TEATRO: Vuelve SIEMPRE HAY QUE IRSE ALGUNA VEZ DE ALGUNA PARTE en NoAvestruz

0

siempre-1

Segunda temporada de SIEMPRE HAY QUE IRSE ALGUNA VEZ DE ALGUNA PARTE Dramaturgia y dirección: Gabriela Izcovich. En Escena: Marcelo Bucossi, Roberto Castro, Mercedes Fraile, Gabriela Izcovich

 

Un espectáculo intimista que hace una reflexión profunda acerca de los recuerdos. ¿Lo que queda en mi memoria ha sido realmente así? ¿Lo que en su momento fue doloroso, puede rememorarse con una sonrisa? Cómo construyo el presente en función del pasado.

Dos amigos deciden ir a filmar un documental a su pueblo de infancia. Al llegar se encuentran con que del pueblo ya no queda nada.

“Siempre hay que irse alguna vez de alguna parte” es una atrapante propuesta de Gabriela Izcovich que, sin caer en intelectualismos, nos enfrenta a la realidad siempre apócrifa de nuestros recuerdos, a la inapelable desaparición de las cosas y los seres que conformaron nuestro mundo hasta ayer, sobre todo al alcanzar una edad en la que se tiene ya mucho más pasado que posible futuro.

siempre-abrazoDos amigos de la infancia, al pasar sus sesenta años, deciden ir, acompañados de sus respectivas esposas, a filmar un documental al pueblo de sus infancias. Al llegar se encuentran con que del pueblo ya no queda nada ni nadie, todo fue demolido por el tiempo.

Izcovich no plantea un conflicto de oposición entre los personajes; el conflicto es de los personajes con el tiempo y los recuerdos, los que no pueden perdurarse en ningún film, ni tampoco en la memoria.

Pero Izcovich no se deja atrapar por un discurso melancólico ni desesperanzadamente existencialista, contrariamente utiliza con mucho humor la línea argumental, para construir una inteligente invitación, a vivir saboreando un “presente continuo” donde nada puede salir exactamente como fue planeado, porque todo está ocurriendo en un inasible aquí y ahora, tan cambiante como fugaz.

“Siempre hay que irse alguna vez de alguna parte”  fue premiada por ARTEI (Asoc. Arg. del Teatro Independiente) que en su concurso a la producción teatral independiente, destaca en todas sus ediciones, que una de las premisas es que el proyecto a estrenarse debe haber sido concebido y creado en función del espacio que lo presenta, (ya que es una presentación conjunta de obra + sala) y “Siempre hay que irse alguna vez de alguna parte”  no utiliza escenografía alguna, todo, absolutamente todo, es recreado imaginariamente por los actores y actrices que realizan un trabajo realmente excepcional, que requiere no sólo de mucho talento, sino de gran oficio para construir, sobre un espacio absolutamente vacío, todo lo que alguna vez estuvo en su pasado, que ellos recorren con mucho arte y nos vuelven visible lo invisible.

portal-curaduria

Compartir.

Sobre el autor

Comentarios cerrados.