La Política anticultural del gobierno cruza fronteras: Carta abierta de destacado músico argentino en Ecuador

0

 diego-carlisky

Diego Carlisky es un destacada músico argentino, radicado en Ecuador desde hace 6 años y, en una conmovedora carta, a la embajada de nuestro país, se patentiza la desidia de quienes ocupan cargos diplomáticos que desmerecen.

 

“Éste comportamiento semi-mafioso del que somos víctimas es detestable y se suma a las muchas vejaciones que sufrimos los artistas argentinos por parte de la sección cultural de su, nuestra, embajada”
  “Sé que esta carta va a perjudicarme pero ya me canse de las faltas de respeto”

 

Carta abierta a la EMBAJADA ARGENTINA EN ECUADOR y al embajador Luis Juez.

Señores/señoras funcionarios,
Les escribo con mucha indignación por la serie de sucesos que nos vienen perjudicando significativamente a los artistas argentinos radicados en Ecuador.
Hace ya seis años que vivo en la ciudad de Quito y nunca vi un funcionamiento tan pobre del área de cultura de su, nuestra, embajada.
Hoy, luego de tener a mi compañía de tango dos semanas en espera, nos confirman que no nos dejaran utilizar el logo de la embajada argentina en nuestras presentaciones porque uno de nuestros integrantes hizo público su rechazo a las penosas afirmaciones xenofóbicas del embajador Luis Juez. Afirmaciones insultantes contra el pueblo ecuatoriano que nos llenaron de indignación y rechazo, naturalmente. No solo porque es un pueblo que nos acogió con un infinito amor y respeto, sino también porque hoy nuestras familias están compuestas por ecuatorianos, nuestras esposas e hijos, amigos, etc.
Éste comportamiento semi-mafioso del que somos víctimas es detestable y se suma a las muchas vejaciones que sufrimos los artistas argentinos por parte de la sección cultural de su, nuestra, embajada. Por ésta falta de operatividad y empeño que muestra la sección cultural hace años ya, es que en su página web no hay ningún tipo de contenido ni agenda.
La compañía de tango Buenos Aires 2×4, donde me desempeño como director artístico, toco una veintena de veces GRATIS para distintos eventos organizados por la embajada argentina en los últimos cinco años, en una oportunidad fuimos a la ciudad de Manta para realizar presentaciones representando a la embajada y tampoco cobramos ni un solo centavo. Siempre lo hicimos con mucho gusto y profesionalismo, agradecidos por la excelente gestión cultural que hicieron en las anteriores épocas donde estaban a cargo personas mucho más integras.
Desde el último cambio de gestión en esta institución no he vuelto a tener ningún contacto con el área de cultura por más que lo intente, como respuesta solo recibí el llamado de una secretaria que con mucha falta de tacto y respeto me increpo por no enviar entradas gratis a uno de los conciertos que organice. A pesar de que me pase el primer año enviando entradas gratis a la sección cultural de ésta embajada nunca logre la asistencia de ningún funcionario, tampoco ningún tipo de apoyo o ayuda.
Es una lástima que siendo su trabajo fomentar la cultura argentina, tengan todos estos destratos con quienes lo hacemos sin percibir el exuberante sueldo que ustedes y el mismo Luis Juez ostenta torpemente en los medios de comunicación.
Luego del escándalo protagonizado por su, nuestra, institución, el embajador Luis Juez nos envió a los argentinos radicados en Ecuador un audio por WhatsApp donde nos pedía que dejemos de criticarlo y lo apoyemos. En este audio, él se comparó con Jesús y a sus detractores con Judas. En este audio el prometió venir a dar explicaciones y se excusó diciendo que no tenía forma de venir a Ecuador porque no conseguía vuelos. Este mismo audio lo conteste con unos cuantos vuelos que conseguí con unos cinco clicks desde mi teléfono.
Sé que esta carta va a perjudicarme pero ya me canse de las faltas de respeto. Hoy soy un ecuatoriano más, así como un argentino más, y no pienso tolerar su violencia en mi país, en ninguno de los dos, sin dar mi rechazo y repudio.
Atentamente,
Diego Carlisky

Untitled-3

Compartir.

Sobre el autor

Comentarios cerrados.