‘Rayuela’, de Julio Cortázar vuelve en una nueva edición conmemorativa

0

rayuela tapa

En marzo de 2019 estará disponible en las librerías argentinas y españolas una nueva edición conmemorativa de ‘Rayuela’, de Julio Cortázar.

“Rayuela”, publicada en 1963, es ya una referencia ineludible para entender la literatura hispanoamericana del Siglo XX. Su original estructura de secuencias sueltas permite distintas lecturas, y por lo tanto, diversas interpretaciones. Con esta forma de lectura, lo que pretendió Julio Cortázar era representar el caos, el azar de la vida y la relación indiscutible entre lo creado y la mano del artista creador.

La Real Academia Española, la Asociación de Academias de la Lengua Española, la Academia Argentina de Letras y la editorial Alfaguara (Penguin Random House Grupo Editorial) publicarán  esta nueva edición que se presentará durante el desarrollo  del VII Congreso Internacional de la Lengua Española, que se celebrará en la ciudad Córdoba entre los días 27 y 30 de marzo de 2019.

Coordinada por José Luis Moure, presidente de la Academia Argentina de Letras, la edición contará también con tres textos magistrales de Gabriel García Márquez, Adolfo Bioy Casares y Carlos Fuentes. La portada reproducirá la original de la primera edición de Sudamericana, con el dibujo de la rayuela de tiza sobre un piso de fondo oscuro.

“¿Por qué escribo esto? No tengo ideas claras, ni siquiera tengo ideas. Hay jirones, impulsos, bloques, y todo busca una forma, entonces entra en juego el ritmo y yo escribo dentro de este ritmo, escribo por él, movido por él y no por eso que llaman el pensamiento y que hace la prosa literaria u otra. Hay primero una situación confusa, que sólo puede definirse en la palabra; de esa penumbra parto, y si lo que quiero decir (si lo que quiere decirse) tiene suficiente fuerza, inmediatamente se inicia el swing, un balanceo rítmico que me saca a la superficie, lo ilumina todo, conjuga esa materia confusa y el que la padece en una tercera instancia clara y como fatal: la frase, el párrafo, la página, el capítulo, el libro. Ese balanceo, ese swing en el que se va informando la materia confusa, es para mí la única certidumbre de su necesidad, porque apenas cesa comprendo que no tengo ya nada que decir. Y también es la única recompensa de mi trabajo: sentir que lo que he escrito es como un lomo de gato bajo la caricia, con chispas y un arquearse cadencioso. Así por la escritura bajo el volcán, me acerco a las Madres, me conecto con el Centro -sea lo que sea. Escribir es dibujar mi mandala y a la vez recorrerlo, inventar la purificación purificándose; tarea de pobre shamán blanco con calzoncillos de nylon.”

Julio Cortázar, en el Capítulo 82 de Rayuela |1963

Compartir.

Sobre el autor

Comentarios cerrados.