“LA SEÑORA” una obra a medio hacer.

0

la-senora-1

“La Señora” una comedia de Eleonora Maristany que desacierta tanto en la dirección como en su dramaturgia.

Viernes de Mayo y Junio a las 21hs Teatro LA RANCHERIA

 

Marcos y Marcela, una pareja desocupada, y amenazada por Roberto, un amigo muy especial, encuentra en un hecho mágico y misterioso la solución de sus problemas. Situaciones controvertidas, en un contexto de crisis laboral, infidelidad y fe, se entrecruzan en una comedia que lo intenta pero ….

Por Roberto Famá Hernández

Una buena idea que no se concreta, es todo lo que puede decirse sobre el planteo dramático de “La Señora” escrita y dirigida por Eleonora Maristany.

Nos presenta al inicio el conflicto de una fábrica que debe ajustar su plantilla de personal. El personaje de Roberto interpretado por el experimentado Gabriel Daneri intenta extorsionar al personaje de Marcos para que de alguna manera que no queda muy clara traicione a sus compañeros de trabajo, la amenaza es el fantasma de la desocupación y el descubrir alguna infidelidad.

Pero mientras este primer conflicto se plantea, Daneri pone todo su oficio y esfuerzo, que es mucho, pero Luciano Cazaux, que interpreta al extorsionado Marcos, no encuentra el registro de comedia y responde desde un naturalismo dramático fuera de registro. El resultado, entonces, es que ambos parecen personajes de dos obras diferentes, a distinto ritmo y absolutamente desconectados. Pero, además, parecen clavados con tachuelas al piso – de proxemia, de  coordenadas espaciotemporales, mejor ni hablemos – desaprovechando el espacio, uno frente al otro “tirando letra” y poco más.

La obra consigue el registro de comedia cuando sale a escena Gaby Minardi, interpretando a Marcela, y le pone el ritmo necesario y ahí comienza a disfrutarse un poco, pero también a prevalecer otro conflicto, el de una infidelidad que puede develarse por la aparición mística de una virgen que sólo Marcela puede ver y oír.

Entre algunas idas y vueltas la virgen le anuncia que si se trasladan a Santiago del Estero tendrán trabajo y bienestar… ¡Todo felicidad!  Apagón… Y así, de manera abrupta, así de inconcluso, sin cerrar ninguno de los conflictos planteados, brotan algunos aplausos desde el fondo, el elenco sale a saludar y uno toma el programa y lo mira, al derecho y al revés, para ver si en algún lugar dice: continuará…

Compartir.

Sobre el autor

Comentarios cerrados.