“Personas Rotas” acertada propuesta teatral, domingos en Teatro La Tertulia

0
personas-rotasEn Teatro La Tertulia los domingos son una oportunidad para disfrutar de buen teatro. “Personas Rotas”, de Alejo Beccar cuenta con un texto que atrapa del primero al último minuto y actuaciones  relevantes. La cita es en Gallo 826 CABA, domingos a las 18.

 


Dicen que cuando en el universo algo se mueve, como efecto dominó, todo se termina moviendo. Algo de eso hay en esta obra, por la cadena de sucesiones y cruces que se dan en la trama. ¿Azar? ¿Predestinación? Cuenta tres historias de vida, personajes que, durante toda la obra, se van a entrecruzar en la misma plaza, en una plaza de personas rotas.

Por Roberto Famá Hernández

Con dirección y dramaturgia de Alejo Beccar,  “Personas Rotas” es una muy buena propuesta para concluir la tarde del domingo con teatro del bueno; aquel que se disfruta desde la primera escena a la última. Es que Beccar, entreteje con inteligencia las historia de seis personajes de características muy diferentes entre sí, pero que van cruzando sus historias, o mejor dicho, sus destinos, de manera ineludible. Como en las tragedias clásicas, pareciera que los personajes son empujados hacia un final inexorable, pero que no deja de asombrar y de conmover.

Como en sus obras anteriores, Beccar nos ofrece diálogos muy interesantes que abren debate, que cuestionan lo ético, lo existencial y el sentido común, pero sin perderse en sofisticados laberintos intelectuales; entreteje situaciones personales pero que implícitamente reflejan lo social, trabaja sobre las angustias de un paradigma de sociedad que tiene marcado énfasis en el individualismo, que se debate entre sus esencias y sus apariencias. Logra mantener cautiva la atención del público porque maneja a la perfección el ritmo de la acción y la densidad de los contrastes dramáticos de cada historia.

“Personas Rotas” cuenta con un elenco muy equilibrado y el resultado del conjunto es justo lo que cada historia requiere. Gabriel Devoto, como Raúl, se da el tempo” preciso para que por momentos brote ese humor que genera la sonrisa desde lo mismo que duele. Enrique Cagnolino compone un personaje perverso e individualista apoyado fundamentalmente en el excelente manejo de los matices de su voz. A Tania Marioni, como Romina, le toca transitar el miedo, la premura y las mayores angustias y en ningún momento le sobra o le falta intensidad, lo logra en el punto justo, trabajando mucho con el compañero de rol, mirando a los ojos, acompasándose de manera natural. A Lourdes Isola le toca un rol nada fácil de interpretar, porque su personaje es el que menos puede hacer por voluntad propia, pendiente de su pareja y de su anterior marido, logra mostrarnos un personaje que apenas puede accionar, sólo reaccionar pero logra inmediata empatía con el público. Guillermo Orcellet por momentos va muy rápidamente arriba en intensidad, quizás si lograse un “in crescendo” que le permita ganar matices estaría mejor logrado, pero su interpretación no deja de estar a tono de sus compañeros. Aunque el personaje de Violeta no la exija demasiado, ya desde la primera escena, en Carolina Avigliano se manifiesta que hay allí un actriz a la que le sobra talento y oficio, su trabajo tiene verosimilitud y solvencia.

Por todo esto le recomiendo fervientemente no dejar de ver “Personas Rotas” una muy buena propuesta que lo hará testigo de tres historias, seis personajes, que conforman un fiel reflejo de la sociedad en las que nos toca vivir. La cita es en domingo, 18 hs Teatro La Tertulia, Gallo 826 CABAportal-curaduria

Compartir.

Sobre el autor

Comentarios cerrados.