LA SOMBRÍA LÍNEA Una admirable farsa guiñolesca de Alejandro Radawski

0
img_5821En La Sombría Línea, el adaptador y director Alejandro Radawski, se adueña de la novela “La línea de la sombra” de Joseph Conrad y con ella nos regala una inolvidable puesta en escena con cuatro actores de impecables trabajos, inmersos en una farsa guiñolesca, que el público disfruta balanceándose entre la risa y la sorpresa.  

Por Roberto Famá Hernández
Miembro de la Asoc. Arg. de Invest. y Crítica Teatral

Para algunos investigadores “La línea de sombra” es la novela de madurez de Joseph Conrad (1857-1924) donde, con mucho de autobiografía, el autor narra el tránsito desde la juventud a la edad adulta, como una línea de sombra que se cruza de una vez y para siempre. Para contárnoslo toma los sucesos que afronta un joven e inexperto capitán, que se hace cargo de un barco por vez primera, teniendo que atreverse a  tantos inconvenientes y situaciones límites que, en esa difícil travesía, habrá de cruzar esa línea de sombra ambigua, que lo instalará en la edad madura de la vida; la juventud queda definitivamente atrás y ahora el mundo es de los deberes y las responsabilidades propias de la madurez.

Pero Radawski se apodera de la novela no para llevarla a escena buscando la máxima fidelidad a la obra de Conrad, sino faltándole felizmente el respeto, tomando de ella la estructura de línea argumental y estilizándola hacia lo grotesco, caricaturizando las situaciones, llevando a los personajes hasta lo esperpéntico propio de un guiñol, creando así una farsa admirable,  donde el texto, la palabra dicha, queda en un tercer plano de significado e importancia escénica, antecedido por el gesto, la expresión corporal de cuatro actores excelentes, que ganan  la complicidad inmediata del espectador, sea por identificación o por oposición, expresándose con un manejo del espacio ingenioso, audaz y sorpresivo, en conjunción con un diseño y uso inteligente del recurso de multimedia.

Lo que logra Radawski es admirable; es una clase abierta de puesta en escena que debieran ver todos los estudiantes de dirección teatral, para que entiendan como se puede salir de lo convencional, pero para superarlo con absoluta prepotencia creativa. Luego de leer “Ferdydurke” y ver su puesta de esa novela de Gombrowicz (click aquí) , de leer ahora  “La línea de sombra”  y ver lo que ha logrado con la novela de Conrad, podría decir sin exagerar demasiado, que si Radawski tomase la guía telefónica o las tablas de multiplicar, podría armar una puesta teatral con eso si se lo propusiese, porque tiene una notable capacidad para escenificar desde la acción y el espacio, creando situaciones de alto contraste dramático desde textos que no las tienen.

La cita ineludible para esta temporada es con” La Sombría Línea” en No Avestruz, la sala teatral de Humboldt 1857 en CABA los viernes a 22.30; si la deja pasar, no me llame luego para decirme que está arrepentido, porque hay pecados teatrales que son imperdonables.

img_5839

Ficha técnica y artística:

Actores: Juan de Dios Ascaño, Mariano Falcón, Marcos Díaz, Ignacio De Olivo. – Autor: Joseph Conrad. – Dramaturgia: Alejandro Genes Radawski. – Iluminación: Ricardo Sica. – Música: Gaston Fenolio. – Vestuario: Antonela Marcello. – Escenografía: Marko Bregar. – Realización de videos animados: Mariano Falcón – Maquillaje: Ornella Salcedo.
Fotografía: Mora Escolá. – Diseño gráfico: Mariano Falcón. – Asistencia de dirección: Marcus Wahren Westen, Ornella Salcedo. – Dirección: Alejandro Genes Radawski.

portal-curaduria

Compartir.

Sobre el autor

Comentarios cerrados.