza, mucho sobre el peronismo, sobre teatro abierto, es decir una serie de temas de teatro político que me interesaron y trabajé mucho, de modo que aunarlos no fue difícil. Luego que Pelletieri falleció no avanzaba mucho en esa línea y busque indagar en otros temas y como siempre fui una amante de la música y particularmente de la ópera, que disfruté desde muy chica y vi que era una temática no muy trabajada y busqué hacerlo sobre la ópera en espacios no convencionales, trabajé junto a distintos grupos que hacen ópera en otros espacios, por ejemplo en la Villa 31, o una cantata para Navidad en la línea A del subterráneo o en IMPA una fábrica recuperada y me interesó el trabajo innovador del director de escena  Marcelo Lombardero. Entonces, vas a encontrar en el libro una primera parte sobre ensayos de teatro político y una segunda parte con estos trabajos sobre ópera.

¿El Teatro que se analiza en tu libro, es teatro argentino exclusivamente?

Sí, es teatro de argentinos, en teatro político refiero trabajos de Rubén Szuchmacher,  de Eduardo Tato Pavlovsky, de David Amitin y otros. En cuanto a ópera también, pero es más variado, es teatro que se hizo en Argentina, pero de distintos músicos, compositores y puestistas que no son argentinos.

¿La ópera en espacios no tradicionales busca darle vigencia al género y crear nuevos públicos?

Yo creo que la ópera no sólo está vigente, está a la vanguardia con nuevas propuestas y sí, hay nuevos espectadores, hay mucha gente joven interesada por la ópera, gente que nunca fue a una función y quiere disfrutar de la experiencia, junto al público tradicional de toda una vida, que tiene abono de hace 40 años y hay artistas, tanto tenores, cantantes, bailarines, muy jóvenes, muy talentosos y muy metidos que conforman una vanguardia, quizás menos solemne, con otros códigos, más cerca del público, pero de excelencia artística.

¿Cómo es renovar la ópera que tiene tantas tradiciones, tantas “vacas sagradas”?

Fíjate lo que hace, por ejemplo, Marcelo lombardero, que pone una ópera, que todos vimos siempre, que es “Carmen” de Bizet, que todos veíamos que la matan como castigo a la mujer fatal, porque siempre fue esa la lectura, pero Lombardero la da una vuelta tan buena a la dirección de actores que cuando la ves, lo que estás viendo es violencia de género, es otra lectura, la mata uno de los novios porque lo cambió por otro, eso es un horror, de modo que hay maneras de darle un giro de acuerdo los códigos actuales.

Me despido de María Inés agradeciéndole la entrevista y me voy disfrutando de todas y cada una de las 200 páginas de “La Butaca Inquieta” que usted puede adquirir en la Feria del Libro,en el espacio de la SADE, entre otras librerías en Librería Hernández o Fray Mocho de Sarmiento 1832 CABA, o bien, solicitándolo por mail: inesgrimoldi@yahoo.com.ar .

Compartir.

Sobre el autor

Comentarios cerrados.