TEATRO: “La Bestia Invisible” Una obra no apta para convencionalistas convencidos.

0

la-bestia-flyer

La Bestia Invisible. Una buena propuesta sólo para aquellos amantes del teatro experimental y para quienes gustan más de las preguntas que de las respuestas.

 

EL BRÍO – ESPACIO DE INVESTIGACIÓN TEATRAL
Av Alvarez Thomas 1582 (mapa)
CABA Reservas: 1531622032
Entrada: $ 180,00 / $ 150,00 – Sábado – 22:00 hs – Hasta el 25/08/2018


Por Roberto Famá Hernández

Miembro de la Asoc. Arg. de Invest. y Crítica Teatral

“La Bestia Invisible” es una creación colectiva, que con dirección de Nayla Pose y diez artistas en escena, se interroga principalmente sobre la memoria y la identidad, buceando en la infancia, en los olvidos selectivos, el dolor y la otredad. La obra está estructurada mayormente por monólogos interiores, muy íntimos, casi confesionales, donde cada personaje  se sumerge en su historia de vida o en la de sus ascendientes biológicos, para atreverse a sus propias preguntas y mostrar su desnudez de certezas.

Desde luego que enfrentar un panorama existencialista tan complejo y amplio les impone  un recorte en esa mirada colectiva;  el que este grupo de artistas se ha dado,  es muy propio de una clase media urbana, descendientes de europeos. No aparecen en el trabajo los caminos de identidad y memoria de los hijos de la tierra que hoy se reconocen como pueblos originarios o aquellos de la migración interna o los que han perdido la identidad y hoy son buscados por sus abuelas.

En ese recorte de clase media urbana, de raíz mayoritariamente europea está, claramente retratada, la mirada de aquellos personajes que se reconocen nietos de la guerra, lo que aparece en más de una instancia es una especie de rescate romántico y heroico de aquellos abuelos que, desde la miseria y el desamparo, llegaron a estas tierras y parecen hoy el génesis de casi todo. Contrariamente, la apelación a padres en los monólogos interiores, evocadores de infancias perdidas definitivamente, no aparece lo heroico, ni son marcadamente afectuosos, más bien parecen asomar reproches de diván freudiano.

la-bestia-conj-2-luz

La realización escénica de este contenido es con recursos técnicos rudimentarios pero efectivos, como iluminarse con las luces de sus celulares o de lámparas pequeñas, pero que logran servir al clima buscado. Hay un acierto en la sonoridad de las escenas, que es mucho más que una música que acompaña, hay hasta ruidos de acople de micrófonos que dejan traslucir un clima de desprolijidad sincera para que lo confesional parezca más espontáneo e improvisado.  El vestuario  y el maquillaje no suman, más bien no existen, pero podrían sumar si se lo trabajasen, o al menos se estilizaran en un body paint u otro recurso que surja de un cruzamiento con el arte plástico, como un vestuario intervenido, por ejemplo.

Las actuaciones son parejas, algunas sobresalen un poco más, pero en conjunto logran buenos momentos de emoción y algunos de humor irónico. Hay aciertos de puesta que se destacan, como leer en francés y al mismo tiempo en castellano una misma carta y hay desaciertos que lamentar, como los escasos diálogos, necesarios para que funcionen al menos como separadores entre uno y otro monólogo interior, ya que no es muy positivo sumergir al espectador en una historia y de inmediato en otra de diferente contraste dramático y a cartón seguido en otra más.

Siempre sostuve que el artista que no corre riesgos o es mediocre o es convencional – que es más o menos lo mismo – y, evidentemente,  Nayla Pose apuesta al riesgo, busca hacer un teatro mucho más libre de estructuras y contenidos, busca esencias  y si los convencionalismos teatrales le importan poco, los desaciertos que puedan surgir le importan menos. Pareciera ser que la búsqueda teatral de Nayla Pose es la de salir al rescate de lo que otros desechan y reconstruir un hecho teatral sobre eso para llegar a algo nuevo o tal vez a lo mismo, pero luego de haber recorrido otro camino, aunque sea el opuesto.

La Bestia Invisible es una buena propuesta sólo para aquellos amantes del teatro experimental y para quienes gustan más de las preguntas que de las respuestas. La cita es en EL BRÍO – ESPACIO DE INVESTIGACIÓN TEATRAL los sábados a las 22h.portal-curaduria

Compartir.

Sobre el autor

Comentarios cerrados.