¿Se puede ingresar con alimentos no comprados allí, a las salas de cine? ¿Qué dice la ley?

0
cine-pochocloLa mayoría de las salas de cine no permiten a los espectadores ingresar con comida o bebida no comprada en los Candy bar. Tal restricción podría contradecir los derechos de los consumidores.

Por Roberto Famá Hernández

Esta prohibición de consumir alimentos no comprados en el cine, en principio, es para algunos entendidos anticonstitucional, ya que la ley suprema en su artículo 42 establece claramente que “Los consumidores y usuarios de bienes y servicios tienen derecho, en la relación de consumo, a la protección de su salud, seguridad e intereses económicos; a una información adecuada y veraz; a la libertad de elección, y a condiciones de trato equitativo y digno.

Pero si el 42 de la Constitución Nacional fuera de interpretación discutible para este tema, está vigente desde agosto de 2015 el nuevo Código Civil que en su Art.1099 dice que: – “Libertad de contratar. Están prohibidas las prácticas que limitan la libertad de contratar del consumidor, en especial, las que subordinan la provisión de productos o servicios a la adquisición simultánea de otros, y otras similares que persigan el mismo objetivo”.

En verdad, esta restricción también sucede en otros ámbitos, como recitales, teatros, conciertos y demás; es cierto también, que a nadie se le ocurriría asistir a una disco y llevarse su propio trago. Pero por otra parte en ningún Candy Bar se encuentra comida y bebida apta para el consumo por personas celíacas o de otros regímenes de comida especiales y en estos casos sí, que la prohibición resulta sumamente injusta.

En Perú existe en estos momentos una polémica al respecto con la cadena Cinemark que ha pedido amparo judicial contra las disposiciones vigentes que autorizan el ingreso a las salas con productos del mismo tipo del que venden los Candy bar y se aclara que deben ser del mismo tipo, para que a nadie se le ocurra asistir con comidas que emanen olores fuertes (como si los snack fuesen agradablemente perfumados)

En Ecuador existe el derecho de asistir con su propia alimentación, especialmente si se trata de personas que mantienen un régimen especal de comidas. En españa depende de cada comunidad autónoma, pero en general está permitido y la salas no hacen mayores inconvenientes.

En casi todos los casos, aquí o en otros paíes, el argumento de las salas es coincidente:  Que es una actividad privada y el espectador conoce la prohibición antes de comprar su ticket. Que la salas no son rentables sin este ingreso. Que se atenta contra la libertad de empresa.

Hoy por hoy, los consumidores discuten con el personal de vigilancia de la s salas sin tener claro cuales son sus derechos, no se informan tampoco ni presentan denuncias formales. Quizás, sea hora ya, que se legisle claramente, a nivel de cada municipio, si existe o no el derecho a ingresar con alimentos, de qué tipo sí y de qué tipo no y esablecer que se contemplen, al menos, los casos de regímenes de comidas especiales por cuestiones de salud. En caso de darle la razón a los empresarios de sala, que se les imponga un precio razonable que evite los abusos que hoy se padecen, porque si los precios fuesen lógicos, pocos tendrían ganas de cargar con alimentos o bebidas desde otros lugares.

Compartir.

Sobre el autor

Comentarios cerrados.