“Toque de Queda” de Gorostiza bajo la sobresaliente dirección de Natacha Delgado

0

 

toque de queda

Toque de Queda

De Carlos Gorostiza, con Dirección y Puesta en Escena de Natacha Delgado / Intérpretes: Roberto González Segura, Rosana López, Ana Pasulevicius, Gustavo Reverdito y Miguel Villar / Funciones: Domingos, 20 hs. / Teatro Andamio, Paraná 660 / Entrada $250 (Est. y Jub. $170)

Por Roberto Famá Hernández

Miembro de la Asociación Argentina de Investigación y Crítica Teatral

Atrayente, de principio a fin, metafórica y cruelmente risueña, “Toque de queda” bajo la dirección de Natacha Delgado, tiene toda la alquimia teatral propia de Gorostiza.  Aquí el espacio y la escenografía nos marcan coordenadas temporales que se muestran circulares, cíclicas, aunque la acción se ubique en una sola y larga noche de 1945, en que la ciudad toda está de festejos porque ha finalizado la Segunda Guerra Mundial, pero un toque de queda demuestra que el fascismo no está derrotado, porque se ha internalizado en una sociedad enferma.

El afianzado elenco dirigido por Natacha Delgado, sale más que airoso del desafío de trabajar en un espacio de diseño circular pero bifrontal, es decir, con público ubicado en dos lados enfrentados; si ya es difícil actuar con público a dos laterales que conformen un ángulo recto, mucho más lo es cuando el público está ubicado en dos frentes que se miran. Pero este desafío no es un capricho de puesta de la directora, es una inteligente elección de Natacha Delgado para darle la circularidad que el autor pretende que veamos que la historia, que no es de un tiempo y un lugar determinado, nos muestra cautivos del presente y esclavos del ayer, en un “no lugar” que es la historia misma de la humanidad.

Natacha Delgado va a fondo con la psicología de estos personajes, en cada uno de ellos se espejan vicios sociales, deformidades de los vínculos, del contrato social. Apenas instalado en escena el conflicto principal, se van desnudando los miedos y la hipocresía de estos personajes tan siniestros como humanos.

toque 1

Con Natacha Delgado charlamos para que nos cuente algo más de este logrado trabajo y esto es lo que nos dijo:

“Toque de queda” no es la primera obra de Gorostiza que llevas a escena, ¿por qué elegiste a Gorostiza?

En verdad no es que yo lo haya elegido; fue una de las actrices del elenco, Rosana López, que en su momento fue alumna mía, que había visto una puesta de “El patio de atrás” en los años noventa y, junto a sus compañeros de estudio, decidieron llevarla a escena y me convocaron para dirigirla. El trabajo gustó mucho, incluso al propio Gorostiza le agradó lo que habíamos presentado y establecimos con él un vínculo muy lindo y a todos nos quedó el deseo de volver a trabajar juntos. Luego, nuevamente fue Rosana, no este verano último, sino el anterior, quién propuso hacer “Toque de Queda” la trabajamos mucho y aquí está.

¿Qué es lo que te atrae más del universo teatral de Gorostiza?

A mí lo que me más me interesa es como logra, desde una dinámica familiar, trabajando el tema de los vínculos y el micromundo familiar, crear una metáfora de algo más, que puede ser del país o del mundo o simplemente como metáfora de otra cosa, que puede ser la censura, la opresión, el deseo de libertad, porque Gorostiza siempre está jugando con el adentro y el afuera de un lugar concreto que se vuelve metáfora de otra cosa.

¿Partir de lo individual para reflejar lo social?

Exactamente, es así.

“Toque de queda” es una obra que, a mi parecer, no permite el naturalismo, pero tampoco correrse al registro de la farsa, ni del absurdo, aunque lo roce de alguna manera. ¿Cómo se hace para encontrar el punto medio que vos bien le diste a esta propuesta?

toque 22

No es fácil. Ya con “El patio de atrás” comenzamos a trabajar un poco eso, que también lo tenía pero un poco menos. Además creo que hay un gran prejuicio sobre la dramaturgia de Gorostiza e incluso hay estudiosos del teatro que lo califican como pionero del realismo en nuestro país, sobre todo con “El puente” del año 1949, entonces lo ubican allí, pero cuando charlamos, él mismo nos dijo que ni siquiera en “El Puente” él quiso ser realista y lo etiquetaron así. Pero a medida que va pasando el tiempo, pensemos que “El patio de Atrás” es ya del 94 o 95 y “Toque de queda” es del 2001, su dramaturgia se aleja aún más del realismo y lo que yo interpreto de la lectura de su dramaturgia, es que a él le interesa ir más allá del realismo y lo expresa claramente en las didascalias,  dice que el espacio escénico tiene que ir más allá del realismo, tiene que tener los elementos indispensables para la acción o estar sobrecargado de objetos. Él dice eso, pero además dice que el vestuario y los peinados, tienen que corresponder a los usos de 1945, él mismo marca esos dos códigos de oposición.

Vestuario naturalista del año 1945, excepto en el personaje de Pericles.

Sí, juega con esos códigos de oposición. Y en la disposición de los elementos escenográficos y de utilería, lo planteamos sobre un tapete circular que, si bien no intenta imitar una calesita, hay elementos en el perímetro que marcan la circularidad y el sillón de Pericles en el medio, como pivot, para alejarnos del realismo también con estos elementos.

