Se estrena “Madrijo” con Ingrid Pelicori y Martín Urbaneja

0

unnamed-21Madrijo de Mariano Saba con dirección de Horacio Roca y las actuaciones de Ingrid Pelicori y Martín Urbaneja podrá verse desde el domingo 6 de mayo,  en Espacio Callejón.

Madrijo cuenta la historia de una madre y de su hijo, que se debaten acorralados entre su vínculo enmarañado y el dramatismo de una noche que puede ser la última.

Un pueblo lastimado. Una fábrica tomada. Walter custodia la entrada de la vieja cementera donde sus compañeros intentan resistir. En plena madrugada llega su madre: Marta buscará sacarlo del peligro, aunque eso implique alejarlo -una vez más- de sus propias decisiones e ideales. Y en medio de ese laberinto, otras “presencias” los acompañarán: una muñeca con la que Walter ejercita su frustrada vocación de ventrílocuo, la memoria acuciante de un padre siempre ausente y hasta el espectro de Alfonsina que ronda a su madre. Fantasmas espantados por la crueldad de los vivos, por la simbiosis inevitable de ese amasijo de carne ocasionalmente dividido en dos, ese “madrijo” inseparable, furioso, cómico y grotesco.

Ficha técnico artística

Actuación: Ingrid Pelicori (Marta) y Marín Urbaneja (Walter)
Asistente de dirección: Manuela Roca
Escenografía: Carlos Di Pasquo
Vestuario: Julio Suárez
Diseño de Iluminación: Leandra Rodríguez
Asistente de Iluminación: Susana Zylbervarg
Sonido: Martín Pavlovsky
Maquillaje: Ana Make Up
Realización escenografía: Agustín Garbellotto
Realización “Mimí”: Daniel Caruso
Diseño gráfico: Sebastián Mogordoy
Fotografía: Russarabian
Prensa: Marisol Cambre
Dramaturgia: Mariano Saba
Dirección: Horacio Roca

 

Nos dice el director, Horacio Roca:

Quienes tenemos hijos nos movemos como podemos por los pasillos de ese vínculo intenso y difícil. De un amor que quiere proteger y a veces se torna asfixiante y pegajoso, y otras nos deja vacíos con ausencias y reclamos. Pero que indefectiblemente nos marca para siempre. Madrijo habla de ese vínculo y del esfuerzo terrible, cómico y a veces imposible, de desatar esos nudos para poder crecer. Mariano Saba entrecruza esa historia con una fábrica y un pueblo que también luchan por liberarse de otras opresiones. Como si estuvieran ligadas de algún modo las cadenas a romper, adentro y afuera. Y encima, algunos fantasmas andan por ahí. Ese entrecruzamiento entre lo personal, lo social y lo mágico es lo que más me atrae de la obra.

portal-curaduria

 

Compartir.

Sobre el autor

Comentarios cerrados.