La pintura de Vermay, que nunca pintó Vermay, pero que es como si fuera…

0

bermay

 

“La familia Manrique de Lara” es un óleo sobre tela, 175,5 x 150,5 cm. que pertenece a la colección del Museo Nacional de Bellas Artes de Cuba y que por varios años fue atribuida al pintor francés Juan Buatista Vermay

 

 

 

 

 

“La familia Manrique de Lara” es un óleo sobre tela, 175,5 x 150,5 cm. que pertenece a la colección del Museo Nacional de Bellas Artes de Cuba y que por varios años fue atribuida al pintor francés Juan Buatista Vermay y que recientemente se dictaminó de manera ya definitiva, que la obra no era de Vermay, pero sigue ocupando un lugar preponderante en la muestra permanente porque atrae al público más que otras obras de Vermay.

El pintor y crítico de arte Jorge Rigol ya había expresado serias dudas en 1983, al comparar “La familia Manrique de Lara”  con otra obra de Vermay titulada “Retrato de hombre” que llegó al Museo nacional de Bellas Artes de Cuba en esos años.

Las dudas sobre la autoría que planteara Rigol fueron reafirmadas por otros críticos lo que llevó a que desde 2001 el cuadro comenzó a ser exhibido como «atribuido a Vermay». Otras investigaciones posteriores incluyeron análisis radiográficos, químicos y estudios detallados del dibujo y la estructura, así como las constantes del estilo neoclásico, que contaron con la colaboración de prestigiosos especialistas e instituciones. Las personas que ahora visitan la obra “La familia Manrique de Lara” en la sala de pintura colonial del Museo Nacional de Belllas Artes de Cuba, encuentran que la ficha dice: “Anónimo del siglo XIX”

Pero la obra sigue manteniendo un lugar de preferencia en la muestra permanente del museo, porque aunque ya quedó claro que no pertenece a Vermay, “La familia Manrique de Lara” es una de las obras más populares del Museo, no solo por su tamaño que es mayor al de las obras que la acompañan, sino por cierta empatía que establece la pintura con sus espectadores, que nadie puede descifrar claramente a razón de qué; para algunos es porque deja ver detalles de la vida de esa época, para otros es porque llama la atención la figura de la cotorrita que aparece en el centro de la escena, pero lo cierto es que el atractivo de la obra no se vio para nada disminuido por no ser de Vermay y es como si lo fuera.agosto-banner-arte-anoticiarte

Compartir.

Sobre el autor

Comentarios cerrados.