Luego de 4 años el Bellas Artes de Valencia vuelve a programar una exposición de escultura

0

peresejeo

El Museo de Bellas Artes de Valencia arranca la temporada volviendo a programar una exposición de escultura, tras cuatro años sin hacerlo, con la exposición “Adsuara, Vicent y Peresejo. Tres escultores mediterráneos entre la tradición y la renovación”

 


Tras cuatro años sin programarla el Museo de Bellas Artes de Valencia abre la temporada con una muestra de los olvidados Adsuara, Vicent y Peresejo.

Es la exposición Adsuara, Vicent y Peresejo. Tres escultores mediterráneos entre la tradición y la renovación, dedicada al castellonense Juan Bautista Adsuara Ramos (1891-1973), al valenciano Carmelo Vicent Suria (1890-1957) y al alcoyano José Pérez Pérez, Peresejo (1887-1978) se recupera la obra y figura de estos escultores nacidos a orillas del Mediterráneo, en un momento de gran efervescencia creativa de la plástica valenciana.

Herederos directos de la tradición escultórica decimonónica, encarnada, entre otros, en la figura de Mariano Benlliure, participaron en la corriente renovadora de la escultura española, la denominada renovación post-Benlliure, que supondría el abandono del imperante burguesismo, así como del naturalismo impresionista iniciado por el maestro valenciano, en beneficio de la recuperación de los valores puramente escultóricos de la forma, el volumen y la masa.

Prácticamente olvidados a día de hoy, o en el caso de Vicent y Peresejo, profundamente desconocidos en su tierra natal, la presente exposición pretende suplir la escasez tanto de estudios como de muestras dedicadas íntegramente a la escultura, la cual ha quedado a menudo relegada a un inmerecido segundo lugar, especialmente en comparación con la pintura, obviando la diversidad y calidad de la tradición escultórica valenciana de la primera mitad del siglo XX, la cual llegaría a rivalizar en importancia con la pintura de su época. Con ella se persigue asimismo, enriquecer la visión de conjunto que de estos artistas y su época tenemos, abriendo nuevas vías de investigación y contribuyendo con ello a la valoración crítica de estos tres protagonistas.

La exposición, formada por una cuidada selección de 49 piezas (43 esculturas y una pequeña selección de 6 dibujos y obra sobre papel), muchas de ellas restauradas para la ocasión y nunca expuestas al público, con las que el visitante tendrá oportunidad de aproximarse al universo creativo de los tres escultores, se organizan cronológicamente, conformando dos ámbitos claramente diferenciados, cuyo meridiano viene establecido con el estallido de la Guerra Civil española, que marcaría un antes y un después en su producción escultórica. Se establece, además, un diálogo entre los tres autores, que evidencia una vez más la diversidad y variedad tanto de estilos y modos de hacer y entender la escultura, en ocasiones incluso contrapuestas.

Compartir.

Sobre el autor

Comentarios cerrados.