“Te Querré Infinito” de Gema Rodríguez. Aciertos y desaciertos de una dramaturgia inteligente.

0

te-querre-2En Espacio No Avestruz puede verse “Te Querré Infinito” de la dramaturga catalana Gema Rodríguez con puesta y dirección del actor y director argentino-alemán Ull Galíndez.

Integran el elenco una pareja protagónica de artistas venezolanos – Mariana Calderón y Luis Villegas –   y una actriz argentina – Gabriela Gómez Rodríguez –  y nos traen una ácida reflexión sobre el amor en tiempos de individualismos salvajes y luchas a todo o nada por el poder y las verdaderas razones del amor y la familia en una sociedad capitalista moderna.

¿Cuáles son las verdaderas razones por las cuales una pareja decide unirse?  Una pareja de exitosos y ambiciosos ejecutivos de una multinacional acaban de separarse. El final del amor dará lugar  a otra singular batalla. La de criar el hijo común sin perder poder, ni descuidar su plan de carrera en la compañía.

Con una estructura dividida en dos tiempos –uno siete años antes y otro el actual- el espectador reconstruirá la historia de esta pareja. “Te querré infinito” es un drama contemporáneo que nos habla del desamor, pero sobretodo del no-amor. De todas las razones equivocadas por las cuales una pareja decide unirse y de las consecuencias al momento de la separación.

Por Roberto Famá Hernández

“Te Querré Infinito” tiene varios aciertos y algún desacierto grave también, pero nos permite conocer a Gema Rodríguez una dramaturga que se atreve con inteligencia  e insolencia a meternos en un debate social, que muchos no quieren dar, que es el rol de la mujer en las grandes empresas, en el egoísta mundo de los CEOs, también se permite desnudar la agresividad y superficialidad de ese mundo y como, esa falta de principios sociales mínimos, trasciende los muros empresarios hacia el núcleo familiar, la educación de los hijos y la sociedad toda.

El  defecto mayor que nos trae el texto, es el uso y abuso de monólogos narrativos cuando, como todos sabemos,  el A,B,C del teatro es el verbo, la acción dramática que sucede en un aquí y ahora y elude la narrativa porque cuando abunda, aburre y hace decaer el ritmo de escena.

El mayor acierto es el trabajo actoral de los tres artistas que suben a escena y saben jugar el humor ácido, trasvasar de un tiempo al otro – ya que también hay en el texto un uso un tanto excesivo del recurso Flash-back- y todo lo resuelven con total solvencia.

El trabajo de puesta de Ull Galíndez es también acertado, un equilibrado manejo del espacio, una escenografía mínima, justa, cuando bien podría haber caído en el facilismo de la multimedia para reforzar algunas flojedades del texto, pero ha preferido apoyarse en los vínculos que brotan del buen trabajo actoral para remarcar los climas cambiantes que la obra le requiere . Vestuario e iluminación son otro acierto que suma y mucho.

Los aciertos del director y del elenco  superan  sobradamente los desaciertos del texto, es una buena propuesta para ver en grupo de amigos porque invita al debate. La cita es los domingos a las 20.30 hsportal-curaduria

Compartir.

Sobre el autor

Comentarios cerrados.