La Cultura en Brasil con más dudas que certezas, bajo el gobierno de Bolsonaro

0

brasil

Reducido ya el Ministerio de Cultura al rango de Secretaría. son más las dudas que las certezas, sobre cuál será la actividad cultural en Brasil bajo el nuevo gobierno.

Por Roberto Famá Hernández

Chico Buarque, que nunca ocultó su afiliación al Partido de los Trabajadores dijo “En vista de la calidad de los ministros de este Gobierno, es preferible que la cultura no tenga ningún ministerio”.

Uno de los principales interrogantes es que pasará con la industria cinematográfica, que tiene una legislación que la regula y está bastante aceitada, allí la duda cae particularmente sobre la ley Rouanet, que desde 1991, permite exenciones fiscales a cambio de apoyo empresario a proyectos culturales. Ley que siempre fue criticada pero es la principal vía de financiación cultural en Brasil. De ella dependen la mayoría de teatros y museos.

Pero la mayor pregunta es si tendrán los cineastas la libertad suficiente para crear o verán más pronto que tarde la tijera de la censura. Entendamos que el cine brasileño ha facturado en 2017 más de 700 millones de dólares, pero de acuerdo a la ley Rouanet son los empresarios los que eligen qué contenidos apoyar y aunque no son tan importantes las pérdidas del fisco por esta ley de mecenazgo – apenas el 0,3% de la recaudación – se teme una presión importante desde el gobierno respecto a los contenidos. Lo cierto es que la industria cinematográfica produce rentabilidad, ya que por cada real que se invierte en cine, se obtiene 1,60 reales.

Las mayores incertidumbres están sobre el teatro y la música, nadie sabe a ciencia cierta cómo funcionaran en cuanto a sus contenidos, por lo pronto, en la música el guante está echado, ya que se ha iniciado el año con un primer éxito; ‘Samba Utopía’, del cantautor Jonathan Silva que ha lanzado con el tema un vídeo dedicado al maestro de capoeira Moa Katende,  asesinado por defender sus ideas y luchar por la libertad, de doce puñaladas en manos de un seguidor de Bolsonaro.  Sobre su canción ha dicho el cantautor: “Creo que el Samba de Utopía acabó convirtiéndose en un aliento para nuestros corazones. Estamos cansados de este discurso de odio, de prejuicio. La poesía es una herramienta para encarar esos tiempos sombríos. Voy a armarme de la poesía hasta los dientes”

Si el mundo se vuelven pesadas 
Voy a tomar prestado 
poesía de la palabra 
es el mundo embrutecer 
Voy a orar por la lluvia 
SABIDURÍA palabra 
si el mundo vuelva 
voy a escribir en un cartel 
Palabra REBELIÓN 
Si no recomendamos 
voy a cosechar en la huerta 
La palabra terquedad 
Si por casualidad después de todo, 
al entrar en el patio de 
la palabra tiranía 
Tome el tambor y danza
vamos a golpear las calles gritando 
la palabra UTOPIA

.

Compartir.

Sobre el autor

Comentarios cerrados.