Sí, se percibe ahí una alusión a la circularidad de la historia en esa disposición.

Exactamente. Son como imágenes, no es que voy a imitar una calesita; debo contar la circularidad de la historia en algo que lo pueda mostrar. Ahí me voy acercando a esto que si bien no es farsa, hay ciertos rasgos en los códigos de actuación que por momentos se escapan del realismo. Y como directora me tengo que hacer cargo que la actuación también acompañe eso.

Ese es un punto muy difícil de encontrar y ustedes lo ubicaron en su justa medida. Un desafío para cualquier elenco.

Los artistas que habitan ese espacio, ya no desde la frontalidad, sino desde la circularidad están entrenados para eso, ya que son todos egresados de la Escuela de Andamio90 están preparados para eso,  porque no trabajan solamente realismo, en segundo año tienen muchos ejercicios relacionados a la Comedia del Arte y ya saben trabajar el cuerpo, tienen la preparación para vincularse con el otro y trabajar en un espacio bifrontal.

El tener público a dos frentes los obliga a trabajar todas las diagonales.

toque 33

Claro, tienen que ser conscientes de no ponerse en la misma línea y al mismo tiempo equilibrar el espacio. Algunas cosas están marcadas casi coreográficamente pero mayormente se ocupan ellos de accionar lo que sucede en el vínculo de la situación que propone el texto.

¿El que algunos actores o actrices del elenco hayan sido alumnos de quién hoy es su director o directora, ayuda o entorpece? Porque a veces el artista está viendo a la profesora que le enseña todo y no al director que más bien debe exigirle todo. ¿Eso pasa?

Por momentos sí, por momentos no. En Andamio estamos acostumbrados a que todos los años los alumnos tienen una muestra de una obra completa, entonces ese tránsito en que el docente se convierte en director, aunque sea un director pedagógico, ya está vivenciado, hay algo que ya está como asimilado, porque en Andamio sucede también que quién fue tu profesor o profesora, sea en algún momento compañera de elenco de egresados o de alumnos que está cursando y sucede algo maravilloso que no sé si es igual en otros lados, que es que el vínculo se extiende, se agiganta.

A vos como alumna de teatro, te enseñaron profesores como Fernández, Boero, Alesso, es como estudiar tango con Gardel y Lepera, pero después hiciste el Profesorado de Artes Combinadas en la UBA, ¿Qué te marcó más, estudiar con Gardel y Lepera o la pedagogía que te dio la UBA?

El Profesorado de Artes Combinadas en la UBA es todo teórico, de modo que son complementarios; yo creo que puedo dirigir teatro gracias a que dirigí muestras de alumnos y eso me dio el territorio, el barro, pero lo teórico, la semiótica del teatro, la estética y demás me lo dio la UBA

Ahora, vos sos una batalladora del teatro, pero todo terreno, porque trabajas como actriz, directora, productora, vestuarista, escenógrafa, diseño de luces, docente… salvo dramaturgia, y no sé…

Había empezado a escribir algo, justamente con el nieto de Alejandra, habíamos empezado a bosquejar una especie de biodrama entre la vida de Alejandra Boero y la vida de mi abuela paterna, como ciertos cruces, pero quedó ahí, ya veremos a su momento.

Vos sos esa batalladora, pero delegas y eso no es tan común; parece que hoy está de moda el “triple play” , “lo escribo, lo actúo, lo dirijo” pero vos no, el vestuario de esta obra bien lo podías haber hecho, pero lo delegaste, al igual que la escenografía o el diseño de luces, ¿ a vos, no te cuesta confiar?

toque 44

Al principio sí, una quiere controlar todo; pero con Héctor Calmet, por ejemplo, trabajamos muy en equipo, de hecho la escenografía la trabajamos mucho porque él trajo un montón de propuestas y yo le pedía otras cosas, hasta que logramos esto de lo circular. Con el vestuario era mucho más claro. Pero sí, soy de confiar pero muy atenta a lo que busco.

¿Qué tiempo de elaboración te llevó poder poner en escena “Toque de queda”?

Empezamos hacia fines del año pasado y nos llevó unos cinco meses de trabajo fuerte; también porque muchos actores hoy trabajan en más de un proyecto.

Algunos; ustedes, porque en Andamio90 conforman algo muy mancomunado de producción, pero no es lo más común en nuestro teatro actual

A mí me gusta ensayar y trabajar todos los días, mis planes de trabajo son de tres meses y muchos días por semana de manera intensa.

Que a Natacha Delgado y a su elenco les gusta trabajar de manera intensa, eso se ve en el escenario; le sugiero que reserve con antelación sus entradas, verá un trabajo que seguramente Gorostiza,  aplaudiría de pie.

toque flyer

 Autoría: Carlos Gorostiza

Actúan: Roberto Gonzalez Segura, Rosana López, Ana Estefanía Pasulevicius, Gustavo Reverdito, Miguel Angel Villar

Vestuario: Jessica  Manéndez

Escenografía: Héctor Calmet, Natacha Delgado

Iluminación: Héctor Calmet

Diseño sonoro: Roberto Gonzalez Segura, Valentín Larroy, Gustavo Reverdito

Música: Valentín Larroy

Asistencia de dirección: Facundo Buggiani

Producción ejecutiva: Pablo Lopez

Dirección: Natacha Delgado

 

Compartir.

Sobre el autor

Comentarios cerrados.